Provincia de Cádiz

Navantia dice adiós al 'Allure of the Seas', el último crucero reparado en Cádiz

  • La pandemia del Covid sume a la factoría en la incertidumbre cuando encaraba un año histórico por el negocio de los cruceros

  • La próxima obra es la varada del 'Solitaire', el mayor buque del mundo especializado en la instalación de tuberías submarinas, que permanecerá en el astillero seis meses

El 'Allure of the Seas', junto al astillero de Navantia Cádiz. El 'Allure of the Seas', junto al astillero de Navantia Cádiz.

El 'Allure of the Seas', junto al astillero de Navantia Cádiz. / Jesús Marín

El crucero 'Allure of the Seas' ha abandonado este lunes el astillero de Navantia Cádiz tras permanecer en el dique seco algo más de un mes por reparaciones. Tal y como estaba previsto, la obra se ha limitado a los elementos de propulsión y navegación, después de que la naviera Royal Caribeean descartara la reforma de las cabinas similar a la ejecutada en otoño en el Oasis of the Seas por el impacto de la pandemia de coronavirus.

Pese a que era un trabajo muy esperado, ha dejado cierto mal sabor de boca ya que el empleo generado no ha sido el que preveía el comité de empresa, que había estimado que ocuparía hasta 800 operarios, la mayoría de la industria auxiliar.

"Ha sido una sorpresa desagradable. No ha pasado de los 400 trabajadores diarios. No era lo esperado", ha señalado el presidente del comité, José Gallardo, que ha apuntado que se ha debido principalmente a que la estancia en el astillero ha sido algo más larga de lo previsto. "Al estar más tiempo, hay menos prisas y se necesita a menos trabajadores a la vez", ha apuntado. 

La marcha del 'Allure of the Seas' deja al astillero de Cádiz huérfano de cruceros, un sector en el que había logrado despuntar y con el que confiaba alcanzar en 2020 un récord histórico. "Nos esperábamos un año infernal de trabajo y ahora lo que tenemos es un año infernal pero por la falta de trabajo", ha lamentado el presidente del comité de empresa.

La factoría no espera nuevos cruceros al menos hasta el mes de septiembre, justo cuando finaliza la temporada de verano de este negocio. Sin embargo, la parálisis total a la que se enfrenta el sector de los cruceros por la pandemia de coronavirus no invita a ser optimistas, aunque el comité insiste en que los contratos de reformas firmados no han sido cancelados oficialmente.

Un ejemplo de ello es el 'Carnival Victory', que permanece amarrado al muelle del astillero de Navantia Puerto Real. El armador preveía una inversión de más de 170 millones de euros y rebautizarlo como 'Carnival Radiance', una obra similar a la ejecutada el año pasado en la Bahía sobre el 'Carnival Triumph'.

Los trabajos se iniciaron durante la travesía desde Miami a Puerto Real en el mes de marzo. El buque llegó a la Bahía justo antes de la declaración del estado de alarma con su interior prácticamente derribado salvo los alojamientos de la tripulación. El armador decidió aplazar la obra y aunque no se ha cancelado, el futuro del buque es incierto ya que precisa de una fuerte inversión para ser reutilizado.

Precisamente, tras perder casi 3.800 millones de euros en el segundo trimestre y con toda su flota amarrada al menos hasta el 30 de septiembre, Carnival anunció a mediados de junio que retiraría al menos seis buques de su flota en los próximos tres meses sin desvelar cuáles. El primero de ellos es el 'Costa Victoria', que será desguazado en Italia, según avanzó la CNN la semana pasada

El 'Solitaire', nuevo reto

A la espera de que se aclare el futuro del negocio de los cruceros, el astillero de Cádiz se centra ahora en la reparación del 'Solitaire', considerado el mayor buque del mundo especializado en el tendido de tuberías submarinas, y que llegó el pasado fin de semana procedente de Vigo. Este barco permanecerá al menos seis meses en la factoría, de los que al menos dos estará en el dique seco y el resto a flote. La reparación ocupará a un máximo de 600 operarios diarios, según las estimaciones del comité de empresa. 

No obstante, los representantes de los trabajadores han expresado su preocupación por la falta de carga de trabajo para los próximos meses ante la incertidumbre en la que se encuentra el negocio de los cruceros. El próximo miércoles celebrarán una asamblea prevista inicialmente este lunes en la que trasladarán a la plantilla la situación en la que se encuentra la factoría, según ha señalado el presidente del comité, que ha explicado que la reunión se ha aplazado dos días para no interferir en la salida del 'Allure of the Seas'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios