Entrevistas

"Prefiero nuevas elecciones a tener otra vez un Gobierno del PP"

-En vísperas del Día de la Hispanidad, sólo algunos querían celebrarlo; Badalona, no. El partido más votado por los españoles sentado en el banquillo; el PSOE, sin cabeza y, nosotros, de cabeza a unas terceras elecciones. ¿Hay algo que celebrar?

-No hay mucho que celebrar... que estamos vivos, que tenemos energía para seguir aguantando la que tenemos encima, la inconsistencia de unos, la perseverancia de otros... En cuanto a lo de las terceras elecciones, yo prefiero hacerlas a tener de nuevo un Gobierno del Partido Popular cuatro años más.

-¿Qué imagen estamos dando fuera cuando se nos ve olvidar tantas cosas, tanto a nivel político como histórico?

-Yo casi me centraría más en la memoria histórica. Me duele como ciudadano español, como jurista y defensor de los Derechos Humanos que tenga que haber personas de 80 ó 90 años solicitando todavía que se investigue lo que ocurrió con sus familiares, algunos de ellos ni siquiera muertos en la confrontación. Somos el segundo país del mundo en número de desaparecidos después de Camboya; esto nos debería hacer reflexionar.

-Que Felipe González quisiera referirse al GAL con su frase: "A pesar de lo que hicimos", ¿es una idea descabellada?

-No entiendo bien lo que ha querido decir Felipe. El GAL fue un terrorismo amparado en los aparatos del Estado. El Tribunal Supremo, creo que en la primera sentencia, lo calificó de banda armada, aunque después reformó esa doctrina. Hubo demasiada confusión.

-Lo que ha hecho Felipe con el PSOE, ¿eso sí que es descabellado?

-Yo creo que hay un momento en la historia de los partidos políticos en el que hay que dejar paso a los nuevos nombres que van a marcar nuevas rutas. No estamos en un bipartidismo, las cosas están cambiando y mantenerse en una posición inamovible o facilitar una abstención, se dice que por gobernabilidad, no es asumible. Si hay que ir a unas terceras y se cree que se van a perder votos, que se pelee para ganarlos. ¿Por qué vamos a seguir adelante con un partido que consiente tales asuntos de corrupción?

-¿Susana Díaz está jugando bien sus cartas?

-La conozco y la tengo en mucha estima, pero yo aposté por un encuentro amplio de la izquierda. Esto es lo que defiendo, porque creo que, a pesar de las divergencias, hay posibilidad de acuerdo en temas básicos que serían buenos para los españoles. Así, mientras tanto, el PP puede cruzar el Jordán que le queda por cruzar.

-Hablemos de usted. Su caída, su inhabilitación, ¿es un símbolo de la fragilidad de la división de poderes?

-Habría que oír a quién tomó las decisiones. Me preocupa mucho que se pueda inhabilitar a un juez por interpretar la ley de una forma diferente, ni siquiera arbitraria. La división de poderes hay que defenderla día a día. Yo creo que esto tiene que ver más con un planteamiento corporativo en el que, sin lugar a dudas, influyó la acción estratégica del Partido Popular.

-Usted siempre ha querido mejorar el mundo desde la Justicia. ¿No cree que ahora la política es un buen lugar para luchar?

-Opino sobre política, escribo sobre política, pienso sobre política, me duele este país cuando veo que no hay respuestas políticas, pero no aspiro a comenzar una actividad parlamentaria. Nunca podemos decir qué va a pasar el día de mañana, pero desde luego ahora no lo veo.

-Si Podemos ahora le ofreciera un cargo de ministro del Interior, ¿lo aceptaría?

-¿Para qué voy a ser ministro del Interior? No me interesa. Es una realidad imposible hablar de "podrías", "serías"... No me gusta; en todo caso, son aspiraciones frustradas. Se puede luchar desde muchos lados. Yo presido una asociación, Convocatoria Cívica, y desde hace ya cuatro años estamos en una línea muy definida de progreso; seguimos apoyando, luchando, defendiendo... y lo haremos hasta que el cuerpo aguante. Creo que lo que importa es si aceptamos que el Partido Popular puede seguir dirigiendo este país con los mismos criterios (austericidio, recorte de derechos...) o no lo hacemos. Yo todavía me pregunto por qué me han obligado a votar el 26 de junio. Ya voté en diciembre, ya dijimos que no queríamos bipartidismo, que queremos cuatro grandes formaciones que tienen que hablar, que dialogar, que ponerse de acuerdo. Luego hemos vuelto a decir lo mismo. Parece que nos ponen orejeras, que nos dirigen a una mayoría absoluta... ¡Tenemos que dar un puñetazo encima de la mesa! Un puñetazo que implique más acuerdo, más progreso, más renuncia a postulados que no nos llevan a ningún sitio en un ejercicio democrático directo y constante.

-¿Volverá a ser juez?

-Cuando termine mi inhabilitación, me incorporaré... Si me dejan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios