Andaluces, ¿levantaos?

¿Por qué, entonces, esa obsesión en ridiculizar y desprestigiar todo lo andaluz, sin querer buscar sus orígenes? Y en sus homenajes sólo tópico. ¿Flamenco, coplas, chistes? No lo sé. Siguen los viejos hados del silencio y el olvido. Qué pena. Cuánto dinero gastado para nada.