Andalucía

Maíllo sitúa la confluencia con Podemos como una "alternativa de Gobierno"

  • El coordinador general de IU destaca ante la Asamblea Organizativa las posibilidades de un "pegamento" electoral que satisfaga el "hambre de cambio" de sus votantes

Antonio Maíllo, coordinador general de IU Andalucía, en la asamblea celebrada ayer en el complejo Blanco White. Antonio Maíllo, coordinador general de IU Andalucía, en la asamblea celebrada ayer en el complejo Blanco White.

Antonio Maíllo, coordinador general de IU Andalucía, en la asamblea celebrada ayer en el complejo Blanco White. / m. g.

Comentarios 2

Con las elecciones municipales y andaluzas a la vuelta de la esquina, las agrupaciones políticas se rearman en siglas con el objetivo de aumentar sus posibilidades de sumar sillones en los Ayuntamientos y escaños en el Parlamento. Esta necesidad de cara a los comicios se une a un espíritu del tiempo caracterizado por la redefinición de los bloques y las ideologías.

Para referirse a este instante de cambio, el coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, habló de un tiempo de "profunda volatilidad" política durante la intervención que protagonizó en la Asamblea Organizativa de IU Andalucía. Con ese argumento y con el de que IU incremente posibilidades de conformar gobiernos justificó Maíllo la fusión electoral con Podemos: "Estamos en disposición de traducir la responsabilidad histórica de IU con este pegamento de unidad que sirva para satisfacer la demanda de la gente que tiene hambre de cambio", afirmó ante los 350 delegados presentes en la asamblea.

El dirigente reivindicó que la federación está ahora revitalizada, "viva, coleando y fuerte" El contexto político de "profunda volatilidad", otro argumento de peso para promover la unión

Maíllo ofreció un mensaje de aliento frente a los suyos. Una vez ratificada la confluencia en Andalucía con el partido de Teresa Rodríguez para las procesos electores de la próxima primavera, el dirigente andaluz subrayó que en la federación están "vivos, coleando y fuertes". El reto es conformar en Andalucía una "alternativa al tripartidismo de PSOE-A, PP-A y Ciudadanos (C's) mediante "un bloque de cambio".

El nuevo modelo de "confluencia" responde al impulso del coordinador federal de IU, Alberto Garzón, en la última asamblea estatal que consolidó su liderazgo. "Todos los espacios políticos están reorganizándose", señaló antes de destacar "la importancia fundamental de que este proyecto político siga reflexionando y dando pasos adelante en términos políticos y organizativos".

Según el líder de IULV-CA, en Andalucía "se ha demostrado que una organización cohesionada se convierte en una fortaleza política", y "una organización con solidez ideológica como IU se convierte en un pegamento en los procesos de dignidad popular con más agentes, en garantía de seguridad y alternativa de gobierno".

El dirigente de la federación de izquierdas apuntó a que "la unidad se produce desde la comodidad de las partes y desde la acumulación de nuestras tradiciones y cultura política", al tiempo que defendió que dicho proyecto de unidad "se puede hacer entre iguales", todo con la meta de derrocar a unos adversarios, "el tripartito", contra el que no dudó en cargar.

Para Maíllo, el PSOE no puede ser un "motor de cambio" que se hecho "hegemónico" en el Gobierno andaluz "durante 36 años cuyo proyecto político consiste en mantener el poder institucional y las redes clientelares que la apoyan". Al PP-A lo calificó de "una derecha en su modo mas reaccionario y tradicionalista", mientras que a Ciudadanos lo tachó de "joseantoniano y unionista", agrupaciones políticas que no pueden llevar a cabo en Andalucía "un cambio profundo en su modelo productivo, social y económico", como sí puede hacer el bloque del cambio en el que su partido se ha integrado junto a Podemos.

El líder andaluz de IU advirtió en cualquier caso de los "riesgos" de este proyecto. Para ello, principalmente atendiendo a la red municipal, Maíllo avisó de los "sectarismos", un rasgo "incompatible con cualquier proyecto de mayoría". "Es necesario que nos situemos en un espacio en el que quepamos mucha más gente que los que estamos ahora".

En los contextos de dificultades, el dirigente animó a sus compañeros de IU a aplicar "dos tesis": "Que la política esté por encima de todo y pensar en la gente a la que queremos representar, que nos exigen una responsabilidad histórica de Izquierda Unida, la de construir un bloque de cambio que no nos resigne a que sigan gobernando los responsables" del actual modelo.

Maíllo reinvindicó la "trayectoria" de IU e insistió en pedir a sus compañeros que se vuelquen en "hacer política, ser asertivos y muy claros con lo que queremos conseguir", en tanto que advertía de que, a partir de septiembre, "no nos va a parar nadie", aunque "vendrán ataques, durísimos, sobre todo desde el PSOE, que sabe que la unidad del espacio que representamos es una amenaza para su poder". "Si alguien pensaba que nos iba a vencer, se ha equivocado una vez más", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios