PUERTO REAL

El Gobierno local vuelve a estar representado en los desfiles procesionales

  • Las tres últimas procesiones han tenido representación oficial del equipo de Gobierno. 

  • En el desfile del Corpus participaron hasta seis concejales, incluida la alcaldesa con el bastón de mando

La llegada del nuevo equipo de Gobierno (PSOE y AxSí), ha supuesto un acercamiento del Ayuntamiento a las Hermandades y cofradías del municipio, que en la anterior legislatura no fueron del todo buenas. La prueba más palpable es que la representación municipal ha vuelto, de manera oficial, a los desfiles procesionales que se han celebrado en las últimas semanas.

Un claro ejemplo fue el pasado 23 de junio. Una semana después de la toma de posesión y la investidura de la alcaldesa, hasta seis concejales del equipo de Gobierno, incluida la alcaldesa, participaron en la procesión del Corpus Christi. Lo hicieron de forma oficial, con las medallas de concejales y con el bastón de mando del municipio, en el caso de Elena Amaya

Hace solo unos días, el pasado sábado, también hubo representación del Gobierno municipal en la procesión extraordinaria con la que la Hermandad de La Borriquita celebraba su 75 aniversario. En este caso fueron cuatro ediles los que estuvieron presentes en la comitiva que desfiló, a lo largo de todo el recorrido. Por otro lado, este martes, durante la salida procesional de la Virgen del Carmen, otros dos concejales (Rufino Morillo y Manuel Izco) formaron parte de la presidencia de la procesión terrestre de la Hermandad.

Esta representación oficial supone un giro a las relaciones que había mantenido el Consejo Local de Hermandades y Cofradías con el anterior Gobierno. Fueron tensas en algunos momentos y críticas por parte del presidente del Consejo, Antonio Domínguez, que en varias ocasiones denunció “menosprecio” a las hermandades y “falta de atención”. El Consejo afeó en varias ocasiones que se declinasen las invitaciones para participar en el Corpus, en la tribuna de la Carrera Oficial durante la Semana Santa, e incluso la ausencia de representantes municipales en el pregón.

El último encontronazo fue hace un año cuando se propuso eliminar el 11 de febrero como festivo local, para pasarlo al lunes de Carnaval. Finalmente fue una votación popular la que decidió que se mantuviese la fecha. El pasado viernes se trató este mismo asunto en el pleno extraordinario celebrado y ni tan siquiera hubo debate: el 11 de febrero, día de la Patrona de la Villa, será fiesta local.

Durante la pasada legislatura, en la que Si se Puede y Equo apostaron por defender la laicidad en las instituciones, solo hubo una excepción. La procesión de la Virgen del Carmen de 2015. En ese desfile, el por entonces concejal de Fiestas, Andrés Rodríguez, representó al Gobierno municipal en el cortejo procesional. A partir de ahí, desapareció la representación municipal, y también el concejal, que acabó abandonando su grupo municipal de Podemos y, posteriormente, dimitiendo.

Aunque no del equipo de Gobierno, la representación de la corporación municipal sí se hizo presente a través de miembros de los grupos de la oposición. Algunos lo hacían a título individual y otros, como es el caso de los concejales del extinto Partido Andalucista, como miembros de la corporación municipal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios