Medio ambiente

Verdemar denuncia el daño de las motos de campo sobre la naturaleza

  • Los ecologistas han lamentado el destrozo que provocan en los senderos y en los bosques al destruir vegetación existente

Una moto de campo Una moto de campo

Una moto de campo / E.S.

Verdemar-Ecologistas en Acción denuncia el impacto que sufre el medio natural por las llamadas "motos de campo" una actividad que se está volviendo cada vez más frecuente en los montes del Campo de Gibraltar.

"Hay que señalar que el sustrato con escasa materia orgánica, además de una frágil y excepcional vegetación adaptada a unas condiciones extremas, siendo ésta muy sensible a agresiones como la circulación de vehículos a motor.  La circulación de motos, unida a la inestabilidad de los mencionados terrenos, está provocando la aparición y agravamiento de intensos procesos erosivos de difícil y costosa recuperación. Impide el crecimiento de los brotes, principalmente de Alcornoque y destrozan los retoños, además de acebuches y el resto de vegetación autóctona", han señalado los ecologistas en un comunicado.

Esta situación se ha podido constatar en el resto de montes de la comarca debido a los grandes rastros y daños que dejan sobre el terreno. "Especialmente grave es el destrozo que provocan en los senderos existentes y en el propio bosque, al abrir este y descarnar el terreno indiscriminadamente destruyendo la vegetación existente", han añadido.

Desde Verdemar, han recordado que existen normativas que penan este tipo de acciones, como la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la Flora y la Fauna Silvestres, para la que es infracción grave "incumplir las normas establecidas en relación con la circulación de vehículos a motor en el medio natural para la protección de las especies silvestres, cuando se produzcan daños a especies silvestres no amenazadas o amenazadas que estén catalogadas como vulnerables o de interés especial". 

Esta normativa recoge como muy grave "incumplir las normas establecidas en relación con la circulación de vehículos a motor en el medio natural para la protección de las especies silvestres, cuando se produzcan daños a especies silvestres amenazadas catalogadas como sensibles a la alteración de su hábitat o en peligro de extinción".

Esto se agrava por el estruendo ruido que provocan estas motos que afectan a la fauna de la zona. Además, Verdemar ha destacado que la Orden de 21 de mayo de 2009, de Andalucía, establece limitaciones de usos y actividades en terrenos forestales y zonas de influencia forestal y en su artículo 5 prohíbe "desde el 1 de junio hasta 15 de octubre de cada año la circulación con vehículos a motor campo a través, por cauces secos o inundados, vías pecuarias, vías forestales de extracción de madera y pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios