defensa. La Armada española participa en labores de seguridad global

Un 'Relámpago' contra la piratería

  • El buque de acción marítima realizado en Navantia-Puerto Real zarpó ayer desde la Base Naval de Rota para participar en la operación Atalanta, de protección de mercantes y pesqueros en el Océano Índico

Comentarios 2

El buque de acción marítima (BAM) Relámpago, con base en Las Palmas de Gran Canaria, y construido por los trabajadores de Navantia en Puerto Real, al igual que los otros tres que forman la primera serie de este tipo de barcos, partió en la mañana de ayer desde la Base Naval de Rota para participar en la operación Atalanta, de lucha contra la piratería en el Océano Índico y el Golfo de Adén.

Decenas de familiares se concentraron ayer en el muelle con el único deseo de poder darles el último abrazo a sus padres, novios, maridos, tíos o abuelos, que se embarcaban hacia las aguas del Índico, ya que no les verán hasta noviembre o febrero del próximo año, meses entre los que terminará la operación del buque. El Relámpago, que entró en servicio el pasado 6 de febrero, navega ya los mares al mando del capitán de corbeta Antonio González del Tánago de la Lastra, que lleva a sus órdenes a un total de 81 marinos, entre dotación, personal de apoyo al helicóptero SH60B embarcado (seleccionado por "su gran valía en la localización, identificación, seguimiento y enfrentamiento de embarcaciones piratas", según la Armada española) y a los infantes de Marina del Equipo Operativo de la Unidad de Seguridad de Canarias.

El despliegue del Relámpago, que es el primero de los BAM que participa en la operación Atalanta, se integra en el compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto el tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas. Y es que en enero de ese año, el Consejo de Ministros aprobó un acuerdo por el que se disponía la participación de unidades militares españolas en la operación Atalanta, acuerdo que fue autorizado un año mas tarde. En esta operación participan unidades de diversos países de la UE, entre los que destaca el papel de España.

El Relámpago es "de tamaño moderado, posee gran versatilidad en cuanto a las misiones a realizar (no sólo en ámbito militar, sino en la cooperación en tareas de salvamento, evacuación o ayuda humanitaria), está dotado con unas altas prestaciones, gran nivel de polivalencia y, como no, de una gran eficiencia para poder hacer frente a la multitud de riesgos que amenazan hoy la seguridad marítima", informaron fuentes militares. En sus ratos de ocio, los 81 marineros embarcados ayer en Rota para luchar contra la piratería en las aguas del Índico, podrán disfrutar durante los meses que le quedan de faena de salas de internet, bibliotecas o gimnasio, instalaciones ubicadas en el interior del Buque.

Una vez finalizada la operación Atalanta, cuya culminación se estima entre los meses de noviembre del presente año y el mes de febrero de 2013, el Relámpago participará en el ejercicio "Ferocious Falcon", en aguas del Golfo Pérsico. Además, durante los mismos meses que el Relámpago estará desempeñando la misión Atalanta, de manera paralela, participará también en actividades de carácter bilateral con Qatar y Arabia Saudí. El despliegue en la costa africana tiene previstas escalas en lugares como Seychelles, Mozambique, República Sudafricana y Cabo Verde. El hecho de que el mismo busque participe en los dos despliegues (Atalanta y África), supone un ahorro económico "bastante importante, que a su vez en un factor determinante para la Armada española", destaca la Armada.

Entre las misiones de los BAM está la lucha contra el tráfico de personas y órganos, de drogas, de armas y de material ilegal en general. Además, participan en rescates y salvamentos, en el transporte de ayuda humanitaria y sanitaria, en la vigilancia medioambiental y en catástrofes naturales, con apoyo médico y logístico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios