España

España llama a consultas al embajador en Honduras

  • Moratinos ha ordenado la salida del diplomático español, Ignacio Rupérez, aunque todavía permanece en el país.

Comentarios 12

La llamada a consultas del embajador de España en Honduras para mostrar la condena del golpe militar es la primera medida diplomática de este nivel que adopta el Gobierno desde que llamó a su embajador en Marruecos en 2002 en plena crisis del islote de Perejil.

El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero nunca había hecho uso de este instrumento, que supone una retirada temporal del máximo representante de España en un país extranjero.

Según han informado fuentes diplomáticas, el embajador en Honduras, Ignacio Rupérez, ha recibido la orden de volver a España para entrevistarse con el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pero todavía no ha salido del país.

Moratinos pidió ayer a los países de la Unión Europea que llamaran a consultas a sus embajadores en el país latinoamericano de forma urgente para mostrar la firmeza en la condena del golpe que ha forzado la salida del país del presidente, Manuel Zelaya.

España ha sido, según estas fuentes, el primer país europeo en adoptar esta decisión.

La última vez que un embajador español fue llamado a consultas fue el 16 de julio de 2002.

El islote de Perejil había sido ocupado días antes por militares marroquíes y el Ejecutivo de José María Aznar pidió al entonces embajador en Rabat, Fernando Arias-Salgado, que regresara a Madrid.

Horas después, las Fuerzas Armadas españolas desalojaron al destacamento marroquí que se encontraba en el islote.

Arias-Salgado regresó a Marruecos en febrero de 2003, una vez superada la crisis y después de que ambos gobiernos decidieran la vuelta a sus destinos de los dos máximos responsables diplomáticos.

España ha llamado también a consultas a sus embajadores de forma coordinada con el resto de países miembros de la Unión Europea, como ocurrió en 1992 en Yugoslavia, en plena guerra de los Balcanes.

De forma unilateral lo hizo también en 1993, cuando llamó a consultas a su embajador en Chile por las dificultades para esclarecer la muerte en ese país del funcionario español de Naciones Unidas Carmelo Soria; o en Guinea Ecuatorial, tras la decisión de la administración de ese país de expulsar al cónsul español en Bata.

Otro precedente se puede encontrar en 1990, en las relaciones entre España y Cuba.

El Gobierno retiró temporalmente al embajador español en La Habana después de que el presidente cubano, Fidel Castro, criticara con dureza al entonces ministro de Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez.

Durante el Gobierno de Zapatero, el PP reclamó sin éxito que España llamara a consultas a su embajador en Venezuela para protestar por las críticas de Hugo Chávez al Rey y a José María Aznar durante y tras la Cumbre Iberoamericana celebrada en Santiago de Chile en 2007, escenario del famoso "Por qué no te callas" de don Juan Carlos.

La llamada a consultas es una medida diplomática excepcional que también ha afectado a embajadores extranjeros destinados en Madrid.

Marruecos adoptó esta decisión en 2007 en protesta por la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios