Algeciras CF - Cádiz B Aquel gol en el tiempo de descuento

  • El Algeciras persigue un punto de inflexión ante el Cádiz B, el equipo que hace una vuelta le privó de su primera victoria a domicilio en la última jugada... Una maldición que no cesa

El algecirista Borja Vicent y el cadista Seth, en la primera vuelta. El algecirista Borja Vicent y el cadista Seth, en la primera vuelta.

El algecirista Borja Vicent y el cadista Seth, en la primera vuelta. / Fito Carreto

Los más supersticiosos pueden pensar que el Algeciras CF tiene una inmejorable oportunidad este domingo para cerrar el círculo de su maldición fuera de casa. Los albirrojos recibirán al Cádiz B, el equipo que hace una vuelta les privó de su primera victoria a domicilio en la última jugada del partido... algo parecido a lo que sucedió el pasado domingo en Sevilla aunque en Nervión solo voló un punto.

Algo cambió aquel día del 28 de septiembre de 2019, algo minó la moral de una plantilla que no ha sido capaz de desquitarse lejos del Nuevo Mirador ni tras el cambio de entrenador y de medio vestuario. Hubo en su momento quienes predijeron que el Algeciras se iba a acordar de esos puntos que se escaparon en El Rosal en el último suspiro y parece que no fueron muy desencaminados. ¿Qué habría sido de este equipo si hubiese ganado en Cádiz y enlazado dos triunfos? Con el 1-2 en el marcador, los de Emilio Fajardo llegaron a coquetear por momentos con los puestos de playoff... pero Javi Navarro evaporó el sueño en el 94'.

Todavía hay aficionados que se reconcomen pensando cómo se le escapó al Algeciras aquella victoria tras remontar con buen fútbol en la segunda mitad el tanto a los 5 minutos de José Alonso. Antonio Domínguez y Jardel, dos de los jugadores que han abandonado La Menacha en el mercado de invierno, remontaron hasta que se produjo la desgraciada última jugada con un córner a favor del Algeciras y esa acción en la que todos los focos cargaron contra Pablo Ganet por propiciar una contra letal. Un punto de amargura, tituló este periódico, muy lejos de saber lo qué se venía por delante.

Los albirrojos se juegan también el golaveraje contra un rival directo

Sortilegios a parte, el Algeciras de Salva Ballesta necesita una victoria innegociable para levantar la moral y salir del atolladero del descenso. Y qué mejor que hacerlo ante un rival que dejó tanto huella en la primera vuelta. Los albirrojos tienen al filial amarillo ocho puntos por delante, por lo que de vencer se acercarían a cinco y se apuntarían un goalaveraje directo, de los que pueden marcar la diferencia en mayo cuando se recojan las notas.

Salva Ballesta sabe que necesita al menos siete victorias más para asegurar el objetivo de la permanencia. El entrenador maño sabe también que los ocho duelos que restan en el Nuevo Mirador se antojan capitales, especialmente estos dos que se jugarán de manera consecutiva ante Cádiz B y Cartagena, dos oponentes de muy distinto pelaje, pero de gran exigencia.

El algecirismo se encomienda a la versión que los rojiblancos mostraron hace dos semanas ante el Badajoz, a ese equipo luchador, cohesionado y que apenas cometió errores. Ese estilo y no el más efectista es el que se va a encontrar seguramente el Algeciras en un Cádiz B rocoso y áspero que poco tiene que ver con el prototipo de filial de cantera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios