Cultura

En defensa del bello cine

  • La editorial Cátedra incorpora a su colección de monografías de cineastas el estudio sobre François Truffaut escrito por el autor gaditano Luis García Gil

No corren buenos tiempos para el cine sesentero. Los nuevos directores que surgieron en esos maravillosos años agitando las conciencias y las imágenes no gozan de mucho predicamento hoy en día. Esto es especialmente grave en el caso de la Nouvelle Vague francesa, piedra angular de todo el movimiento. En parte es culpa porque sus últimos supervivientes, Godard, Rohmer y Godard, ya no tienen los reflejos de los años mozos. En parte es que el cine actual es más tecnocrático y menos ideológico. Pero dentro del olvido hay clases. Es clamoroso que el gran François Truffaut, el hombre que hizo cine de la cinefilia, esté tan olvidado. En su tristemente corta vida ya sufrió las iras de quienes le acusaron de aburguesado con una miopía que impidió ver que era el gran humanista del movimiento.

Es casi escandaloso que la prestigiosa colección de monografías que Cátedra dedica a cineastas de todo pelaje haya esperado hasta su número 78 para publicar una sobre la tierna figura de François Truffaut. Pero el retraso ha hecho de que tengamos el orgullo de que un gaditano haya podido escribirla, entrando en una colección donde han escrito lo más granado de la crítica y de los analistas cinematográficos de este país. Uno cree que Luis García Gil era el adecuado para poner en su sitio a Truffaut, pues le pasa como al director parisino: su amor al cine y los libros están a la misma altura

El estudio es cariñoso, respetuoso, pero eso no excluye la crítica cuando a su juicio el cineasta comete un error, que algunos hubo en una trayectoria tan larga. El caso es que cuando uno termina el libro le queda clara la importancia de Truffaut en la historia del cine europeo y cuáles son las líneas que determinaron su bello cine, como en la necesaria defensa que García Gil hace de una obra maestra tan incomprendida como La Chambre Verte. Ya tenemos el estudio, ahora sólo queda que de una vez aparezca una buena edición de las películas de Truffaut en DVD para complementar este estupendo trabajo de García Gil.

Luis García Gil Cátedra. Madrid, 2009. 264 páginas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios