Contenido Patrocinado

Reunificación de deudas

Reunificación de deudas Reunificación de deudas

Reunificación de deudas

Si lo que estás buscando es un método de financiamiento que englobe todas tus deudas en una sola, estamos hablando de la reunificación de deudas. Es decir, se trata de solicitar un préstamo para el pago de tus deudas anteriores, donde tan solo deberás pagar una cantidad a un tipo de interés determinado, disminuyendo de esta forma el total de los pagos mensuales que debes realizar.

¿Cuándo debo reunificar deudas?

Te puede ocurrir que no puedas hacer frente a los pagos mensuales de algunos de tus préstamos. Para ello, la reunificación de deudas te será beneficioso para saldar el total acumulado en una sola cuota. 

Pero cuidado, tendrás que asegurarte de que la única cuota no supere a la suma de todos tus pagos. Si la cuota única fuera superior, definitivamente no te saldría rentable reunificar tus deudas atrasadas. En caso de ser inferior a tus pagos mensuales, la reunificación de deudas te permitirá ir recuperando tu capacidad de solvencia mediante el ahorro. 

Agrupación de créditos y préstamos

El procedimiento es el mismo que cuando vamos a pedir un préstamo, con la única diferencia de que este lo solicitarás con el objetivo de pagar todas tus deudas en un solo momento. Algunos de los consejos para reducir los riesgos y aprovechar todas las ventajas de la reunificación de deudas son

  1. Comparar ofertas: realiza una búsqueda entre diferentes entidades, comparando entre ellas las tasas de interés, las comisiones y los plazos de cada una. 
  2. Ahorrar al máximo: si logras reunificar tu deuda y los intereses son más bajos, intenta aprovechar el ahorro restante. 
  3. No reunifiques por comodidad: si verdaderamente no te ves en la necesidad de solicitar una reunificación de deuda, no lo hagas, pues ello podría derivar en una cantidad mayor de dinero a deber. 

A corto plazo, reunificar las deudas te va a transmitir un alivio muy grande. Pero, a largo plazo, el tiempo para salir de tu deuda se va a alargar y puede que incluso los intereses sean superiores y acabes pagando más. 

¿Qué deudas reunificar?

Las deudas que podrías reunificar si tu situación financiera fuera insostenible son: 

  • Préstamos hipotecarios. 
  • Préstamos bancarios. 
  • Préstamos personales.
  • Tarjetas de crédito. 
  • Préstamos para la compra de un coche. 
  • Tarjetas de crédito. 

Por otro lado, no hay límite al solicitar una reunificación de deudas. La cantidad máxima dependerá de la cantidad total a deber y de nuestra capacidad de solvencia. 

Intereses y comisiones de la reunificación de deudas

Los intereses que pagarás con el TAE se pueden elevar como consecuencia de gastos administrativos y comisiones relacionadas con el proceso. Algunas entidades pueden ofrecerte un menor TAE o cuotas más bajas, pero con un TAE superior. 

Respecto a las comisiones, las principales son: 

  • Comisión de apertura: suele estar entre el 1 % y el 3 % del monto a pagar. 
  • Comisión por amortización anticipada: depende de los meses que restaban para acabar el plazo de amortización. 

En definitiva, si tus deudas se han vuelto un problema casi imposible de afrontar, seguramente necesites una reunificación de deudas. De esta manera podrás juntar todas tus obligaciones financieras en un único préstamo con unas condiciones mucho mejores adaptadas a tu situación económica. Tu bienestar financiero es muy importante, por eso no dudes en buscar más información sobre la reunificación de deudas y si es lo más conveniente para ti en estos Economía