Real Balompédica Linense Cumbre por Antonio Calderón

  • Entrenador y presidente de la Balona se emplazan a una reunión presencial

  • Entre ambos decidirán si el preparador sigue en el cargo el curso próximo

Raffaele Pandalone y Antonio Calderón charlan sobre el césped del Municipal

Raffaele Pandalone y Antonio Calderón charlan sobre el césped del Municipal / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica Linense tomará la decisión de si Antonio Calderón continúa en su cargo, después de un año y medio en el banquillo, en una reunión para la que han quedado emplazados el entrenador y el presidente, Raffaele Pandalone. El míster, que conoce que hay otros clubes que le recibirían con los brazos abiertos, ha declinado contestar a oferta alguna hasta que no conozca la de la Balona e insiste en todas sus manifestaciones públicas en que está “muy a gusto” en la entidad y en que siempre tuvo la sensación de contar “con el respaldo” del máximo responsable de la misma.

La posible renovación de Antonio Calderón por la Real Balompédica Linense se antoja uno de los secretos mejor guardados desde que finalizó la andadura albinegra en la Segunda división B. Un misterio que se resolverá en una reunión que mantendrán el presidente de la entidad, Raffaela Pandalone, y el preparador gaditano en breve, aunque en una fecha aún por establecer. Si esa entrevista no se ha producido ya es, en buena medida, porque el empresario romano ha estado buena parte de la última semana fuera de España.

De momento no han trascendido, al menos de manera oficial, las posturas con las que ambos llegarán a la mesa. Eso sí, el preparador ha repetido en sus últimas comparecencias públicas que está “muy a gusto” en la entidad de La Línea y la decisión de la directiva está condicionada por un hecho irrefutable: los albinegros lograron el ascenso a la Primera RFEF, el objetivo marcado cuando arrancó la competición.

En un verano que se antoja largo, muy largo, los seguidores de la Balona ya tienen su primer culebrón para especular y no es otro que la renovación (o no) de su entrenador, Antonio Calderón, y de los miembros de su cuerpo técnico. Después de momentos muy complicados en la temporada y de una despedida más bien aciaga (derrotas ante el Córdoba y en la visita al Sevilla Atlético) lo que queda es que la escuadra linense jugará la próxima campaña en la atractiva categoría de nuevo cuño.

La directiva ya ha comenzado a trabajar en el próximo proyecto. De hecho el club cuenta con trece jugadores con contrato en vigor para la próxima andadura. Lo que no quiere decir ni que esos trece vayan a seguir en la entidad el curso que viene ni que alguno de los que no cuentan con renovación automática no vayan a seguir en el vestuario. Pero hay una parte del trabajo hecho.

Como en cualquier proyecto, la decisión del cabeza visible del proyecto (en este caso del deportivo) es un momento decisivo. Calderón no tiene contrato en vigor y ya le han llegado ofertas de diferentes puntos del país e incluso desde otros países. Pero el míster, así se lo ha transmitido a la entidad antepone la conversación presencial con Raffaele Pandalone –otra cosa es que lo hagan con frecuencia por teléfono- a una decisión. El empresario romano no solo está pendiente de exponerle la oferta económica, sino de detallarle cuál es el proyecto deportivo en sí.

En el organigrama del club no todos son partidarios de la renovación de Antonio Calderón a pesar de que haya conseguido conducir al equipo hacia el ascenso. Pero ya quedó patente en el pasado, en decisiones como las que afectaron al fichaje y a la continuidad de Jordi Roger, que la opinión del máximo responsable del club en este apartado es mucho más que vinculante: diríase que definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios