La división interna en la formación naranja se hace cada vez más evidente en la provincia de Cádiz El sector crítico de Ciudadanos advierte: “O hay cambios ya o el partido se hunde”

  • La corriente que derrotó en marzo a la dirección provincial en la elección de compromisarios asegura que la "falta de democracia interna" está provocando una fuga continua de militantes

Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, toma la palabra en un mitin de Ciudadanos celebrado hace unos años en la Plaza de España de Cádiz. Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, toma la palabra en un mitin de Ciudadanos celebrado hace unos años en la Plaza de España de Cádiz.

Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, toma la palabra en un mitin de Ciudadanos celebrado hace unos años en la Plaza de España de Cádiz. / Julio González

La corriente crítica que se ha ido haciendo fuerte en el seno de Ciudadanos en la provincia de Cádiz, y que logró derrotar por goleada a la dirección del partido hace apenas cuatro meses, ha lanzado una advertencia clarísima: "O hay cambios internos ya o este partido se hundirá sin remisión", dicen con contundencia.

Quienes hablan se han ganado el derecho a, al menos, ser escuchados. No en vano esta corriente protagonizó una inesperada rebelión interna en el proceso de elección de compromisarios a la asamblea general de Ciudadanos que se celebró en marzo y que terminó aupando al frente del partido a Inés Arrimadas. La candidatura conformada por Álvaro Marfil, Mariano Díaz Fandiño, Pedro González Díaz, Javier Álvarez, Isaac Gil Márquez, Juan José Costilla y Francisco José Segovia arrasó en las votaciones internas y dejó en fuera de juego a cargos del partido tan importantes como María del Carmen Martínez, Ángela Rodríguez, Estefanía Brazo, Carlos Pérez, Almudena Camacho o Miguel Rodríguez. Ahora, cuatro meses después de aquello, aseguran que no solo no hay diálogo entre las dos partes sino que existe incluso una "falta de democracia interna" que está provocando una fuga constante de militantes "algunos de los cuales han demostrado con creces su valía", apostillan.

Esta corriente crítica aclara que para nada van en contra del partido pero sí del funcionamiento del mismo en el ámbito de la provincia de Cádiz. Y dejan claro que el centro de sus dianas no es el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, y sí la sanluqueña Almudena Camacho Sumariva, responsable de Organización y, de facto, coordinadora de Ciudadanos en Cádiz.

En concreto, este sector discrepante asegura que la gestión de la dirección del partido deja mucho que desear y pone como ejemplo la apertura constante de expedientes a cargos del partido, múltiples amenazas de expulsión, falta de interlocución con los responsables de Ciudadanos en algunas comarcas o localidades de importancia o también la multiplicación de gestoras en varias agrupaciones locales. La de Rota, por ejemplo, lleva ya un año en esta situación teóricamente provisional, apuntan. "En la provincia se ha instaurado un régimen del terror", llegan a afirmar de forma muy gráfica.

Este divorcio interno que se vio claro en la elección de compromisarios en marzo llevaba ya unos meses larvándose, en concreto, y siempre según la versión de esta corriente crítica, desde el proceso de elección de las candidaturas para las municipales de mayo de 2019 "cuando el partido obvió la opinión de la militancia y colocó a dedo a muchos candidatos".

Curiosamente, en estos reproches al partido no hay hueco para un supuesto seguidismo de Ciudadanos en torno a las políticas del PP en Andalucía y en muchos puntos de España. "Ojalá las discrepancias en Ciudadanos estuvieran en ese punto, en el debate sobre si debemos inclinarnos más hacia la socialdemocracia o hacia el liberalismo. Pero no podemos llegar ahí porque nuestro problema no es de ideario sino de interlocución", subrayan antes de aclarar que este enfrentamiento que está latente en Cádiz no se repite en otras provincias del entorno.

Esta corriente crítica da por hecho que el partido está preparando cambios en su funcionamiento que podrían empezar a aplicarse en el horizonte de octubre. Pero advierten que puede ser tarde "porque nosotros somos el único dique que le queda a Ciudadanos para contener la fuga de militantes que se está produciendo a diario en esta provincia", afirman.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios