Estudio 'Los primeros 1000 días' La microbiota intestinal en la edad infantil pueden influir en la vida adulta

  • Una revisión analiza estudios disponibles sobre los mecanismos de la colonización microbiana en los primeros 100 días de vida

Lactancia materna. Lactancia materna.

Lactancia materna. / Migue -Fernández

En las etapas tempranas de la vida se establece la base para la salud a lo largo de la misma. Por ello, el Instituto Danone ha promovido la realización del artículo de revisión ‘Los primeros 1000 días: una oportunidad para ayudar a reducir la carga de las enfermedades no transmisibles’. Se trata de un documento que analiza como algunos factores como la nutrición y la microbiota intestinal, durante las primeras etapas de la vida, pueden influir en el riesgo de desarrollar enfermedades en la edad infantil y adulta, y que acaba de ser publicado por la revista científica Nutrición Hospitalaria.

La microbiota intestinal, por su papel en la programación temprana de las funciones intestinales y de otros órganos, es un factor que está adquiriendo cada vez mayor relevancia. La microbiota intestinal neonatal, ecosistema bacteriano vinculado con la nutrición, el metabolismo y la estimulación del sistema inmune, afecta al desarrollo del niño durante las distintas etapas del crecimiento y puede tener efectos potenciales a largo plazo en la salud. “La microbiota intestinal se instaura principalmente al nacer y juega un papel importante en el desarrollo y la función de su sistema inmune”, señala el doctor Luis Moreno Aznar, del Grupo GENUD (siglas en inglés de Crecimiento, Ejercicio, Nutrición y Desarrollo) de la Universidad de Zaragoza, uno de los dos coordinadores de esta revisión y presidente del Instituto Danone.

Diferentes factores ambientales influyen en la colonización temprana y el desarrollo de la microbiota intestinal, como el tipo de parto, el uso de antibióticos, la exposición a microorganismos del ambiente, la prematuridad o el tipo de alimentación tanto de la madre como del lactante. Alteraciones en el equilibrio bacteriano del tracto gastrointestinal pueden conducir a aumentar el riesgo de enfermedad en edades posteriores. Por esta razón, optimizar la colonización bacteriana del intestino puede ser una oportunidad para apoyar una salud óptima durante los primeros años de vida e influir en la salud futura.

De los factores ambientales que pueden intervenir durante los primeros 1000 días, la nutrición está bien documentada como una influencia importante en la salud futura. El rápido crecimiento y desarrollo del organismo y sus funciones, desde la concepción hasta la infancia temprana, conllevan requisitos nutricionales específicos durante cada una de las distintas etapas. Así, a lo largo del documento se revisa la importancia de la alimentación desde la mujer durante el embarazo y hasta la del niño de corta edad.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios