Algeciras CF

El Algeciras, ante cinco finales y una bola extra

  • El líder encadena ahora a Tamaraceite y San Fernando, dos rivales directos

  • El aplazado ante Las Palmas Atlético, aún sin fecha, un cartucho guardado

Salva Ballesta charla con uno de sus ayudantes durante un entrenamiento. Salva Ballesta charla con uno de sus ayudantes durante un entrenamiento.

Salva Ballesta charla con uno de sus ayudantes durante un entrenamiento. / Andrés Carrasco

El Algeciras CF tiene por delante seis partidos para decidir su destino esta temporada. El líder del grupo IV-A de la Segunda B encara de aquí al 21 de marzo cinco finales y una bola extra que aún está por colocar en el calendario. El equipo del Nuevo Mirador ha visto como sus rivales aprietan la tabla después de un fin de semana en el que no ha competido por culpa del coronavirus. Los albirrojos, no obstante, dependen de sí mismos para asegurar su presencia en una de las tres plazas de privilegio que dan el ascenso a la nueva categoría profesional y conducen a la pelea por la Segunda división.

El algecirismo no termina de acostumbrarse a la resaca de un fin de semana de fútbol sin competición. Nadie lo hace en realidad por mucho que el coronavirus se haya convertido en un rival más para todos. En Huelva o Las Palmas, sin ir más lejos, ya acumulan tres encuentros aplazados, una situación que puede convertirse en una losa si no se gestiona convenientemente, sobre todo en cuanto a lo psicológico.

Al Algeciras este último parón le ha podido servir para dar algo más de cancha a los nuevos refuerzos para que se adapten al grupo, para que se empapen de la filosofía de Salva lo antes posible. Son seis piezas las que deben encajar en un vestuario que ha visto como el club exprimía el mercado de invierno. La única pega, la principal, es que el líder tendrá que esperar para volver al Nuevo Mirador hasta el próximo día 21 cuando se enfrente al San Fernando

A la espera de saber cuándo se podrá jugar la cita aplazada con Las Palmas Atlético -la última semana de febrero es la más probable-, el Algeciras centra su mirada en la visita al Tamaraceite, el rival más en forma del subgrupo, un recién ascendido que hace tiempo que dejó de ser la Cenicienta para consolidar como candidato a todo. El cuadro de Salva Ballesta va a jugarse el próximo domingo el liderato ante el Tamara, que se ha puesto a dos puntos aunque suma un partido más.

El Algeciras tiene que empezar a jugar con esa baza de un encuentro pendiente, de esa bola extra en el Nuevo Mirador ante el filial de Las Palmas. Es una forma de plantearse el último trecho de esta primera fase tan decisiva de la competición. Lo más inmediato es el Tamaraceite y después vendrá el San Fernando, segundo y tercero, respectivamente. Dos rivales directos y dos oportunidades para dejar casi sellada su clasificación en la zona VIP.

A los albirrojos no les ha ido mal frente a los gallitos. De hecho, en la primera vuelta casi no les pudo ir mejor en general. Pero también es verdad que desde la derrota en Sanlúcar, la única del curso, parece que ha comenzado otra liga, una más terrenal en todos los sentidos.

El calendario guarda tres salidas y otros tantos envites en casa, pero el aplazado con Las Palmas Atlético ha trastocado el orden: ahora serán dos salidas seguidas, tras el empate con el Marino en Arona, y tras la cita con el San Fernando están previstas otras dos salidas consecutivas ante Cádiz B y Balona, en las dos primeras semanas de marzo.

Las cuentas para estar entre los tres primeros, al tratarse de un nuevo formato de competición, se antojan un tanto inciertas. Con 25 puntos en el casillero y 18 por jugarse aún, al Algeciras podría bastarle con dos-tres victorias más, o con un par de triunfos y algunos empates. El colchón sobre la cuarta plaza que ahora ocupa la Balona es de seis puntos, sin embargo los linenses disputan este miércoles su aplazado con el Marbella y tienen la oportunidad de dar caza al tercero. De ganar, la diferencia con el cuarto quedaría reducida a tres puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios