Rosa Díez, portavoz de UPyD

"UPyD va a ser el partido clave para una alternativa en Andalucía"

  • La portavoz de UPyD confía en que su partido será decisivo, frente al bipartidismo de PSOE y PP.

Comentarios 30

TARDE calurosa de julio en Madrid. En su despacho del Congreso de los Diputados, Rosa Díez repasa su trayectoria política, marcada ahora por un propósito ambicioso, que no será nada fácil para Unión Progreso y Democracia: convertirse en una alternativa sólida al bipartidismo.

-¿UPyD es el partido de los votantes cabreados con el PSOE y el PP?

-No, es el partido de los convencidos. El cabreo es una actitud negativa. Este es un partido formado por gente optimista que quiere cambiar las cosas. Nuestros votantes son los que no se resignan.

-¿Tienen una ideología definida?

-UPyD es un partido que se define como transversal y progresista. El progresismo ya no es de la derecha ni de la izquierda, sino de políticas que lleven al progreso. Y somos transversales porque creemos que, en el siglo XXI, es una exigencia la convivencia de la socialdemocracia y el liberalismo. También somos un partido laico en el verdadero sentido, no antirreligioso, sino que defiende la separación entre Iglesia y Estado.

-¿A quién le han quitado más votos al PSOE o al PP?

-Nos vota gente con libre albedrío, que una vez ha podido votar al PSOE, otra al PP, o se había quedado en la abstención. Creo que es gente de voto reflexivo, que no se resigna a votar a los que ya le han defraudado.

-En la política autonómica, hay quien dice que su partido está a la derecha de la derecha…

-Es una reflexión superficial. A ver, defender que la educación sea competencia del Estado, precisamente para garantizar la igualdad, ¿es de derechas o de izquierdas? Defender que las cuencas hidráulicas, el agua, es un bien común, de interés nacional, y no lo deben gestionar las autonomías ¿es de derechas o de izquierdas? Y que se cambie la Ley Electoral para que el voto valga igual en toda España… Eso es de sentido común, como defender una Justicia independiente, o que no haya privilegios fiscales en los conciertos del País Vasco y Navarra. Es de Primaria de democracia. Por eso, nacemos para defender el Estado, la unidad de la nación; no desde un imperativo sentimental, sino democrático.

-En los últimos días ha abandonado su partido Mikel Buesa, uno de los fundadores, y han abierto expediente disciplinario a 14 militantes. ¿Les ha llegado ya la primera crisis interna?

-No hay una crisis. El partido está más fuerte que nunca. Esos 14 expedientes no son nada en un partido de implantación nacional. PP y PSOE abren muchos más expedientes, continuamente, y ni siquiera nos enteramos. En este caso se trata de unos militantes que se han situado ellos mismos al margen del partido, creando una organización paralela, y eso no se podía permitir. En cuanto a Mikel Buesa, respeto su decisión de irse del partido, pero no la comparto.

-¿El filósofo Fernando Savater es la guinda de UPyD?

-Savater es uno de los fundadores, como yo. No está en un cargo orgánico, porque él se ve en una posición más teórica y de impulso, pero compartiendo responsabilidad política.

-Si se convirtieran en partido bisagra para el Gobierno, como aspiran, ¿a quién apoyarían, a socialistas o populares?

-Apoyaríamos políticas… Como ahora en el Congreso de los Diputados. No miramos quién presenta las iniciativas, sino si nos parecen positivas.

-Ya, pero ¿puestos a elegir?

-Podría votar a los dos, según el caso; y a ninguno también. No me sentiría obligada.

-Pasemos a Andalucía. Es una de las comunidades en las que han crecido más, pese a que no tienen líderes conocidos.

-En Andalucía vamos a ser el partido clave, tanto en las próximas autonómicas como en las municipales. Vamos a ser clave en muchos ayuntamientos, sobre todo de ciudades y pueblos grandes, a pesar de que no conozcan a nuestros candidatos todavía. Los resultados de las elecciones europeas demuestran que podemos crecer mucho. Sorprendieron, pero a nosotros no. Sabemos que en Andalucía hay mucha gente que está harta, de los unos y de los otros, y que quiere participar.

-En Andalucía siempre ha gobernado el PSOE. ¿Qué haría UPyD si fuera clave para la Junta, como dice usted?

-No apoyaríamos un gobierno andaluz de continuidad, obviamente. Aunque nos podemos encontrar que unos y otros fueran parecidos. Se requiere una alternativa, no una alternancia, porque hay mucho que cambiar. Y se puede cambiar, no hay que frustrar esa posibilidad. Pero UPyD no tiene un precio fácil. No queremos dos consejeros, no quiero ninguno, sino otra política.

-¿Se presentarán como el partido del cambio en Andalucía?

-Sí, pero no sólo para cambiar las personas y hacer lo mismo. Somos ambiciosos. Creemos que en Andalucía hace falta no sólo un cambio de talante, sino de régimen. Cuando un partido gobierna tanto tiempo, es un problema de salud democrática, incluso para el partido que está en el poder. Si esto lo dijimos en el País Vasco con el PNV, pues también vale para Andalucía.

-¿Por qué se fue del PSOE?

-El PSOE empezó a romper los grandes consensos, en el Pacto Antiterrorista y en el modelo de Estado. Eso causó sufrimientos y desigualdades. Defendí que se modificara esa posición, creí que era una línea mayoritaria en el PSOE y que muchos pensaban como yo. Intenté cambiar desde dentro, pero después llegué a la conclusión de que era inútil y me fui.

-Y ha dejado heridas sin cerrar…

-No me fui porque me maltrataran o me empujaran a irme, aunque algunos lo hacían. Me fui cuando no tenía arreglo.

-¿Cómo valora la negociación de la financiación autonómica?

-Es un ejemplo de la falta de visión de Estado y de la irresponsabilidad del Gobierno. El PSOE pactó en Cataluña un modelo de financiación que es inviable para España. En vez de reflexionar, extiende el problema a toda España para disimular la barbaridad. A esto se añade después una crisis que lo complica, pero Zapatero sigue con esa locura de la multilateralidad y la bilateralidad a la vez.

-¿Y su posición cuál es?

-Adaptar el modelo actual, y sobre esa base introducir el factor de la población con su repercusión en servicios básicos, como la sanidad, los servicios sociales, incluso la inmigración. Un cálculo nuevo, con esas correcciones. Y hay que hacerlo a 17, no a 15, porque Navarra y el País Vasco también son comunidades españolas.

-UPyD ha planteado revisar los conciertos forales del País Vasco y Navarra, ¿pero lo dicen en serio?

-Tan en serio. Se puede hacer. Cuando se aprobó la Constitución se incluyeron los derechos históricos, aún sabiendo que era discriminatorio. Pero ese privilegio se puede modificar ahora. ¿Cómo? Pues dejamos los conciertos, pero revisamos el cálculo del cupo, que es injusto. El País Vasco paga ahora 2.000 millones menos de lo que le corresponde y Navarra 600 millones menos.

-¿Cambiará el País Vasco con Patxi López de lehendakari?

-Hay una expectativa. Tenemos no sólo la esperanza, sino la confianza puesta en que eso vaya bien. Sería terrible frustrar esa expectativa y que, dentro de cuatro años, vuelva el nacionalismo.

-¿Es cierto que UPyD no entra apenas en el debate de los temas sociales conflictivos?

-No es cierto. ¿Por qué lo dice?

-En la polémica de la modificación del aborto, por ejemplo, se les oyó poco…

-Hicimos una declaración que ha sido de las más duras. Al principio dijimos que esperaríamos a que el Gobierno presentara el proyecto, pero después nos pronunciamos. El proyecto me parece impresentable, no resuelve las inseguridades jurídicas para los médicos y las mujeres, no resuelve nada. Que se modifique la mayoría de edad para abortar es una aberración. En general, el proyecto es una chapuza. Mezcla los plazos y supuestos, y banaliza un tema tan serio, no sólo en los discursos de la ministra, que también. Yo estoy a favor de una ley como la actual. Para regular el aborto hace falta un consenso sobre una ética común, no sobre la ética privada.

-¿Qué le parece Zapatero como presidente del Gobierno?

- No es un buen presidente. Por encima del interés general de la nación, pone siempre su interés partidario. Y lo hace como estrategia de gobierno. Está preocupado por la demoscopia, pero no por los problemas de los ciudadanos.

-¿Y no cree que entre PSOE y PP irán a por ustedes?

-¡Ya lo han intentado! Al menos empiezan a tomarnos en serio y nos ven como una amenaza cierta. Ahí estamos…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios