Recreativo Granada - Algeciras CF | La crónica (0-0) En plan hormiguita

  • El Algeciras estrena el año con un punto en el campo del colista

  • Los de Fajardo enlazan cuatro partidos en positivo y cierran la primera vuelta sin conocer la victoria a domicilio

Choco defiende a Caio, seguido por Martos. Choco defiende a Caio, seguido por Martos.

Choco defiende a Caio, seguido por Martos. / Álex Cámara

El Algeciras CF recibió 2020 con un punto más en el casillero y cierra con 20 la primera vuelta del campeonato en el grupo IV de la Segunda B. El equipo de Emilio Fajardo firmó un empate sin goles en el campo del Recreativo Granada, el colista, en un partido que estuvo más cerca de ganar que de perder. No hubo goles pero sí ocasiones claras falladas, al menos un par. Los albirrojos, eso sí, volvieron a dejar su portería a cero y prolongan a cuatro partidos su racha en positivo.

¿Un punto más o dos puntos menos? Son las dos formas de entender el empate con el que el Algeciras estrenó el año este sábado en la Ciudad Deportiva del Granada CF. Los de Fajardo no fueron capaces de arrancar la ansiada primera victoria de la temporada fuera. Es verdad que el colista no puso un camino de pétalos de rosas, pero en esa versión actualizada de este Algeciras se impone ahora el orden, la compostura, no perder en el descuento lo conseguido durante 90 esforzados minutos. Y así, en plan hormiguita, el Algeciras se mantiene fuera de los puestos de peligro, a expensas de que este domingo acabe la 19ª jornada.

Recreativo Granada y Algeciras libraron un partido feo para el espectador, con piernas aunque a los dos les costó imponer un ritmo. Por momentos se corría al antojo del filial y minutos después se jugaba al son de los algeciristas, especialmente en un primer tiempo demasiado anárquico. Fue con la entrada de Caturla en la segunda parte cuando el Algeciras se sintió más cómodo y en disposición de hacer daño a un adversario que incordió todo lo que pudo y dio algún sustito que otro, pero evidenció por qué es el conjunto menos goleador del grupo. No anda muy sobrado de pegada que digamos.

Fajardo apostó por un once atrevido, el esperado, con la vuelta de Mario Martos y la columna vertebral de esa buena racha iniciada con la victoria en el Clásico ante la Balona. La idea del Algeciras era ser el dominador ante un rival de corte similar, sin embargo, el encuentro se convirtió en un toma y daca sin mucho criterio. Sobre un césped que parecía no estar para muchos trotes, los primeros 20 minutos pasaron sin una sola oportunidad, sin una sola jugada colectiva que desarmase al contrario.

Ganet y Barba tienen las dos ocasiones más claras para los algeciristas

El Recreativo Granada fue el primero en avisar con un disparo alto de Isi en el minuto 23. Los locales querían llegar a base de frescura, de alguna que otra carrera a la contra tras error. Los de Fajardo concedieron algún que otro fallito aunque esta vez no salió caro. La primera llegada algecirista casi se convierte en gol: un centro de Antoñito que a punto estuvo de rematar Pablo Ganet en el 29. Dos minutos después Borja Vicent remató como pudo un balón colgado de falta. Los de casa retomaron la iniciativa en el último tirón del primer periodo y Aranda casi la lía con un disparo que evitó Borja al tirarse. Los pupilos de David Tenorio llegaron al descanso más cómodos.

El Algeciras necesitaba un meneo y salió mordiendo con una intentona de Iván. Pero la realidad es que el centro del campo no conseguía entrar en funcionamiento. Fajardo sacrificó a Antonio Domínguez, del que se espera más en este tipo de partidos, y acertó con la entrada de Caturla. El malagueño se erigió en el sostén para recuperar el balón y empezar a atacar con más sentido. El Recreativo Granada respondió con Caio, un futbolista de talento al que le debe fallar algo que no sean las piernas: el brasileño casi la engancha de primeras en un centro chut envenenado en el 62 y en el 75 volvió a amenazar.

El filial resistía pero pudo caer a falta de diez minutos con la oportunidad más clara del encuentro: una llegada de Pablo Ganet por la derecha cuyo disparo lo despejó Unai y el rechace cayó a las botas de Barba, que mandó por alto solo con todo a favor. Ahí estuvo el gol y ahí estuvieron los tres puntos. Luego, como suele suceder en estos casos, el filial replicó con un acercamiento peligroso de Rubén cuyo remate sacó providencial Choco en el 83. Visto lo visto ninguno de los dos merecía mayor premio que un empate, un punto que sirve más al Algeciras para mantenerse en esa linde entre la salvación y el descenso y que no alivia demasiado al Recreativo Granada en el pozo de la clasificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios