La linea

Sánchez registra como municipal el suelo de la Verja a la calle Gibraltar

  • El equipo de gobierno lo inventaría porque el tramo no consta en la Red de Carreteras y dice que ejercerá sus competencias sobre tráfico y control de transporte · Aumenta con ello la tensión con el Ejecutivo

Comentarios 25

La escalada de tensión entre el Ayuntamiento y el Gobierno central subió ayer un peldaño más tras asegurar el equipo de gobierno que la CA-34 (carretera nacional) finaliza a la entrada de la Verja y que, por tanto, a partir de ese punto es término municipal de La Línea.

Así lo indicó la Administración local en un comunicado en el que rechazaba las acusaciones de la Abogacía del Estado respecto a las intenciones municipales de actuar en dominio público estatal para implantar la tasa de congestión, "ya que la CA-34, según la propia Red de Carreteras, llega hasta la entrada a la Verja. A partir de ahí, la vía está registrada a favor del Ayuntamiento", puntualizó el equipo de gobierno.

Y es que según ha podido saber Europa Sur, el Consistorio habría registrado recientemente a su nombre el tramo entre la Verja y la calle Gibraltar.

La visión del Consistorio, que agregó ayer que se reserva "las facultades que el Código de Circulación y el Reglamento de Transporte atribuyen a las Administraciones locales para el control del tráfico de vehículos y mercancías en su tránsito por el término municipal", dista de la defendida por el Gobierno central, que desde el anuncio por parte del alcalde, Alejandro Sánchez, de su proyecto ha mantenido que la citada carretera nacional -antes N-351- llega hasta la salida de la Aduana, justo donde comienzan las obras realizadas para implantar la tasa de congestión. Unos trabajos que el Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, ha supervisado con el fin de que en ningún caso invadieran la CA-34.

El primer conato fuerte entre ambas Administraciones se produjo el 24 de agosto, cuando operarios de Fomento acudieron a la Verja para que el Ayuntamiento paralizara las obras, consistentes en la instalación de un bordillo de separación entre los dos carriles existentes a la derecha de la salida de la Aduana. Según indicó entonces a este diario el diputado socialista Salvador de la Encina, estos operarios acudieron al lugar "al constar la intención del Consistorio de invadir la carretera nacional, algo que al final no se produjo".

Por otro lado, este pasado fin de semana se vivió otra situación de tensión tras la decisión de Fomento de reordenar el tráfico instalando dos señales de stop que daban prioridad a los vehículos que abandonaban Gibraltar por el recinto aduanero.

Esta actuación fue respondida por el Ayuntamiento, que instaló señalización para prohibir el acceso a Gibraltar de los camiones por la que es su entrada habitual, en vía municipal. Eso ha obligado desde el lunes a los vehículos pesados a acceder al Peñón por el mismo lugar que los turismos, lo que sin embargo no se ha traducido en una congestión del tráfico superior a la habitual, siendo incluso el tránsito fluido en algunos momentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios