Andalucía

María Jesús Montero, una de las pocas ministras seguras que seguirá en el Gobierno

  • Alfonso Rodríguez Gómez de Celis será elegido este martes vicepresidente del Congreso 

María Jesús Montero, este lunes en Huelva. María Jesús Montero, este lunes en Huelva.

María Jesús Montero, este lunes en Huelva. / Europa Press

Comentarios 2

Con la apertura, este martes, del Congreso y del Senado, se inicia la 13º legislatura de la democracia. Esa misma tarde, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, será recibida por el Rey y se comunicará cuándo comienza la ronda de consultas para proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno. Por los resultados del 28 de abril, éste será el socialista Pedro Sánchez, que puede contar con Gobierno en el mes de julio. La actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es uno de los nombres más seguros para seguir en el Gobierno. Lo mismo le ocurre al cordobés Luis Planas, que seguirá en Agricultura o entrará en el Ministerio de Asuntos Exteriores. 

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. / Europa Press

El grupo parlamentario socialista será, claramente, sanchista por primera vez. Todos los nombramientos en el Congreso están sancionados por el secretario general. Es así como se entiende el del diputado sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que este martes será elegido vicepresidente segundo del Congreso. Gómez de Celis ha sido uno de los pocos aliados con los que Pedro Sánchez ha contado en Andalucía desde que se presentó a la secretaría general por primera vez. Enfrentado a Susana Díaz, la dirección del PSOE de Sevilla quiso relegarlo a un puesto irrelevante en la lista de las elecciones generales, pero Ferraz impuso que él fuera el número dos. A la número uno, la ministra María Jesús Montero, le ocurrió lo mismo: la ejecutiva de Verónica Pérez se apoyó en las bases para colocarla en el puesto undécimo.

Gómez de Celis se estrena, pues, en el Congreso, entrando por la puerta grande. Lo primero que deben resolver los miembros de la Mesa del Congreso este mismo martes es la inhabilitación de los diputados independentistas que están en prisión por el juicio del Procés. Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez tomarán posesión de sus cargos, pero el reglamento del Congreso indica que los diputados que se encuentren presos y procesados en firmes, como son sus casos, no podrán ejercer. El Tribunal Supremo, que les juzga, ha dejado en manos de esta Mesa esa decisión, aunque su opinión es que deben ser apartados. Si fuese así, la mayoría absoluta del Congreso no estaría en 176 diputados, sino en 174.

Alfonso Gómez de Celis entra en la Mesa y sale la jiennense Micaela Navarro, que será senadora. Este cambio escenifica muy bien el nuevo poder de Pedro Sánchez en su partido, una vez que ha logrado ganar las elecciones y ha vuelto a colocar al PSOE por encima del listón que dejó Alfredo Pérez Rubalcaba cuando se presentó. Celis es persona de confianza y Navarro, uno de los miembros de la primera Ejecutiva de Sánchez que dimitió para forzar su salida.

Sin Unidas Podemos

La pretensión de Pedro Sánchez pasa por formar Gobierno en solitario con el acuerdo externo de Unidas Podemos y del PNV, aunque el líder de los primeros, Pablo Iglesias quiere entrar en el Ejecutivo. Es complicado que lo consiga, puesto que una coalición con los podemitas podría arruinar la alianza con el PNV y con los regionalistas canarios. No obstante, la formación del Gobierno de Sánchez estará condicionada por esto hasta que sea elegido presidente en el Congreso.

Si fuese a lo largo en las primeras semanas de junio, Sánchez podría nombrar a sus ministros antes de julio. María Jesús Montero seguirá al frente de Hacienda, y la única duda que tienen en el PSOE -al menos, así, se expresan algunas fuentes- es si seguirá con el cargo de ministra o si Sánchez abrirá dos vicepresidencias en el Ejecutivo, una política y otra, económica, en cuyo caso podría ser vicepresidenta.

También se da por segura la permanencia de Luis Planas. Su nombre también ha sonado como posible sustituto de José Borrell al frente de Exteriores. Planas tiene este perfil internacional: ha sido embajador de España en Marruecos y ha ocupado varios cargos en Bruselas, entre éstos el de director del Consejo Social Europeo.

La otra andaluza en el Gobierno es la vicepresidenta Carmen Calvo. Se especuló con su nombre para presidir el Congreso, pero Pedro Sánchez optó por Meritxell Batet por su condición catalana, después de que el Parlamento autonómico vetase a Miquel Iceta para presidir el Senado. Calvo es una de las personas de mayor confianza del presidente en el Ejecutivo.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios