real balompédica linense

Chichi, adiós pero menos

  • Después de once años en el cuerpo técnico, el preparador de porteros abandona la caseta por motivos laborales, pero deja claro que sigue a disposición del club "para lo que necesite"

Chichi Ordóñez conversa con el meta Javi Montoya durante un entrenamiento. Chichi Ordóñez conversa con el meta Javi Montoya durante un entrenamiento.

Chichi Ordóñez conversa con el meta Javi Montoya durante un entrenamiento. / erasmo fenoy

Miguel Ángel Ordóñez Chichi no dice adiós a la Balona. Ni siquiera hasta pronto. Después de once años como integrante del cuerpo técnico, realizando más funciones que las de entrenador de porteros con las que solía identificársele, sus obligaciones laborales le impiden seguir al pie del cañón en una plantilla que apuesta por el profesionalismo. Sin embargo, el exfutbolista recalca: "Esto es como un descanso, pero me seguirán viendo en la grada en todos los partidos, porque soy un balono más, como lo he sido siempre".

Chichi Ordóñez es el último de los miembros del cuerpo técnico albinegro que deja el vestuario. "Aún tengo pendiente una charla con el presidente y con Mario Galán para decirles algo que ellos ya saben, que me tienen a su disposición para cualquier cosa que pueda necesitar la Balona, que solo tienen que descolgar el teléfono", deja claro.

"Estoy muy agradecido a todos los entrenadores, pero es cierto que Baby es un referente"

"La verdad es que después de tanto tiempo la decisión de salir del vestuario no resulta fácil, pero alguna vez tenía que suceder", reflexiona. "No me lo planteo como un adiós, porque la relación es extraordinaria y eso supone que las puertas están abiertas y nunca se sabe qué puede suceder en el futuro".

El exdefensa balono corta de raíz cualquier posible interpretación y subraya que su salida de la Balompédica "nada tiene que ver" con el hecho de que Alfredo Gallardo -que fue quien le llamó a filas- ya no ocupe la presidencia de la entidad. "Tengo una magnífica relación con él, le estoy muy agradecido, pero también con Raffaele Pandalone, no tiene nada que ver con eso", insiste.

"Es únicamente una cuestión de incompatibilidad de horarios y de hecho no es algo nuevo, aunque sea ahora cuando ha salido a la luz, sino que yo ya le advertí a Mario Galán hace tiempo", insiste.

Chichi Ordóñez no establece un balance entre lo positivo y lo negativo de once andaduras en el seno de la entidad. "Solo me llevo cosas buenas, malas ninguna", sostiene.

"De hecho soy incapaz de quedarme con una sola experiencia, porque no puedo elegir entre los ascensos o entre permanencias que se han sufrido mucho", explica. "Es evidente que ha habido momentos complicados, palos muy gordos como los descensos, pero hasta de eso he tratado de aprender y de sacar consecuencias positivas".

"Voy a echar mucho de menos el día a día", presume. "Ese estar en el vestuario con los jugadores, con la gente de la casa que está dentro...".

El ya extécnico balono se muestra agradecido a todos los técnicos con los que ha colaborado desde que se sumó al equipo de trabajo de Raúl Procopio, pero admite que el algecireño Gabriel Navarro Baby le dejó una huella especial. "Es un referente, con él pasé muy buenos momentos y aprendí mucho, pero sería injusto intentar empezar a nombrar uno por uno porque seguramente me olvidaría de alguien, a todos les estoy muy agradecido, porque de todos he aprendido", finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios