Real Balompédica - Córdoba CF | Entrenadores Calderón: "Cuando nos quisimos dar cuenta ya estaba todo perdido"

  • El técnico de la Balona afirma que el partido "fue un suplicio" y resalta que el objetivo ya estaba conseguido

  • El míster rompe una lanza por Williams: "Estaba y está súper preparado"

Antonio Calderón en el Municipal de La Línea.

Antonio Calderón en el Municipal de La Línea. / Erasmo Fenoy

El entrenador de la Real Balompédica Linense, Antonio Calderón, compareció en rueda de prensa tras la contundente derrota de este domingo ante el Córdoba CF (0-5) en la que dijo que su equipo no tuvo "respuesta en ningún momento" y afirmó que tras los primeros goles el encuentro "fue un suplicio", aunque destacó que el objetivo de la temporada ya estaba conseguido.

"Está claro que se notó que la semana pasada conseguimos el ascenso y eso nos liberó y no fuimos capaces de competir como requería el partido. Si a eso le añadimos que cometimos errores y nos marcaron un par de goles pronto, un equipo muy necesitado, con jugadores muy experimentados... al final el encuentro es lo que se vio. No tuvimos respuesta en ningún momento y cuando nos quisimos dar cuenta ya estaba todo perdido", comenzó el técnico.

"El equipo lleva todo el año súper concentrado, con una gran exigencia, cada partido siendo una final, y puedo entender que, después de haber conseguido el objetivo en Murcia, se relaje. Lo de este partido, bajo mi punto de vista, fue un accidente. Tuvimos dos errores muy pronto, cuando ellos no habían hecho nada. El Córdoba empezó con ciertos nervios, pero cometimos esos fallos y lo aprovecharon. A partir de ahí, el encuentro fue un suplicio para nosotros y nuestros aficionados", abundó Calderón.

El preparador resaltó lo conseguido durante la campaña: "Lo importante es que el trabajo ya está hecho. Hay que mirar con perspectiva. Aprecio que los aficionados, a pesar del partido tan malo que hicimos, agradezcan el trabajo hecho durante el año. Estas cosas suelen pasar. Lo importante es que aprendamos de ellas, porque aún nos queda un partido y tenemos que estar mucho más concentrados".

Sobre si se equivocó al poner a Willians como portero titular en el encuentro, respondió: "Antes de empezar le dije al equipo que yo no regalo a nadie nada y todos los que jugaron lo merecían. Nacho Miras ha hecho un temporadón, pero también podía haber fallado porque la semana pasada conseguimos un objetivo que nos ha desgastado mucho y ante el Córdoba no fuimos capaces de conectarnos. Celebramos mucho, nos hicimos la foto oficial el sábado, que habíamos pospuesto para no distraernos en los partidos anteriores... Si el partido se hubiera dado de otra manera, los jugadores se hubieran metido en el encuentro, pero como al principio ya hubo dos o tres goles muy rápidos, eso nos mató".

"Tenía el pensamiento de poner a Williams desde el primer momento. Estaba y está súper preparado, pero se dio el día que se dio, cometió un error, pero le podía haber pasado a cualquiera. A lo largo de la temporada en partidos donde estuvimos muy concentrados cometimos errores, y hoy (por este domingo) que veníamos de una semana más relajada era normal que aparecieran otros errores", abundó.

"No queríamos que ocurriera así. Era el último partido en casa, frente a nuestros aficionados, con la fiesta del ascenso... pero eso al rival no le importaba y la experiencia me dice que cuando celebras algo en casa el equipo contrario se aprovecha porque los jugadores están más relajados. Recuerdo en el vestuario del Cádiz, siempre que íbamos a un campo así decíamos "Uy fiesta, aquí ganamos", y es lo que pasó. Nos ha pasado y de muy mala manera, porque irte al descanso con cuatro goles te dan ganas de irte a casa. La responsabilidad es mía, al igual que cuando el equipo pelea cada domingo por conseguir el ascenso, porque no conseguí que el equipo tuviera carácter y concentración", continuó el técnico.

Calderón comprende las quejas de la afición al descanso, cuando perdían 0-4: "La afición es sabia. Quiere ver a su equipo jugar bien, pero cuando ve que no juega bien se enfada porque quiere más cosas. Al final del partido, nos premió por lo que hemos hecho durante la temporada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios