La Línea

Verdemar presenta sugerencias al avance del PGOU de La Línea

  • Los ecologistas hacen hincapié en una mayor protección ambiental en Sierra Carbonera y el litoral de Levante

El litoral de Levante, a la altura de Torrenueva El litoral de Levante, a la altura de Torrenueva

El litoral de Levante, a la altura de Torrenueva / Rafael Cerpa

Verdemar-Ecologistas en Acción entiende que el documento del avance del futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de La Línea es “irreal, incompleto y sin futuro para la ciudad”, por lo que ha presentado sugerencias y alternativas de planteamiento.

El colectivo ecologista entiende que el PGOU “da la espalda al litoral” y considera importante que se incluya y se solicite la ampliación de la Zona de Especial Conservación del Estrecho Oriental hasta cala Sardina, en el límite de la provincia de Cádiz con la de Málaga.

Los ecologistas pedirán que en el avance se defina la oposición del Ayuntamiento al expediente de revisión de la delimitación de espacios y usos portuarios relativa al fondeadero exterior propuesto por la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA). Verdemar considera que el fondeadero incidiría “muy negativamente” en la economía de La Línea.

La entidad conservacionista pide que el nuevo PGOU apueste por la recuperación de la playa Poniente dentro de un Plan Integral de la Bahía de Algeciras y del litoral de Levante, desde el istmo hasta el puerto pesquero de La Atunara. Esta última zona, según Verdemar, ha perdido más de un millón de metros cúbicos de arena y ha pasado de tener una anchura de 30 metros a solo unos pocos, “que hoy se siguen regenerando con continuos dragados, que suponen un gasto anual de miles de euros y ocasionan daños en los fondos cercanos”. Verdemar entiende que en el avance del PGOU se opte por la recuperación del frente litoral desde el istmo hasta el fuerte Santa Bárbara desmontando las infraestructuras en la primera línea de playa (paseo marítimo, Carretera, almacenes y ocupaciones deportivas), conectándolo con el parque Princesa Sofía. “Este cambio revitalizará la zona con una proyección turística y gastronómica con la denominación de origen La Atunara. Estas inversiones deben exigirse al gobierno central para trasladar las infraestructuras deportivas a otro entorno del municipio”, señalan los ecologistas.

Además, sostienen que sería conveniente anular las concesiones en el parque Princesa Sofía “que sean incompatibles con la finalidad para la que fue cedido el inmueble, restituyendo la zona a la situación originaria”.

En el tramo de playa desde el Fuerte de Santa Bárbara hasta el puerto de La Atunara, Verdemar estima es necesario realizar un “catálogo y estudio de riesgo” y que se desarrolle un plan integral para la protección de ese frente costero. Los ecologistas destacan que el documento también pasa por alto localizaciones de especies de flora protegida en el frente litoral hasta La Alcaidesa, por lo que proponen que el Parque Natural de los Alcornocales se extienda hasta el frente litoral y Sierra Carbonera por la Sierra del Arca (San Roque).

La falta de zonas verdes también preocupa a los ecologistas. Señalan que su número es muy inferior al mínimo legal establecido (cinco metros cuadrados por habitante) y afirman que el planteamiento previsto “pone en peligro el futuro de La Línea y el agotamiento de la economía, esquilando los recursos naturales”. Por este motivo solicitarán la exclusión de Sierra Carbonera, su falda y el frente litoral como cualquier uso que no sea su protección.

El documento propone que se protejan los terrenos forestales incendiados “con un voluntarismo falsamente bienintencionado que cae en el cinismo más absoluto” y los conservacionistas señalan que se debería anular “este intento ilegal de recalificación de los suelos afectados por el incendio porque es “incompatible con el Plan de protección del corredor litoral de Andalucía”.

Verdemar también estima que es insuficiente la valoración de los impactos, como los escenarios de cambio climático y el incremento del nivel del mar. En cuanto a medioambiente, el colectivo señala que el desarrollo de un centro terciario en la frontera podría aumentar del tráfico en esta zona, con lo que también empeoraría calidad del aire. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ciudad tiene la peor calidad del aire de 46 ciudades analizadas en toda España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios