Agricultura

Susana Díaz pide a la Junta medidas en defensa del olivar de montaña

  • La ex presidenta escucha en Algodonales al sector que aventura que parte de la cosecha no se recogerá este año por precios y costes

Preocupación, mucha preocupación por el futuro de los pueblos olivareros de la Sierra. Este fue el panorama que se ha encontrado este jueves la ex presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, en un encuentro con agricultores de la zona, que se desarrolló en la cooperativa de Nuestra Señora del Rosario, en Algodonales.

Escuchó de primera mano que a los agricultores no les sale las cuentas; que están vendiendo el aceite virgen extra de sus olivares de montaña por debajo de los costes de producción, perdiendo por el camino más de un euro por litro con las dificultades añadidas de la falta de mecanización por la orografía; que la competencia desleal está barriendo el mercado; que no es todo oro líquido lo que reluce en los etiquetados; que no hay recambio generacional ante el panorama; que hay que regular el almacenamiento privado y que la puntilla al sector vendrá con los aranceles que Trump quiere imponer al producto. “Muchas de la cosechas de aceitunas de este año se quedarán en el campo. Y los jornales se caerán. A los precios que está el aceite, con operaciones esta misma semana pagando un 1,90 euros el litro, es imposible recoger la producción”, explicó el gerente de la cooperativa algodonaleña, Juan Herrera, que da cobertura a 1.500 socios.

Y Susana Díaz apeló a llamar a todas las administraciones a “arrimar el hombro” para estar “al lado de nuestros productores. No se puede permitir que el aceite de una altísima calidad como es el del olivar en pendiente esté por debajo de costos y con un diferencial con el súper intensivo”.

La ex presidenta de la Junta destacó la decisión del Gobierno central de planificar un “paquete de medidas que vengan a compensar esos aranceles de Trump injustos, y abusivos y eso se tiene que complementar, también, por parte de la Junta de Andalucía para dar seguridad al sector y a los agricultores”. Añadió que el aceite de oliva virgen extra no puede ser un “producto reclamo” para grandes superficies, impensable en mercados como el italiano. También pidió que la posición de España y Andalucía sea sensible en el reparto de la PAC, que se negociará, en breve, en Bruselas para el olivar de montaña, donde “cada año es más complicado que los jóvenes estén porque ya se le está diciendo que van a vender por debajo de mercado”, apostilló.

Acompañada por cargos provinciales, Susana Díaz insistió en que es fundamental la inspección en la cadena de distribución. “Hay que tener en cuenta el almacenamiento privado y una campaña de sensibilización al usuario para saber qué esta consumiendo y poner en valor la calidad de los productos andaluces”, concluyó. La presidenta de la Diputación, Irene García, quiso también cerrar filas en torno a la defensa de los intereses de los olivareros. “Una provincia como ésta necesita una respuesta inmediata de la Junta, que se impliquen en la promoción, que defienda como debiera al sector, porque echamos en falta que ante la delicada situación aún no hayan sido convocados para tener una estrategia común para nuestra tierra y nuestros agricultores”, afirmó.

La dirigente socialista ha asegurado que el sector puede estar seguro de que “el PSOE a través de las instituciones en las que tenemos la oportunidad de seguir gobernando, vamos a seguir defendiendo con ahínco lo que nos identifica y que además crea tanto empleo”.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios