Sevilla

El tren convencional de Sevilla a Málaga y Granada lleva más de 14 meses cortado

  • La plataforma en defensa del tren rural se reúne este martes con la consejera de Fomento y le exigirá que se abra ya el tramo Osuna-Pedrera para mitigar el despoblamiento rural

Concentración de la marcha por el tren rural andaluz, en la estación de Pedrera, en noviembre pasado. Concentración de la marcha por el tren rural andaluz, en la estación de Pedrera, en noviembre pasado.

Concentración de la marcha por el tren rural andaluz, en la estación de Pedrera, en noviembre pasado. / D.S.

La circulación de trenes convencionales desde Sevilla a Málaga y Granada sigue cortada desde el 21 de octubre de 2018 en el tramo de Osuna a Pedrera. Desde hace más de 14 meses, a consecuencia de la caída de un puente sobre el río Blanco en Aguadulce, los viajeros tienen que transbordar en autobús en este punto y volver al tren pasado ese tramo, con inconvenientes y dificultades mayúsculas.

Lo más sangrante es que hay una variante ferroviaria alternativa construida desde abril de 2019 por la que pueden pasar los trenes, pero sigue cerrada y sin estrenarse por el desacuerdo entre las administraciones responsables: la Consejería de Fomento de la Junta (titular del suelo donde se ha hecho esa variante) y ADIF (el administrador de infraestructuras ferroviarias). Ni Junta ni ADIF parecen primar el interés ciudadano.

La Plataforma en defensa del Tren Rural de Andalucía (PTRA) se reúne este martes con la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, a la que exigirá que acometa definitivamente la apertura del tramo ferroviario entre Osuna y Pedrera, nodo de comunicación de varias provincias andaluzas, así como la culminación de los corredores Mediterráneo y Atlántico.

La plataforma se suma, además, a la reclamación del diputado en las Cortes de Teruel Existe al próximo Gobierno de la nación de paralizar el cierre de las taquillas de venta de billetes en las estaciones que tengan una demanda inferior a 100 viajeros. La idea de Renfe y Adif es sustituir estas taquillas por máquinas expendedoras automáticas. Esta situación afecta a las taquillas de Osuna, Pedrera y Guadalcanal, en Sevilla, así como a otras andaluzas y a 150 españolas en total.

El orden del día de reunión entre esta plataforma y la Consejería de Fomento incluirá, por tanto, cuestiones que no por antiguas han dejado en absoluto de ser actuales. Así lo explica Juan Pérez Unquiles, miembro de la PTRA, quien defiende que el desarrollo de los trenes de alta velocidad “no puede ir siempre en detrimento de la comunicación entre los pueblos”. Hacerlo de otro modo, señala Pérez Unquiles, sería incumplir con el compromiso de las administraciones de paliar el creciente fenómento de la despoblación en el entorno rural.

La reapertura del tramo Osuna-Pedrera permitiría activar una red que ha proporcionado dinamismo en la región. “El tren es fundamental para el mundo rural y su desaparición agrava la situación de la llamada España vaciada”, advierte Pérez Unquiles, que incluye ambas estaciones como parte de las reclamaciones en línea con la reivindicación lograda por Teruel Existe en el proceso de investidura del próximo presidente del Gobierno.

La plataforma demanda que Renfe y ADIF “cumplan de inmediato el acuerdo pactado entre Teruel Existe y el PSOE y que, en un periodo de seis meses, el nuevo Gobierno organice adecuadamente la venta de billetes en las estaciones ferroviarias de más de 142 pueblos de toda España y estudie la importancia del ferrocarril para la vertebración del territorio”.

Desde la plataforma no entienden que Renfe y ADIF “retiren de las estaciones ferroviarias de los pueblos la venta personal de billetes en un momento en que se piensa hacer políticas activas en favor de la España vaciada”.

“El personal ferroviario, con sueldos aceptables y fijos, aportaba y aún sigue aportando actividad económica a los pueblos en los que paraba o aún para el tren, igual que la aportaban las personas que se acercaban a esos pueblos a tomar el tren o a traer y recoger mercancías”, explican desde este colectivo, que señala que “el tren hacía posible también el desplazamiento fácil para el trabajo en otros lugares o para conseguir los servicios que el pueblo no daba”.

Entre las 142 estaciones españolas con una demanda inferior a 100 viajeros diarios y que están sujetas al programado cierre de sus taquillas, tres corresponden a Sevilla de un total de 18 localidades andaluzas: Osuna, Pedrera y Guadalcanal (Sevilla); Benaoján-Montejaque, Campillos, Cortes de la Frontera, Gaucín y Jimera de Líbar (Málaga), Calañas, Jabugo-Galaroza y La Palma del Condado (Huelva); Espeluy y Jódar-Úbeda (Jaén), Guadix (Granada) y Jimena de la Frontera (Cádiz).

Desde la plataforma piden a las fuerzas políticas “que hagan lo que esté en sus manos para que Renfe y ADIF pasen inmediatamente a seguir vendiendo los billetes en las estaciones ferroviarias de nuestros pueblos” y que emitan “un comunicado explicando como volverá a vender, de inmediato, los billetes en las estaciones de nuestros pueblos”.

Renfe lleva un millón de euros gastados en el transbordo de viajeros en autobús entre Osuna y Pedrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios