Gibraltar

La crisis de Gobierno en Irlanda del Norte amenaza con retrasar el 'Brexit'

  • El país parece abocado a celebrar elecciones, por lo que su Parlamento quedaría disuelto y no podría aprobar el comienzo de la salida

  • May explicará el martes su plan de negociación

El secretario del 'Brexit', David Davis, a su llegada ayer a Downing Street. El secretario del 'Brexit', David Davis, a su llegada ayer a Downing Street.

El secretario del 'Brexit', David Davis, a su llegada ayer a Downing Street. / efe

Los planes de la primera ministra británica, Theresa May, de comenzar en marzo el proceso para la salida de Reino Unido -y, por extensión, de Gibraltar- de la Unión Europea pueden verse retrasados varios meses por culpa de la crisis de Gobierno surgida esta semana en Irlanda del Norte, que parece abocada a unas elecciones generales.

May anunció ayer que el próximo martes detallará los planes de su Gobierno para dar luz verde al Brexit. Unos días después el Tribunal Supremo determinará si el Ejecutivo puede invocar de forma independiente el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que regula los procedimientos de retirada del bloque, o necesita la aprobación del parlamento británico. El caso es que el Gobierno de Londres recurrió la primera sentencia del Tribunal Superior que obligaba a que la decisión se sometiera a votación en la cámara de los diputados. Pero además de admitir la alegación del Ejecutivo británico, el Supremo hizo lo mismo con los recursos presentados por los gobiernos autónomos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte, que piden participar en el proceso deliberativo votando la decisión del Ejecutivo central.

En caso de que los jueces decidan que todas las asambleas del país deban pronunciarse sobre la activación del artículo 50, May tendrá otro problema grave, ya que la ruptura del Sinn Fein con los Unionistas en el gobierno de coalición de Irlanda del Norte puede provocar la convocatoria de unas elecciones anticipadas. Esto llevaría a que el parlamento irlandés estuviera disuelto, con lo que no podría aprobar una hipotética consulta sobre el Brexit, según explicó ayer el diario británico The Independent, que apuesta porque habrá votaciones en los cuatro parlamentos británicos.

La líder del partido Alliance Party, Naomi Long, con ocho diputados en Stormont, aseguró ayer que el Gobierno de May se enfrentará a un desafío legal si el parlamento no está constituido y amenazó con un recurso al Supremo si hay activación del artículo 50.

El vicejefe de Gobierno de Irlanda del Norte, Martin McGuinness, del partido nacionalista Sinn Fein, comunicó esta semana que renunciaba a su cargo y pidió que se convocara a elecciones, lo que derivó en la ruptura de la coalición con el pro británico Partido Unionista Democrático. McGuinness, ex miembro del IRA, dimitió en protesta por la gestión de la líder unionista en el Ejecutivo, Arlene Foster, de un escándalo de supuesta corrupción en un programa de promoción de combustibles renovables. Salvo sorpresa, el Partido Unionista Democrático tiene difícil encontrar suficientes apoyos para mantenerse en el Ejecutivo, con lo que está obligado a convocar próximos comicios.

Después de la sentencia de noviembre del Tribunal Supremo de Reino Unido, Irlanda del Norte presentó un recurso para que no sólo Westminster se manifestara obligatoriamente, también Stormont. Los medios británicos han avanzado que a finales de la próxima semana se conocerá la decisión final del Tribunal Supremo. Por ello sorprende que la primera ministra May haya convocado una rueda de prensa el próximo martes.

Mientras tanto, el ministro español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, se reunirá el lunes en Bruselas con su homólogo irlandés, Charles Flanagan, para abordar los problemas generados por el Brexit. Dublín tiene especial interés de cara a la negociación del "brexit" en proteger el proceso de paz en Irlanda del Norte, así como el asunto de la frontera entre el norte y el sur de la isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios