Día de la Constitución

José Ignacio Landaluce Calleja | Alcalde de Algeciras y senador por Cádiz

Testimonio de grandeza del pueblo español

Se me hace obligado poner sobre la mesa el gran esfuerzo que realizaron los padres de nuestra Constitución para acercar posturas y dejar de lado rencores

Izado de la bandera de España. Izado de la bandera de España.

Izado de la bandera de España. / Efe

Hace apenas unos días tuve la oportunidad, un año más, de pasar un valioso tiempo, aunque en esta ocasión de manera telemática, con pequeños de distintos colegios de Algeciras en el ya tradicional Pleno Infantil, en el que celebramos y honramos nuestra Constitución.

Este acto me inspira, me ilusiona y me llena de esperanza, no solo porque veo el gran futuro que aguarda a nuestras nuevas generaciones, sino porque a través de sus ojos y sus palabras puedo ver la grandeza de nuestra Ley de Leyes, compendio de derechos y deberes, de principios rectores y de todo elemento que articula nuestras más importantes instituciones.

A veces, los adultos tendemos a olvidar la importancia de la Constitución Española. Por desgracia la damos por sentada o incluso la minusvaloramos, cuando nosotros deberíamos, incluso más que nuestros jóvenes, tener presente lo que ha significado este texto constitucional.

Siempre es bueno recordar que su promulgación implicó la culminación de la Transición Española, referente de buen hacer que se enseña en todas las escuelas del mundo y que, por desgracia, en nuestro país seguimos sin valorar lo suficiente. Se me hace obligado poner sobre la mesa el gran esfuerzo que realizaron los padres de nuestra Constitución para acercar posturas y dejar de lado rencores, de cara a hacer de España un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, como establece claramente en su artículo primero.

Debemos estar orgullosos y sentirnos agradecidos por estar amparados por un sistema jurídico que garantiza nuestros derechos y libertades, pero que también nos impone obligaciones como ciudadanos para así hacer funcionar a la perfección los engranajes que componen el complejo mecanismo que es España, crisol de culturas, creencias e ideologías, que busca ante todo la armonía y el bienestar de quienes aquí residimos.

Especialmente, en una situación como la que estamos viviendo, con una crisis sanitaria, social y económica causada por una pandemia global, hemos visto visibilizado su propósito, no solo al establecer la vía del estado de alarma en su artículo 116, que nos ha permitido frenar el avance de la enfermedad (a pesar de la impericia que en su aplicación han demostrado algunos gobernantes), sino también al establecer como un principio rector para los poderes públicos la organización y tutela de la salud pública, que ha permitido salvar millones de vidas durante esta pandemia.

Y por supuesto, demostrando la solidaridad y compromiso del pueblo español, primera línea de lucha contra los efectos negativos que esta causando esta enfermedad en nuestro tejido económico y social, ya que las personas vulnerables y necesitadas han estado protegidas, así como aquellas que no han podido trabajar o han perdido sus empleos. Todo esto viene contemplado en los principios rectores de nuestra Constitución, que establece que los poderes públicos deberán promover las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, sustentado por supuesto por el sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad, al que todos contribuimos.

En definitiva, quiero aprovechar este 6 de diciembre para dar a nuestra Constitución de 1978 el lugar que le corresponde, pues considero que durante estos 42 años en los que ha estado vigente ha cumplido con creces su cometido de ordenar democráticamente nuestra convivencia colectiva, sirviendo además como valioso instrumento de cohesión social y territorial, estando a la altura de las circunstancias en tantos momentos críticos que hemos atravesado. Estoy seguro de que seguirá cumpliendo esta labor en los años que están por venir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios