Campo de Gibraltar

Una narcolancha hecha tarta desata la polémica

  • Un pastel elaborado por una repostera de Sotogrande genera en Facebook un encendido debate entre defensores y detractores

Un detalle de la tarta. Un detalle de la tarta.

Un detalle de la tarta. / E.S.

La imagen no es ajena a nadie que haya visto un telediario. Una oscura lancha semirrígida, con tres potentes motores fueraborda, tripulada por tres individuos protegidos de una noche fría en el Estrecho con gorros de lana y polares, mientras transportan una veintena de fardos entre petacas de combustible. La cuestión es que no corresponde a una narcolancha. No es una fotografía o una captura de un vídeo de un alijo de hachís, ni mucho menos. Es una tarta. Hasta el mar embravecido esta hecho de merengue. Sin embargo, algo tan sencillo como un pastel ha generado una polémica enorme en internet.

Sobre su autora ha caído una oleada de críticas de personas que creen que se trata de una apología del delito. Ella defiende que en ningún caso lo ha pretendido, que se trata solo de una tarta que le encargaron un grupo de amigos que pretendía gastarle una broma a otro. No existe ni en el encargo ni en la confección el ánimo de ensalzar una actividad delictiva que obviamente condena. Pero el caso es que pocas veces una mezcla de harina, azúcar y huevos ha armado tanto revuelo. Con estos ingredientes y algunos más una artista de una pastelería ubicada en Sotogrande realizó el pastel que representa a la narcolancha. No sabía que su obra generaría una ola de reacciones contrarias de personas que, con distinto tono, incluso han llegado a amenazarla con denunciarla.

La tarta de la polémica. La tarta de la polémica.

La tarta de la polémica. / E.S.

Mariana se llama la autora. Regenta un obrador artesanal en la urbanización sanroqueña que abrió durante la pandemia para estar cerca de sus hijos. Es argentina y lleva 11 años en España. Cuando realizó la tarta, como hace con otras, colgó en su muro de Facebook varias imágenes. Ahí mismo le han llamado hasta "narcopastelera". Ella se defiende alegando que es una pieza artística "sin mala intención". Lo único que ahora tiene claro es la sensibilidad que existe en un amplio sector de la sociedad contra el Campo de Gibraltar contra el narcotráfico. "El problema no es la tarta, es la situación que existe aquí que hace que representar esto haga que mucha gente se enoje. Yo entiendo que haya quien se pueda molestar, lo que no entiendo es el acoso que estoy sufriendo y lo que me han dicho. A mí si no me gusta algo no lo veo y ya está", argumenta. 

Mariana tiene claro que vive en "una zona muy dolida" por la cultura del narcotráfico, pero piensa que ocultar esta realidad no ayuda. "Hacerlo público es un buen método para que la gente que tiene que hacer algo contra esto lo haga. Quedarnos calladitos y vergonzosos no ayuda en nada", continúa la pastelera, que afirma que como la tarta esconde, por un lado, una broma entre amigos sin vinculación alguna con las organizaciones criminales y, por otra, una "protesta social" como artista de la confitería.

"Mis tartas son arte, arte en azúcar y, muchas veces, representan artísticamente la realidad. Se hacen a pedido del cliente y no rompen normas ni reglas porque son de azúcar harina y huevos. He hecho tartas de la mafia siciliana, de violentísimos juegos que juegan los niños y nunca nadie se ha quejado ni se ha armado semejante alboroto. Es arte como lo es un cuadro o una fotografía con la diferencia que se come", explica.  

Entre los comentarios sobre la tarta hay de todo. Hay quejas como esta: "Te he admirado siempre por tu trabajo, tus cursos, pero esta tarta a mi personalmente me ha defraudado, evidentemente puedes hacer y decir lo que te dé la gana y considerar arte lo que a ti te parezca... pero debes de aceptar que hay gente que no ve arte, que es un tema muy serio por gracioso que a ti te pueda parecer... como madre no me gustaría enseñarle esto a mis hijos como algo gracioso o normal... al menos para mí no es gracioso y me niego a que sea normal... haces tartas muy bonitas, en mi opinión... esta no es la más afortunada... ni por lo que representa (qué hace mucho daño a muchísima gente) ni porque tampoco lo es...". Pero también gente que la defiende: "Seguro que algunos de los que se quejan por aquí de esta tarta, han visto series y pelis rollo, Pablo Escobar, El Padrino, Scarface, Breacking Bad.... Sigo? Sin tetas no hay paraíso... etc etc. En fin, hipo".

Mariana responde: "Quien vea esto como apología del delito es que no sabe apreciar el arte, quien juzgue mi ética sin conocerme y utilice palabras ofensivas es porque no me conoce, y quien no esté de acuerdo puede opinar lo que le apetezca mientras no se meta con mi moral. Poco saben de mí y mi realidad como para juzgarme en lo personal. Como artista, lo que quieran, pero, les guste o no, es arte. El Guernica no es apología de la guerra, así como otras tantas obras de arte que a lo largo de la historia han representado diferentes realidades. Y para los que acusan que pueden verla niños, les cuento que fue encargada y pagada por adultos y el Facebook no autoriza que menores de edad tenga una cuenta. Si lo hacen es porque han mentido en su edad, avalados por sus padres seguramente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios