demografía

La primera ola del covid aumentó un 8,3% las muertes en Cádiz entre enero y junio de 2020

  • La provincia gaditana registró en el primer semestre del año pasado 418 decesos más que en 2019, según datos del INE, mientras que nuestro crecimiento vegetativo fue de -1080 personas

Traslado de un fallecido por Covid en el Hospital Santa María del Puerto Traslado de un fallecido por Covid en el Hospital Santa María del Puerto

Traslado de un fallecido por Covid en el Hospital Santa María del Puerto / Fito Carreto

Era esperable, y ahora ya existen los datos (provisionales) del INE. La primera ola del covid arrojó una diferencia de un 8,3% en comparación con el número de muertes producidas durante los seis primeros meses del año anterior. Eso despiden, al menos, las cifras hechas públicas esta semana desde el Instituto Nacional de Estadística sobre el primer semestre de 2020.

Así, mientras la primera mitad de 2019 se saldaba con la muerte de 5115 gaditanos, en el mismo periodo de 2020 el número de decesos ascendió a 5533.

El porcentaje en la variación anual del acumulado en el total de defunciones va siempre al alza en una demografía envejecida. En el caso de 2020, estaba por encima del 10% en la primera y última semanas de enero (el mes en el que suelen producirse más muertes) y la primera (13.53) y segunda de febrero (11.38). Hasta la última semana de marzo de 2020, que volvió a registrar una diferencia acumulada del 10.22%, la variación se mantuvo por debajo del 10%. El mes de abril no bajó de ese diferencial, con un punto máximo en comparación durante su última semana, con un 12.52%. A partir de la segunda semana de mayo, la diferencia volvió a ser algo más suave –según los datos no definitivos de defunciones que muestra la curva del INE en la provincia, la variación anual acumulada de muertes en las dos primeras semanas de este último mes de enero se acercaría al 25 por ciento–.

Sin embargo, el recuento de muertes del primer semestre no está totalmente cerrado ya que,a partir de la semana 23, la primera del mes de junio de 2020, lo que se ha realizado es una estimación.

El diferencial de defunciones en el primer semestre de 2020 en la provincia respecto al número de muertes registradas de enero a junio de 2019 es, sin embargo, menor que el porcentaje recogido a nivel nacional. Según lo publicado desde Instituto Nacional de Estadística, el número de defunciones en nuestro país aumentó comparativamente en un 19.6% (un total de 262.373 personas).

Respecto a otro de los factores de movimiento de población, los nacimientos, la provincia se colocó en el primer semestre de 2020 en un total de 4.453, cifra aún inferior a la registrada en la primera mitad de 2019 (4711 nacimientos):un cinco por ciento menos, es decir, un total de 238 niños menos.Una tendencia que se sitúa dentro de la tónica general de decrecimiento demográfico (nadie esperaba un confinamiento).

Sumando las cifras totales de nacimientos y muertes en la provincia, el primer semestre de 2020 arroja un crecimiento vegetativo negativo de -1080 personas. Murieron mil personas más, o nacieron mil personas menos de las que necesitamos para mantenernos. Seguimos perdiendo sangre.

La línea es, y esto no es consuelo, similar a la registrada en el conjunto del país, donde el número de nacimientos se redujo un 4,2% en el primer semestre de 2020, colocando al crecimiento vegetativo de la población española (es decir, la diferencia entre nacimientos y defunciones) de nuevo en números rojos:–94.326 personas. De hecho, a nivel nacional, el número de nacimientos sólo aumentó en la primera mitad de 2020 en la ciudad autónoma de Ceuta (6,2%), que fue también uno de los pocos lugares en los que se registró un crecimiento vegetativo positivo durante ese periodo (85), junto a Melilla (167), Baleares (335) y la Región de Murcia (673 personas).

Los datos definitivos del primer semestre de 2020 no se conocerán, no obstante, hasta diciembre de 2021.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios