Real Balompédica Linense Un candado llamado Nacho Miras

  • El meta de la Balona comparte con Nauzet García (Tamaraceite) la condición de menos batido de todo el grupo IV de Segunda B

  • En ese apartado Balompédica está en el ‘top ten’ del conjunto de la categoría

Nacho Miras atrapa un balón durante un entrenamiento en el Municipal

Nacho Miras atrapa un balón durante un entrenamiento en el Municipal

El guardameta de la Real Balompédica Linense Nacho Miras y el de la UD Tamaraceite  Nauzet García son, con 0,67 goles por partido, los que acreditan mejor balance no solo en el grupo IV-A, sino en todo el conjunto del grupo IV de la Segunda B. El cancerbero albinegro, y por extensión su equipo, está en el top ten entre los 102 clubes que militan esta temporada en la categoría de bronce.

La monumental intervención que el pasado domingo realizó nada más comenzar la segunda parte -que permitió a la Real Balompédica llegar viva al final del encuentro con Las Palmas Atlético y arrancar un empate en terreno insular- volvió a poner de manifiesto la grandísima temporada que está realizando el portero de la Balona Nacho Miras. No es una afirmación gratuita. El guardavallas es, con un promedio de 0,67 goles por encuentro, el menos batido del grupo IV-A de la Segunda B junto a Nauzet García (UD Tamaraceite). Ambos lo son, a su vez, de todo el grupo IV, ya que los mejores conjuntos en ese apartado de IV-B, las dos mejores escuadras en ese apartado, Linares Deportivo y Córdoba CF, presentan un balance de 0,80 dianas por encuentro, tras el que ambos disputaron el pasado domingo y que acabó con victoria califal (2-1).

La Balona ya sabe lo que es disfrutar de una defensa eficiente. Se antoja muy lejano, pero solo hay que remontarse a diciembre de 2018. El equipo de La Línea, entrenado por Jordi Roger (hoy al frente del Atlético Baleares) podía alardear de ser, junto al Liverpool, el equipo menos batido de las tres primeras categorías de las cinco grandes ligas europeas: España, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia. En quince partidos (los mismos que lleva ahora en Liga) el riojano Javi Montoya (ahora en el Mérida) había visto profanada su portería en seis ocasiones, cuatro menos que en el presente curso.

Poco más de dos años después el cerrojo de la Balona sigue funcionando, ahora bajo el mandato de Antonio Calderón y con un descollante Nacho Miras en el marco. El portero (ubetense de cuna, pero forjado futbolísticamente en Jerez) ha recibido, con el del pasado domingo en Las Palmas, 10 goles en 15 encuentros. El guardavallas, en edad sub-23, llegó a la Balompédica después de su formación académica en Estados Unidos (North Carolina FC) y tras ser renovado el pasado verano, a pesar de no jugar un solo partido en el curso anterior, tiene contrato hasta junio de 2022.

En el grupo IV-A de Segunda B y atendiendo al promedio -que es la fórmula más fiable debido al elevado número de encuentros aplazados-, solo Balona y Tamaraceite acreditan 0,67 goles por jornada, una cifra que está lejos de la que pueden presentar los dos mejores equipos en ese apartado del grupo IV-B (0,80).

En el cómputo de los 102 equipos que compiten esta temporada en la Segunda división B, los que más seguridad demuestran tras estas quince primeras jornadas son Calahorra e Ibiza (0,27) cuyos porteros son, respectivamente, el tinerfeño Roberto Gutiérrez (ex de Mirandés y Tenerife en Segunda) y Germán Parreño (que llegó a debutar en Primera con el Espanyol y jugó con Elche, UCAM y Girona en Segunda).

Completan el podio, ex aequo, el meta del Villanovense Pedro López, forjado en la cantera del Real Betis, con cuyo primer equipo llegó a estrenarse en Primera y el murciano Miguel Serna (Unionistas de Salamanca).

La quinta plaza es para el Logroñés (0,53) y comparten la sexta, con 0,60: Villarreal B, Hércules, Badajoz y el Mérida del ya mencionado Javi Montoya.

En el décimo puesto, con 0,67 goles por partido, además de Balona y Tamaraceite, están dos conjuntos con reciente pasado en Primera Deportivo de La Coruña y Numancia de Soria.

"Me siento orgulloso de haber respondido a la confianza que el club depositó en mí"

“Estamos haciendo una buena temporada, ahora también están acompañando los resultados del equipo y a falta de tres partidos estamos donde queríamos”, señala el guardavallas al ser preguntado por sus registros. “Estoy muy contento, sobre todo porque creo que como equipo nos lo merecíamos, aunque quedan tres partidos y una segunda fase en la que si no estamos metidos de nada valdrá lo que hemos hecho”.

“A título personal me siento orgulloso de haber podido responder a la confianza que el club depositó en mí”, admite. “Yo siempre confié en mi trabajo, pero hasta que no se da la oportunidad de jugar y de demostrar…”.

“Se está dando la temporada bien, me siento a gusto y palpo que estoy mejorando”, subraya. “Cada partido me siento más portero y aunque sé que todavía queda mucho por mejorar y que el objetivo es acabar la temporada siendo mejor portero que cuando empezó, también es verdad que tengo muchas ganas de trabajar y de seguir creciendo, porque me siento un afortunado de poder dedicarme a lo que más me gusta”, finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios