Cultura

"Los teatros se llenan y los cines están vacíos"

  • María Luisa Merlo regresa mañana a La Línea con la obra 'Las vacaciones de Josefa', una "alta comedia" con la que la actriz promete mucha diversión

María Luisa Merlo (Valencia, 1941) señorea 50 años de profesión. El cine le abrió cuatro puertas a comienzos de los sesenta, pero son el teatro y la televisión los que llenan su hoja de servicios. Las tablas la traen de regreso a La Línea mañana (Palacio de Congresos, 21.30 horas), con la obra Las vacaciones de Josefa, de la autora francesa Dany Laurent y dirigida y adaptada por Jaime Azpilicueta. Se trata de una "alta comedia", "un melodrama para partirse de risa", en expresiones de la propia Merlo, que comparte el escenario con Belinda Washington y Carlos Lozano.

Actriz e hija y madre de actores, la valenciana asegura que el de la obra con la que vuelve a la comarca es uno de los papeles más interesantes desde el punto de vista interpretativo de su carrera. "Es un personaje complejo, de doble personalidad. Jaime Azpilicueta me ha ayudado mucho a sacarlo adelante", explica.

Merlo promete al espectador de Las vacaciones de Josefa que se va a "reír mucho" con la función, una historia con más de un enredo sobre el fondo melodramático.

También fue una comedia el objeto de su última comparecencia en La Línea, en 2008 con Un adulterio casi decente. Ha tocado todos los palos en el teatro, aunque es el género por el que se ha decantado en sus dos obras más recientes. "Pero es alta comedia", precisa al detallar que se trata de propuestas inteligentes, para nada textos de contenidos vacuos.

Carlos Lozano interpreta al hijo de Merlo y Belinda Washington es su neurótica nuera. "Es estupendo trabajar con ellos. Es gente a la que no se le ha subido la fama a la cabeza", destaca.

Como en ocasiones precedentes, la actriz está inmersa en una gira en la que las paradas se cuentan por decenas. "Son muchas ciudades y no las tengo todas presentes, pero de La Línea sí me acuerdo", le guiña a su público. Giras, por cierto, en las que las sesiones se amontonan. De cualquier forma, la valenciana reconoce que la actual situación de crisis también se nota en algunos aspectos.

Merlo debutó en el cine en 1959 de la mano de José María Forqué en la película De espaldas a la puerta. Le siguieron pocos títulos más y llama la atención que hayan transcurrido tantos años y se haya prodigado tan escasamente en la gran pantalla. "Es que no me llaman", asegura, sin melodrama y mientras ríe. También reflexiona sobre ello seriamente: "En el mundo anglosajón los directores se pelean por poder contar con intérpretes del teatro. Aquí en España eso no ocurre. En eso también somos especiales". Sea como fuere, la actriz lo tiene claro: "Los teatros están llenos y los cines, vacíos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios