Jean Van Gysel de Meise, Financiero y hotelero

"Me fascinan la espiritualidad y la historia de Vejer de la Frontera"

Jean Van Gysel de Meise. Jean Van Gysel de Meise.

Jean Van Gysel de Meise.

Jean van Gysel de Meise lidera el Hotel V de Vejer, donde va a comenzar el proyecto de vivirbyv.com de wellness (bienestar y salud). Nacido en París hace 53 años, vivió en Bélgica, donde su familia posee el Hotel Plaza de Bruselas. Estudió Finanzas en la Universidad de los Jesuitas en Connecticut y un MBA en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ahora vive entre entre Connecticut, Florida y París. Siempre que puede, recala en Vejer. Su próximo proyecto combina moda y protección de animales a través de una fundación creada por mujeres en Sudáfrica.

-El empresario belga, Guillermo Cryns se enamoró de la costa atlántica de Cádiz y creó el Hotel Flamenco de Conil. ¿Que le atrajo a usted aquí? 

-Es una zona muy especial que me recuerda a la región de Topanga en California y en la que hay mucha espiritualidad. La naturaleza que la rodea es muy pura, una mezcla de mar, con el Estrecho, y de montaña, conservando siempre su vegetación. El pueblo de Vejer tiene un contraste especial entre el mundo pasado y el presente, lo que refleja una historia muy rica. Yo quiero vivir en sitios así.

-¿Como llega al sur de España?

-Mis padres, en los años 70, veraneaban en Sotogrande. Un amigo le ofreció la compra de una finca en Bolonia con un antiguo molino. Se restauró y es el lugar donde he pasado muchísimos veranos de mi adolescencia con mi familia y al que sigo viniendo cuando las obligaciones me lo permiten.

-Un financiero metido a hotelero, ¿por qué?

-El mundo financiero es un mundo artificial y con poca creatividad. Yo quería buscar un mundo más lleno de cosas verdaderas. Me gustan la decoración, las piedras, las maderas y los muebles antiguos. Cuando estudiaba finanzas en la Universidad de Columbia, en Nueva York, me escondía en la librería de arquitectura y me pasaba horas leyendo. El mundo hotelero combina negocio y creatividad, que es lo que me gusta. 

-¿Que caracteriza su marca del Hotel V?

-Cuando viajo no recuerdo el nombre de los hoteles en los que que me hospedo. Y para el nombre buscaba una letra y un nombre fácil y corto, y qué más corto que la V de Vejer de la Frontera y de mi apellido Van Gysel. De este modo nunca se me olvida el nombre de mi hotel.

-¿Que tipo de clientes tiene el Hotel V? 

-Personas que buscan la tranquilidad, la cultura, la naturaleza, la gastronomía, la historia... Esa perfecta combinación que sólo ofrecen lugares mágicos como Vejer de la Frontera. 

-¿Qué tienen en común sus establecimientos?

-Tenemos el Hotel Plaza de Bruselas, que mi padre heredó de mi abuela, y lo dirige mi hermana, que estudió dirección de hoteles. Es un hotel muy grande de negocios, construido por el mismo arquitecto que el hotel George V de París, que pertenece a la cadena Four Seasons. Pero este tipo de hotel no es el producto que me atrae, yo busco hoteles con encanto. Son dos productos distintos. El Hotel V va por otro camino.

-Háblenos de su proyecto vivirbyv.com de welness (bienestar y salud).

-Estoy organizando un programa detox de salud de tres a seis días, con una dieta orgánica elaborada por el restaurante 4 Estaciones de Vejer con productos de la zona combinando con yoga, entrenamiento y trekking. Hay mucha gente que vive en un mundo estresante y necesita desenchufarse. Quiero desarrollar un turismo de bienestar donde la gente pueda conectarse con el verdadero mundo. 

-¿Cuál es el futuro del turismo en esta zona en la era pos-Covid? 

-Muy bueno, ya que la gente va buscando espacios abiertos, vírgenes y sin contaminación, y esta zona de Cádiz lo tiene todo. Este año del Covid-19 el Hotel V ha sido el que ha tenido mayor ocupación en la provincia de Cádiz, según los datos oficiales de Horeca.

-¿Se dedica a los caballos profesionalmente?

-Me siento muy identificado con los caballos, son animales que conocen muy bien el comportamiento humano. No me dedico profesionalmente, es una pasión desde los 5 años, cuando mis padres me montaron en un pony. El mundo profesional del caballo utiliza el animal como una máquina y yo compito de una manera muy respetuosa como amateur en un nivel alto. En febrero pretendo traer mis caballos y participar en el Circuito Hípico del Sol en Montenmedio, en Vejer.

-Usted se define como ciudadano del mundo, ¿pero dónde está su casa?

-Nací en París , viví en Bruselas y cuando mis padres se separaron volví a París, donde me quedé hasta los 18 años, cuando me fui a estudiar a los Estados Unidos. Luego trabajé para los Rothschild en Nueva York, e hice un MBA en la Universidad de Columbia. Y luego lo dejé todo por la parte artística. Ahora vivo entre Connecticut, Florida, París y Vejer de la Frontera. Mi casa está donde hay naturaleza.

-¿Y después de esto que?

-Tengo 53 años y una hija de tres meses, por lo tanto sólo puedo mirar hacia el futuro. Tengo muchas ganas de hacer cosas nuevas. Por ejemplo, estoy iniciando un proyecto que combina el mundo de la moda con la colaboración de una fundación en África creada por mujeres para ayudar a los animales en extinción; rinocerontes, elefantes y gorilas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios