Entrevista | José Antonio Pacheco, subdelegado del Gobierno de España en Cádiz "Nuestro objetivo principal es garantizar los derechos de los trabajadores"

  • El Ejecutivo, afirma, se plantea la creación de un "pseudo visado" que facilite y agilice el paso por la Verja de los españoles empleados en Gibraltar

  • "Tenemos que tener claro que La Línea no puede quedar olvidada y no se puede ver perjudicada más de lo que está", afirma

José Pacheco, en la sede de la Administración General del Estado, en Algeciras. José Pacheco, en la sede de la Administración General del Estado, en Algeciras.

José Pacheco, en la sede de la Administración General del Estado, en Algeciras. / Jorge del Águila (Algeciras)

Este sábado a las 00:00 quedaba arriada la bandera de la UE en Gibraltar como expresión gráfica de la entrada en vigor del Brexit, dando paso a un periodo de transición de once meses durante los que se deberá negociar el modelo de convivencia que habrá entre ambos lados de la Verja a partir del 1 de enero próximo. El 26 de este mes se iniciará la ronda de negociaciones entre España y Reino Unido, sobre la base de los memorandos acordados en 2018 en relación al control de la venta de tabaco en el Peñón, el paso de trabajadores por la Verja, la gestión de los residuos y la cooperación policial y aduanera. 

-Hasta 2021 no debería pasar nada extraordinario.

-Afortunadamente, y se lo digo entre comillas, hemos llegado a un Brexit acordado, aunque lo ideal sería que no hubiera habido Brexit. El acuerdo da garantías para continuar negociando, hasta el 1 de enero de 2021, todos los pormenores que nos permitan que las nuevas relaciones con Reino Unido sean las menos perjudiciales para España y, particularmente, para el Campo de Gibraltar.

-Hay cuatro amplios memorandos de entendimiento sobre Gibraltar. ¿Qué es lo que queda por perfilar?

-Queda mucho. Por ejemplo, en materia policial y aduanera hay una declaración de intenciones para que la cooperación sea efectiva en la lucha contra el crimen organizado una vez salga Reino Unido de la UE. En materia aduanera pasa igual. Hay que ver de qué manera podemos mejorar las relaciones para que no haya efectos negativos en materia de aranceles, burocracia... Gibraltar va ser un tercer país y la facilidad con la que las mercancías pasan ahora por la Aduana no va a ser igual a partir del 1 de enero. Ahora es cuando vamos a aterrizar y desarrollar esos cuatro grandes aspectos. Las voluntades son máximas por parte de todos.

-En materia de tabaco hay compromisos en materia de trazabilidad de los productos y de reducción de la diferencia de precios a un 32%, como máximo, a partir del 30 de junio para desincentivar el consumo y el contrabando.

-Los memorandos abren una oportunidad para mejorar las cosas y para resolver un problema que siempre hemos tenido. Ese diferencial de precios tiene como fin minimizar el efecto llamada de la venta ilegal del tabaco.

-El coronel Jesús Núñez, jefe de la Comandancia de Algeciras y hoy responsable de la de Cádiz, incidía hace poco en la actual falta de colaboración de Gibraltar en la lucha contra el contrabando de tabaco. ¿Comparte usted ese diagnóstico?

-Esa es la percepción que tienen las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que luchan contra el tráfico ilegal de tabaco. Lo que veo ahora es una oportunidad para sacar adelante ese compromiso por parte del Gobierno de Gibraltar para erradicar ese problema.

-El alcalde de La Línea reclama que esas reuniones de los comités de negociación se lleven a cabo en La Línea como gesto hacia la localidad más afectada por el Brexit. ¿Es posible que eso sea así?

-Todas las posibilidades están abiertas. Las reuniones pueden celebrarse en La Línea, en San Roque o en Algeciras, pero quiero subrayar dos cosas. La primera es que las conversaciones son entre el Gobierno de España con el de Reino Unido y abarcan cuestiones que no solo afectan al Campo de Gibraltar porque, por ejemplo, tenemos aduanas en muchos otros sitios. Sabemos que el Campo de Gibraltar es muy importante y por eso nos vamos a reunir en la comarca, en la sede del Gobierno de España, donde está la Administración General del Estado. El debate no es en qué localidad se hacen las reuniones, sino en la sede de qué institución se hacen. Si una vez empezamos las reuniones nos damos cuenta de que este edificio no alberga las condiciones para reunir a un grupo numeroso de personas, nos iremos a otro lugar, que puede ser La Línea. Lo segundo que quiero trasladarle es que lo importante es hablar, no dónde. Creo que debemos estar más preocupados por el contenido de los grupos de trabajo que por el lugar de reunión.

-¿Imagina qué situación se dará el 1 de enero de 2021 en la Verja? ¿Va a poder entrar en Gibraltar con la misma facilidad que ahora la persona que vaya a trabajar? ¿Y el gibraltareño que vaya a comprar a La Línea?

-El de las compras, tengo dudas.

-¿Por qué?

-Porque tengo dudas de que tenga la misma fluidez de paso que ahora. Nuestro objetivo principal como Gobierno de España es garantizar los derechos de todas las personas que están trabajando para que no se vean afectados. Y lo mismo digo de los estudiantes que estén escolarizados en el Peñón y que todos los días cruzan para ir al colegio.

-Y viceversa. Hay alumnos gibraltareños que estudian fuera del Peñón.

"Hemos analizado los números para ver la lista de tareas que tenemos que hacer para que, el 1 de enero, los trabajadores que realmente vayan a trabajar puedan pasar con la mayor fluidez posible y no se vean afectados por los turistas, que pueden provocar un colapso"

-Efectivamente. Todas esas personas que tienen la necesidad, la obligatoriedad de cruzar por un trabajo o por cuestiones docentes, sí que nos preocupan y no queremos que se vean afectados negativamente. El Campo de Gibraltar ha sido una prioridad para este Gobierno y el anterior durante el año y medio de interinidad que tuvo: han venido ministros, secretarios de Estado y directores generales para ver todos los detalles y pormenores en la Verja, viendo cómo se produce ese tránsito diario. Hemos analizado los números para ver la lista de tareas que tenemos que hacer para que, el 1 de enero, los trabajadores que realmente vayan a trabajar puedan pasar con la mayor fluidez posible y no se vean afectados por los turistas, que pueden provocar un colapso en el control de la frontera.

-¿Va a mejorar el funcionamiento de las cabinas de paso en la Aduana? El alcalde de La Línea se quejó de que no estaban activadas.

-Él se quejó porque coincidió con que fue un día en el que el servicio de limpieza había acotado la zona. Al día siguiente fuimos con él y ya funcionaban con normalidad. De todas formas, seguimos haciendo pruebas porque lo que no queremos es que un problema con la máquina, en el sistema de reconocimiento facial o de conexión con la base de datos, provoque un retraso, por pequeño que sea. Diez segundos acumulados por persona puede suponer que se forme una cola innecesaria. Por eso estamos haciendo pruebas para que las personas que tenga una necesidad real de pasar, como los trabajadores o los estudiantes, puedan pasar con otro sistema.

"Estamos hablando de un censo de trabajadores o de una acreditación propia de paso para cada trabajador, que sea reconocible como un DNI o un pasaporte y no sea necesario pasar por las máquinas, sino por una línea diferente mucho más fluida"

-¿Estamos hablando de un censo de trabajadores?

-Estamos hablando de un censo de trabajadores o de una acreditación propia de paso para cada trabajador, que sea reconocible como un DNI o un pasaporte y no sea necesario pasar por las máquinas, sino por una línea diferente mucho más fluida. Tenemos abiertas todas las posibilidades.

-Usted es consciente de que hay una resistencia por parte de buena parte de los trabajadores transfronterizos porque, por ejemplo, temen una doble imposición fiscal y no quieren que quede constancia de su entrada en Gibraltar.

-Los trabajadores no tienen por qué temer esa doble imposición fiscal porque hay un memorando fiscal ya firmado que evita esa posibilidad y que va a ir para su aprobación al Congreso y al Senado. Vamos a poner luz y taquígrafos para que las empresas y trabajadores que tengan que tributar por España lo hagan en España y quienes lo tengan que hacer en Gibraltar lo hagan allí.

-El coronel Núñez aludía también a que existe cierta picaresca por parte de quienes cobran un subsidio o una ayuda en España y trabajan en el Peñón irregularmente sin querer ser identificados. Eso puede dificultar ese paso fluido.

-Ya, pero esa es una situación irregular, como bien dice usted. El Gobierno de España no puede tenerla en cuenta a la hora de organizar el paso por la Verja a partir del 1 de enero. Lo que tenemos que garantizar es que el trabajador honrado, quien realmente está trabajando regularmente en Gibraltar pueda pasar fácilmente. Nosotros no vamos a trabajar en favor de quien se valga de esa picaresca. El trabajador honrado va a tener en el Gobierno de España a su aliado y vamos a trabajar en favor de sus intereses de manera incansable a lo largo de estos once meses.

-En el caso de los escolares y de sus padres, también tendrían esa especie de cédula para pasar de forma rápida.

-Efectivamente. Ya veremos cómo, porque todo tiene que ser con las máximas garantías legales.

-No sería un visado.

-No sería, pero casi. Si hay que hacer una ley o una nueva normativa para regular ese pseudo visado para los trabajadores, pues habrá que hacerlo. Eso lo dirán los expertos jurídicos.

-Es precipitado, pero ya veo las preguntas que muchas personas se harán al leer la respuesta que me acaba de dar: ¿Ese pseudo visado será gratuito? ¿Habrá que renovarlo anualmente?

-Le entiendo, pero que la gente no corra. Que se queden con la idea de que el Gobierno de España trabaja para garantizarles que el Brexit no tenga efectos negativos sobre los trabajadores. Si va a ser un visado, un listado, si va a costar dinero o no, que intentaremos que no cueste... Todo eso lo meditaremos.

"Los gibraltareños plantearán cuáles son sus necesidades con la idea de reciprocidad. Eso es lógico. Se buscará una solución válida para ambas partes"

-¿Y en el caso de los gibraltareños? ¿También tendrán un visado para las mismas circunstancias?

-Todo eso se trabajará en la comisión mixta. En ella, los gibraltareños plantearán cuáles son sus necesidades con la idea de reciprocidad. Eso es lógico. Se buscará una solución válida para ambas partes.

-Eso también se podría solucionar con un acuerdo de cosoberanía, como propuso en su día García-Margallo, o aprobando la doble nacionalidad. ¿Está esa posibilidad sobre la mesa?

-No lo sé puesto que es un tema que lleva directamente el Ministerio de Asuntos Exteriores. La comisión mixta va a centrarse en los memorandos firmados.

-¿Cúal es su valoración de la propuesta de La Línea como ciudad autónoma?

-Desde su posición como alcalde, veo lógico que Juan Franco reivindique mejoras para su ciudad, que la vea como la más perjudicada y que diga que el Brexit la puede perjudicar más. Los políticos a nivel estatal, regional y provincial tenemos que tener claro que La Línea no puede quedar olvidada y no se puede ver perjudicada más de lo que está por el Brexit. Hay que apostar por ella y por el Campo de Gibraltar en su conjunto. El tema de la ciudad autónoma es algo que él plantea, pero pueden existir otros caminos que no podemos desechar.

-El Parlamento andaluz y también la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar han aprobado resoluciones en favor de que la comarca cuente con ventajas fiscales para afrontar el Brexit. La Línea las ha pedido de forma específica, por ejemplo, para las empresas de apuestas online. ¿Entran esas propuestas en los planes del Gobierno de España?

-Cuando a la ministra de Hacienda le llegan noticias de ese tipo las estudia, las trabaja y se las toma muy en serio para ver su viabilidad. Hasta ahí le puedo decir. Pero ya que me habla de la Junta de Andalucía y de sus 112 medidas para afrontar el Brexit, de las que 69 conciernen al Campo de Gibraltar de forma específica, déjeme decirle que desde la número 92 a la 103 son todas peticiones al Gobierno de la nación. Sería más interesante que todas las administraciones, en lugar de instar a otra a hacer algo, hagan lo que está en el ámbito de su competencia. Y la Junta tiene muchas competencias en materia de agricultura, alimentación, sanidad… Y también puede poner sobre la mesa muchas actuaciones.

-En noviembre de 2018, el Consejo de Ministros aprobó el Plan Especial para el Campo de Gibraltar mediante el que se iban a movilizar mil mil millones de euros. Salvo en lo que se refiere a las medidas de seguridad y la puesta en marcha del recinto de la Zona Franca en Los Barrios, del resto de inversiones poco se sabe. ¿Quedan pendientes de que haya Presupuestos en 2020?

-Se olvida usted de la Algeciras-Bobadilla.

-Bueno, esas obras no van especialmente rápidas.

-Vayamos por partes. Como usted dice, hay un Plan Especial del Gobierno para el Campo de Gibraltar que representa una apuesta muy clara por la potenciación de la comarca y está valorado en esa cifra, mil millones de euros. Pero eso estaba anclado en unos Presupuestos Generales del Estado que nunca vieron la luz y que, además, desembocaron en una convocatoria de elecciones en abril y luego una repetición en noviembre, con un Gobierno en funciones y casi sin capacidad presupuestaria para hacer modificaciones del calibre que requieren los proyectos de ese plan. Y, a pesar de eso, se han hecho cosas como el recinto fiscal, donde se han iniciado las obras de delimitación de la zona. Y las obras de la Algeciras-Bobadilla siguen adelante. Usted dice que van lentas, pero los resultados están ahí, aunque no se vean: no hay un solo tramo en el que no se esté trabajando de una forma u otra, ya sea con obras o con procesos de licitación, como los de la electrificación de la vía, que requieren de una tramitación increíble. Dicho todo esto, lo que se quedó sin ejecutar se incluirá en los Presupuestos de 2020. Ese es el compromiso del Gobierno de España porque el Campo de Gibraltar es una prioridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios