antonio sanz. presidente del pp de Cádiz y ex delegado del gobierno en andalucía

"Dije que ganaríamos la guerra al narco y así se ha hecho"

  • "Los errores de un Gobierno irresponsable han puesto al sur de España en el punto de mira de las mafias de la inmigración", critica

Comentarios 3

Una vez más Antonio Sanz ha tenido que rehacerse. Tras el varapalo que le supuso tener que abandonar en junio una Delegación del Gobierno en Andalucía en la que estaba muy a gusto, se centra ya en sus responsabilidades como presidente provincial del PP de Cádiz y como nuevo portavoz de la Comisión de Interior en el Senado. En esta entrevista analiza los pasos dados por el nuevo Gobierno socialista en materias que ha tratado de cerca como la inmigración o la seguridad ciudadana en el Campo de Gibraltar, al tiempo que da su opinión sobre los próximos procesos electorales y sobre la situación interna de un PP algo convulsionado en el que Sanz no apostó esta vez por caballo ganador.

-Usted acumula muchas alegrías y muchas tristezas en política pero, ¿dejar el cargo de delegado del Gobierno ha sido una de las cosas que más le ha dolido en su carrera política?

Ahora hay pateras todos los días, hasta con levante. Este Gobierno ha perdido el controlde la inmigración"

-No, hombre. Esto es la democracia, hay que aceptarlo y yo estoy acostumbrado a estos cambios. Además, sé conectar y desconectar con facilidad de los cargos públicos en los que estoy. La de la Delegación del Gobierno ha sido una etapa muy bonita que creo que ha sido muy productiva para los andaluces y en la que hemos procurado que la institución fuera cercana y, sobre todo, un ejemplo de cooperación y lealtad con el resto de administraciones. Eso creo que está consolidado. Pero uno no puede vivir del pasado. Hay que mirar al futuro y ahora tengo tareas por delante que me apasionan, como preparar al PP de Cádiz para las elecciones que vienen y presidir la Comisión de Interior del Senado, algo que me hace mucha ilusión porque hay que abordar cuestiones esenciales como el yihadismo, el narcotráfico o la inmigración.

-Hablando de inmigración, ¿contaba usted antes de dejar el cargo de delegado con la avalancha de pateras que está habiendo este verano en las costas andaluzas?

-Nunca en la intensidad en la que se ha producido. Creo que ha habido errores importantes desde el principio por parte de un Gobierno irresponsable y demagogo. Y también ha habido errores diplomáticos, porque nuestras relaciones con Marruecos en estas cuestiones han sido siempre de máxima prioridad y ahora sin embargo no han cristalizado. Pero creo que el principal error ha sido usar la inmigración para la demagogia y el electoralismo de una manera imprudente y provocando un efecto llamada sin precedentes.

-Se refiere al 'Aquarius', ¿no?

-Me refiero al Aquarius y al aviso de que se iban a quitar las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla, y al aviso de que no se iban a hacer devoluciones en caliente, algo en lo que ya han tenido que rectificar, y a la decisión de traer el OpenArms precisamente a la zona de España más saturada en materia de inmigración... Todo ello puso al sur de España en el punto de mira prioritario de las mafias de la inmigración. Hace años hablábamos de que llegaban 5.000 o 6.000 inmigrantes al año, y ya hemos superado en más de 5.000 los que vinieron el año pasado. Si esto sigue así podemos llegar a cifras de 40.000 ó 50.000 inmigrantes al año, lo que sería la mayor crisis migratoria de la historia de España superando incluso la de los cayucos en Canarias.

-Pero el repunte de la llegada de pateras se produjo hace ya unos años, cuando gobernaba el PP...

-Es que hubo un cambio de ciclo y de comportamiento de las mafias, que variaron las rutas de la inmigración. Aún así, no se llegó jamás a las cifras de ahora. La situación estaba controlada, con dinámicas unas veces más altas y otras más bajas. Pero es que ahora hay pateras todos los días, incluso con levante, y con una presencia de menores desorbitada. Este Gobierno ha perdido el control de la inmigración. El sistema se ha desbordado y si la cosa no ha ido a más ha sido por el trabajo tan excepcional de Guardia Civil, Policía Nacional, Salvamento Marítimo y Cruz Roja, que se merecen el reconocimiento de la sociedad. También hay que aplaudir el trabajo de los ayuntamientos, que se han volcado en la atención a los inmigrantes sin recibir ayuda del Gobierno.

-¿Por qué dirige el PP andaluz buena parte de sus críticas en materia de inmigración hacia la Junta de Andalucía?

-Porque a la Junta también se le ha descontrolado la situación. Es que en los centros para menores inmigrantes hay chavales que se escapan todos los días a decenas. Imagínese lo que se montaría si eso le hubiera pasado a un gobierno del PP... El problema de la inmigración es gravísimo pero pese a ello Pedro Sánchez y Susana Díaz no han tenido ni un momento para reunirse estos días pese a que han coincidido de vacaciones uno al lado del otro.

-¿El mando único en materia de inmigración es la solución?

-Si la política del Gobierno es irresponsable, las consecuencias son las que estamos pagando. Lo prioritario es aplicar esa solidaridad responsable que siempre ha caracterizado a España en materia de inmigración. El general que ha asumido el mando único es una persona excepcional y preparadísima. Pero nada podrá hacer si no cuenta con una política seria y responsable, si no cuenta con los medios necesarios y si no existe cooperación interadministrativa.

-¿Es usted de los que piensan que el acoso al narcotráfico en el Campo de Gibraltar se ha debilitado al tener que dedicar tantos efectivos policiales a controlar la inmigración en el Estrecho?

-La verdad es que ha habido momentos muy críticos en ese sentido, pero no quiero hacer alarmismo con eso porque el éxito policial en el Campo de Gibraltar es extraordinario. En esa comarca se sigue desarrollando el plan especial que puso en marcha el Gobierno de Rajoy, con refuerzo de medios y de operativos para la lucha contra el narcotráfico. Como consecuencia de ello se está logrando desarticular organizaciones criminales desde el origen, atacando sobre todo el blanqueo de capitales. La labor de la Guardia Civil, la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera, junto con las investigaciones de la Agencia Tributaria, han permitido que hoy nadie ponga en cuestión el Estado de Derecho en esa zona y que nadie siga diciendo eso de que había cárteles de la droga en el Campo de Gibraltar. Dije un día que todos los narcos irían cayendo uno a uno, y dije también que esta guerra la ganaríamos por tierra, mar y aire. Así se ha hecho y así se está haciendo. Lo importante es que haya continuidad.

-Tengo que preguntarle también por su partido. ¿Qué pierde el PP sin Soraya Sáenz de Santamaría como presidenta?

-Aquí lo importante es que todos los activos que hay en el PP seguimos en el proyecto. A todos nos une un proyecto común, unos valores y unas ideas. Y este es un momento de unidad y de fortaleza. Superado el congreso, lo importante es defender el proyecto. Y estoy seguro de que con el proyecto que encabeza Pablo Casado vamos a recuperar muy pronto el Gobierno de España.

-Algún cargo del PP gaditano, como el alcalde de Vejer (José Ortiz), le echó en cara que la dirección provincial se posicionara abiertamente a favor de una de las candidatas. ¿Asume esa crítica o le molesta?

-Es que creo que los presidentes provinciales del partido tienen la misma libertad que los presidentes locales para posicionarse en un proceso interno. O que un alcalde. La verdad es que no conozco un presidente provincial del PP en toda España que no se posicionara. Pero no me lo tomo como un reproche. Yo tengo muy buenas relaciones con mis compañeros, siempre he apostado por un liderazgo compartido y éste es un equipo ganador en el que incluyo a todos. Lo importante es que sigamos fuertes y unidos en torno a este proyecto que lidera Pablo Casado.

-¿Cómo encara el PP de Cádiz todos los procesos electorales que se avecinan?

-El PP de Cádiz goza de buena salud y siempre se ha destacado por su unidad interna, por su capacidad de trabajo y por tener un equipo que gana elecciones. El momento de los procesos internos se ha terminado. Ahora es el momento de ganar elecciones y, más importante aún, de trabajar en positivo por la provincia. La gente no quiere ver problemas internos en un partido. La gente lo que quiere es que el partido se vuelque al cien por cien en resolver los problemas. Por eso mi reto no es sólo ganar elecciones sino trabajar en positivo por la provincia llegando a acuerdos de consenso con los demás partidos.

-Curiosa la similitud que hay en el PSOE y en el PP. Ambas direcciones regionales en Andalucía tienen a un 'jefe' en Madrid al que no respaldaron...

-No, no. Hay una diferencia muy clara. Y es que, al contrario que le pasa a Pedro Sánchez, que no se fía de Susana Díaz, Pablo Casado dijo desde el primer día que confiaba en Juanma Moreno y en todas las direcciones provinciales. El PP está acostumbrado a hacer sus renovaciones por adición y no por exclusión.

-¿Cree que habrá elecciones generales anticipadas o que Pedro Sánchez apurará hasta mediados de 2020 para convocarlas?

-Pedro Sánchez es tan irresponsable que no adelantará las elecciones ni aunque su partido se lo pida. Él no se ha visto en otra y sabe que si las convoca dejaría de ser presidente. Pedro Sánchez no es que se haya emborrachado de poder, es que tiene un coma etílico desde el primer día. Sólo así puede entenderse las decisiones tan alarmantes que está tomando, como lo de usar el avión presidencial para un viaje familiar y decir después que es una cuestión de Estado, o lo que ha hecho con la inmigración, o las cesiones al desafío independentista, o el traslado de los presos de ETA... Pero nada se sabe de las cosas que realmente tiene que hacer, como aprobar ese nuevo sistema de financiación autonómica que, por cierto, tanto reclamaba Susana Díaz a Mariano Rajoy. Ahora sin embargo la presidenta de la Junta está callada. Y eso pasa porque le tiene miedo a Pedro Sánchez y prefiere renunciar a defender a Andalucía antes que enfrentarse a él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios