Análisis

helena arriaza

Buenas coincidencias

No es una gran obra maestra pero es una serie que se agradece. Pequeñas coincidencias, la ficción que se puede ver en Amazon Prime Video dirigida por Javier Veiga y que tiene como protagonistas al propio director y a la actriz Marta Hazas, es idónea para desconectar del estrés del día a día. Es una serie actual, que despierta sonrisas y que cumple con la pretensión de entretener. Es un producto que se puede consumir en pareja, con amigos, solo, en momentos de bajón sentimental o cuando uno se siente realmente bien. Recuerda a esas comedias románticas en las que dos personas se conocen y se encuentran con varias trabas en las que siempre aparece el amor para resolver. Lo mejor es que cuenta la historia sin edulcorar las escenas. El azúcar aquí tiene la presencia justa y necesaria.

Marta es la actriz idónea para dar vida a su tocaya Marta, la protagonista. Se nota que el papel está pensado para ella. Una mujer femenina, divertida y seria al mismo tiempo, que lucha por su proyecto empresarial, que tiene clara su valía como mujer y que no está dispuesta a darlo todo por un hombre. En ocasiones llega a recordar a Clara, su personaje en Velvet, pero es una Clara muy actual con la que muchas mujeres seguro se sienten identificadas. A Javier también le viene su papel como anillo al dedo. Se nota ese punto de egocentrismo que un director, guionista y actor tiene que tener cuando protagoniza una serie, pero al mismo tiempo se percibe el mimo y la humildad con los que ha trabajado cada uno de los ocho episodios. La complicidad entre ellos es innegable. Puede influir el hecho de que en la vida real son pareja y que haya escenas que seguramente están inspiradas en sus vivencias. Pero eso de llevar la relación de la realidad a la pantalla no siempre funciona. Ellos lo han conseguido y en una comedia romántica este es uno de los aspectos más importantes. Si los protagonistas no conectan, no hay nada que hacer.

Los actores que completan el casting están bien elegidos. Incluso llegas a coger manía a algunos como el personaje interpretado por Unax Ugalde o y acabas encariñándote de otros como el que interpreta Mariano Peña. Y empatizar con los personajes solo es posible cuando hacen un trabajo cuidadoso y dando lo mejor de sí. Las localizaciones y los temas que trata son los otros dos aspectos que hacen que esta serie resulte familiar. Madrid es la ciudad en la que se ha rodado esta primera temporada y hay escenarios que a muchos sonarán. Temas tan actuales como emprender un negocio, la gastronomía, las diferentes clases sociales, la maternidad, la crisis de los cuarenta o el feminismo están presentes en cada uno de los capítulos de cincuenta minutos de duración. Una duración ideal para que no llegue a cansar.

Lo mejor a la hora de disfrutar de Pequeñas coincidencias es que poco a poco se dejan atrás los prejuicios al ver cómo dos personas con vidas aparentemente diferentes pueden llegar a conectar tanto. Esta serie se ha convertido en un punto de conexión entre espectadores que nada tienen que ver pero que encuentran en ella un momento para evadirse de los problemas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios