Elecciones Generales 2011

Fuerzas por Encima y por debajo

  • Interior ha acometido muchas obras en comisarías y cuarteles, sobre todo, gracias al Plan E, en la provincia, que mantiene índices de delincuencia por debajo de la media · Pero siguen faltando policías y guardias

La mayoría lo dice. La mano de Rubalcaba, diputado por Cádiz y ministro de Interior durante buena parte de esta última legislatura del PSOE que está a punto de concluir, se ha notado. Ideologías al margen, no son pocas las mejoras que han experimentado las dotaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Cádiz. Se han acometido muchas obras en comisarías de Policía Nacional y cuarteles de la Guardia Civil de la provincia, financiadas sobre todo gracias al Plan E del Gobierno, aunque también a los fondos Proteja de la Junta y a proyectos de la Diputación Provincial.

Centrándonos en el ámbito del Cuerpo Nacional de Policía, destacan las comisarías nuevas en San Fernando, Rota, Sanlúcar y Puerto Real. Reformas en la de Cádiz, en Jerez, Algeciras y La Línea, y nueva unidad de Patrulla Rural en El Puerto con motos, adecuación del CIES de Las Palomas y gestiones avanzadas para la Comisaría hispano-marroquí en Algeciras.

Destaca también sobre manera el impulso a los grupos específicos para luchar contra el crimen organizado, promesa electoral recurrente de los dos principales partidos políticos. Al grupo Greco Cádiz, creado en la anterior legislatura, se le han sumado en esta última otros dos Grecos más, uno en Algeciras y otro en Jerez-Bajo Guadalquivir, para frenar la entrada a mansalva de estupefacientes por la desembocadura del río.

En cuanto a la Guardia Civil, es obligado resaltar el cuartel nuevo de Torre Plata, y mejoras en las dependencias de Castellar, Ubrique y en la compañía de Chiclana. Pero en el debe, y con mayúsculas en este caso, hay que apuntar el pésimo estado del cuartel de Olvera, apuntalado desde hace ya tres años.

Mención aparte merece también el despliegue que ha experimentado el Sive (Sistema Integral de e Vigilancia Exterior), concebido para dar respuesta a dos de los males endémicos que padece la provincia por su condición de frontera sur de Europa: el narcotráfico y la inmigración irregular. Ya hay cámaras del sistema implantadas en Conil, San Fernando, Chipiona y Rota, más dos móviles. Algeciras, que tenía cinco, se ha hecho cargo además del Sive regional.

Y por último, cierra el balance de las novedades la nueva superpatrullera de la Guardia Civil, Río Segura, con base en Cádiz, que Rubalcaba en persona presentó en febrero, especializada también en la lucha contra el tráfico de drogas y la inmigración pero en alta mar.

A todas estas mejoras materiales, según datos del Ministerio de Interior, se le han unido también incrementos en las plantillas policiales. Superiores a la época en la que gobernaba el PP, como se encargan de recordar los representantes del PSOE cada vez que tienen ocasión, pero aún claramente insuficientes para las necesidades reales, critican representantes de los agentes de a pie de ambos Cuerpos.

El número de efectivos totales de las Comandancias de la Guardia Civil tanto de Cádiz como la de Algeciras ha pasado de 2.488 en 2008 a 2.556 en 2011. Bastante más elevado ha sido el incremento que han experimentado las plantillas de las comisarías del Cuerpo Nacional de Policía, que en el mismo periodo han pasado de 1.882 a 2.200.

Todo ello ha contribuido a la postre para que en la provincia, pese a la persistente grave crisis económica, se hayan mantenido los índices de criminalidad por debajo de la media. De la nacional pero también de la andaluza.

Los últimos datos oficiales disponibles al respecto son empero del pasado año, dado que las estadísticas no se cierran, y por tanto, no se facilitan, hasta ejercicio cerrado. Por citar sólo algunos de los porcentajes más significativos, destaca un ligero descenso (2,1%) de los delitos contra la integridad de la vida y las personas, que pasaron de 3.996 en 2009 a 3.911 en 2010. Dentro de este capítulo, hay que resaltar una bajada del 17% de los homicidios (de 36 a 30) y el descenso de los malos tratos en el ámbito familiar: de 2.535 a 2.454.

En el otro extremo, hay que mencionar el aumento de los delitos contra el patrimonio, 1,8% más, por mor del aumento de los hurtos (casi un 16% más, pasando de 2,478 a 2.873), fundamentalmente por los robos en zonas agrícolas y por los robos del cobre, que han deparado respectivamente un plan nacional y grupos especializados de la Benemérita.

Al nuevo Gobierno que salga de las urnas le va a quedar sin embargo mucho trabajo por hacer en la provincia para facilitar el trabajo de las Fuerzas de Seguridad del estado.

Desde la Policía se encarga de recordarlo el SUP (Sindicato Unificado de la Policía). Su secretario provincial, Francisco Camacho, se congratula del aumento total de 600 efectivos que han experimentado el Cuerpo, pero pone el dedo en la llaga en la grave problemática que padecen las comisarías de Algeciras y La Línea, con policías muy de paso que, en cuanto pueden, reclaman nuevo destino. Pide una mayor sensibilidad al futuro Gobierno, proponiendo un incentivo económico a los agentes allí destinados. En el haber menciona sobre todo el Greco de Jerez, alabando su trabajo para frenar el tráfico de drogas en el Guadalquivir, y las nuevas comisarías, pero lamenta la grave escasez de medios sufrida sobre todo este último año, en el que se ha cerrado el grifo para reparar las averías de la flota. "Los vehículos han estado averiados semanas y semanas, sin arreglar por falta de presupuesto", denuncia Camacho, quien, por último, se moja y define la gestión general del Gobierno socialista como "mala. 5 millones de parados. Eso es escandaloso".

Y desde la Guardia Civil, se encarga de recordarlo la AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles). Su también secretario provincial, José Encinas, coincide con el SUP en que 2011 ha sido un 'annus horribilis'. "De un año para acá, ha sido muy difícil reparar un vehículo. No posos se han tirado parados semanas e incluso meses porque no hay presupuesto para reparaciones". A su juicio, el balance es en términos generales negativo. "Seguimos reclamando más efectivos. ¿De qué sirve un Sive en el Guadalquivir si no hay plantilla en el Servicio Marítimo?". A su juicio, sería necesario aumentar en torno a un 25 o un 30% los agentes de las unidades territoriales, y nada menos que en un 40% las unidades de investigación, Policía Judicial y Edoa. "Porque la mejor forma de luchar contra el narcotráfico y el tráfico de personas es a través de la investigación, y eso no se puede hacer si hay falta de medios y sobre todo de personal".

Admite que las nuevas cámaras del Sive han sido una mejora, así como también las nuevas instalaciones de la Comandancia de Cádiz, las nuevas viviendas, pero echa d e menos cariño para los acuartelamientos que piden reformas a voz en grito, como el apuntalado de Olvera. No se olvida por último de la comarca de la Janda, en la que asegura que el nuevo cuartel de Torre Plata aún no está operativo "porque faltan cuestiones importantes. Seguimos hablando de lo de siempre, una plantilla escasísima y en una zona tan turística como es esa., en la que la plantilla tendría que ser el triple o por lo menos el doble, en la época estival".

Lo dicho: al futuro Gobierno le queda mucho por hacer en materia de seguridad en Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios