Comarca

Un fallo informático deja las elecciones de San Isidro a expensas del Obispado

  • Un miembro de la lista no constaba por un error en el censo, por lo que se traslada una consulta a Cádiz

La hermandad de gloria de San Isidro Labrador y Nuestra Señora del Rosario de Los Barrios sigue sin poder pasar página a la situación de interinidad de su junta de gobierno pese a la celebración, en la noche del viernes, del cabildo de elecciones para elegir a los nuevos representantes de la entidad.

Un fallo informático detectado durante el proceso electoral provocó que, aunque se desarrolló la jornada de votaciones y se alcanzó un número de votos suficiente, el Obispado de Cádiz y Ceuta deba resolver una consulta sobre la validez del procedimiento.

La candidatura obtiene 171 votos a favor y supera el umbral del 20% de votantes

La candidatura encabezada por Juan Antonio Muñoz logró 171 votos a favor (hubo además dos votos nulos y uno en blanco), por lo que se alcanzó el 20% del censo (145 personas) como requisito indispensable para la validez de las votaciones, según explicaron fuentes cercanas al procedimiento electoral.

Pero se produjo una incidencia: uno de los integrantes de la lista, Francisco Acosta Avilés, acudió a votar con la papeleta que le había llegado a casa. Cuando los integrantes de la mesa buscaron su nombre entre el censo impreso y que había sido validado con el sello del Obispado, no aparecía. Por sus apellidos debía estar el primero. De hecho, en la papeleta aparece en ese lugar al constar los candidatos a la junta de gobierno en orden alfabético. Al no aparecer en el censo validado por la institución eclesiástica, Acosta Avilés no pudo emitir su voto.

Con un hermano ajeno a la candidatura del cabildo no hubiera supuesto mayor problema, pero al tratarse de un integrante de la lista que opta a tomar las riendas de la entidad barreña el Obispado deberá resolver la incidencia que la entidad achaca a un error informático. Acosta Avilés está en la base de datos, al día en los pagos y cumple con todos los requisitos, por lo que su omisión en el censo -explicaron las fuentes consultadas por este periódico- se debió a un error en la impresión de la primera línea del censo.

La junta de mesa consultó al Obispado durante las votaciones y la entidad dijo de continuar con el proceso a expensas de que ahora se analice la incidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios