Mi admirado coronel

A la gente suele no gustarle la lluvia, la nobleza, el frescor, la generosidad. A la gente todo lo más, lo que le gusta es meterse en los charcos, sucios, agua invertida en nada.