Encuentro digital Grupo Joly Violencia de género y covid-19, "dos pandemias" a erradicar

  • Diputación Provincial de Cádiz y Grupo Joly organizaron un encuentro digital para reflexionar sobre ‘La lucha contra la violencia de género durante la pandemia’ en el marco del 25-N

Encuentro digital 'La lucha contra la violencia de género durante la pandemia'.

Una llegó de pronto, fue fácilmente reconocible; la otra lleva con nosotros mucho tiempo, solapada, agarrada a las mismas estructuras que sostienen una sociedad, por ello, ha sido más complicada de detectar pero “también mata” porque estamos ante “dos pandemias”, la causada por la Covid-19 y la violencia machista”. El símil de Irene García, presidenta de la Diputación de Cádiz, resumía a la perfección el tono del encuentro digital La lucha contra la violencia de género durante la pandemia, que organizó este jueves la institución que comanda y el Grupo Joly. Un espíritu rebelde contra cualquier tipo de agresión hacia las mujeres que compartieron los diferentes expertos que dieron forma a la jornada.

Así, Lorena Montero, fiscal de Violencia de Género de la Audiencia Provincial de Cádiz; Rocío Benítez, psicóloga y presidenta de la asociación de Mujeres Progresistas Victoria Kent; Gema García, presidenta de la asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de la Provincia de Cádiz y Daniel Leal, psicólogo y coordinador del programa Hombres por la Igualdad del Ayuntamiento de Jerez, fueron los encargados de arrojar luz a esta peligrosa relación surgida entre los meses de confinamiento y el posterior periodo de restricciones horarias con el día a día de mujeres que conviven con su enemigo.

Una realidad que fue perfectamente dibujada por Rocío Benítez que relató algunas de las duras situaciones por las que han pasado las mujeres víctimas de maltrato y estas “llamadas flash” –ese “grito en la ventana” en el que se convirtieron “los mensajes por whatsapp o esas fugaces llamadas”, tilda– de estas mujeres a los teléfonos de las asociaciones y centros de atención.

Además, Benítez, que también quiso llamar la atención sobre la inconveniencia de haber unificado en el Campo de Gibraltar los partidos judiciales, de tres se ha pasado a uno, habló de la barrera que supone el distanciamiento social también en el tratamiento psicológico de las mujeres que han sufrido maltrato. De hecho, la presidenta de Victoria Kent no dudó en ponerse la mascarilla para explicar gráficamente “esto es lo que veo yo”, “esto es lo que me ven”, “y es cierto que hemos aprendido a expresar con la mirada pero, a veces, necesitamos ser el abrazo que sea la contención, el sostén, para ellas”, lamentaba Benítez la situación.

Un panorama abordado desde la justicia por la fiscal Montero, premio Clara Campoamor e incansable luchadora por los derechos de sus iguales, que confesó que al comienzo del confinamiento sentía “el temor” de quedarse en casa “y sentirme impotente ante la realidad que se había mostrado” aunque, como recordó, durante el estado de alarma “se decretó que la protección de mujeres y los niños por violencia de género era una actividad esencial”.

“Sin embargo –explicó la fiscal sin ambages– se nos impidió ir a los juzgados por cuestiones sanitarias ,y lo que vino a poner en tela de juicio la pandemia es el carácter paupérrimo, lamentable, de los medios materiales de la justicia”. De esta forma, la jurista también reveló que la pandemia “no ha traído un retraso extremo en los asuntos, más de aquel que ya existía antes de la pandemia”, por lo que opina que la pandemia debería servir en su sector “para hacer una fuerte reflexión sobre cómo quieren dotar a la administración de justicia para que sea potente y fuerte”.

Montero también ofreció una documentada radiografía de la situación de las víctimas de violencia machista en la pandemia así, aunque informó de que “disminuyeron el número de denuncias en los juzgados”, se apresuró a interpretar que “eso no significa en ningún caso que descendiera la violencia”. Es más, la fiscal argumentó que en esos meses el número de llamadas al número habilitado por la delegación de Gobierno “superó el 250% de lo que es ordinario” y que aumentó la presión sufrida por medios telemáticos y redes sociales, además de “lo más importante” para Montero que es “el vacío” que han podido sentir estas mujeres en un momento donde la atención mediática estaba volcada en la crisis sanitaria, “cuando había que dejar claro que el sistema seguía funcionando aunque de otra forma” y el problema de que los servicios de atención primaria, oficinas de los ayuntamientos y puntos de encuentro familiar donde recurren estas mujeres estaban cerrados. “Todo ello ha supuesto un problema para canalizar las denuncias. No le podemos pedir a una mujer que denuncie de forma telemática”, acertó.

De otras violencias, como la económica, también se habló durante el encuentro y fue Gema García, presidenta de las empresarias, quien puso de relevancia cómo la pandemia ha estado afectando, “incluso hasta la desaparición”, de negocios regentados por mujeres y habló de “la especial incidencia del virus en la mujer porque es la que más se dedica a los trabajos de cuidado”. Además, García también ofreció la buena noticia de que su colectivo va a empezar una campaña destinada “a mujeres vulnerables” para animarlas al emprendimiento para contribuir “a su independencia” para ayudarlas a salir “de situaciones duras”.

Aportación también valiosísima fue la de Daniel Leal que cerró filas en torno al feminismo y la igualdad y reivindicando que la lucha contra la violencia machista “también es cosa de hombres” y que no sólo hay que quedarse en el no en mi nombre sino en la “tolerancia cero” hasta en comportamientos y comentarios machistas que los hombres “debe rechazar” y afear a sus congéneres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios