Sanluqueño - Algeciras CF

El Algeciras se vuelve mortal ante el Sanluqueño (2-0)

  • El líder sufre con justicia su primera derrota de la temporada

  • Arasa y Cervero deciden en la primera parte para un rival mejor

  • Los albirrojos acaban la primera vuelta con 20 puntos y dos de ventaja

Álvaro Telis salta ante Diego Cervero. Álvaro Telis salta ante Diego Cervero.

Álvaro Telis salta ante Diego Cervero. / Atlético Sanluqueño

Primera derrota de la temporada del Algeciras CF. El equipo de Salva Ballesta perdió su condición de invicto tras caer ante el Atlético Sanluqueño (2-0) en El Palmar en la novena jornada del grupo IV-A de la Segunda B, la última de la primera vuelta de la primera fase. Los albirrojos seguirán líderes, al menos otra semana más, pero ven como su verdugo se acerca a solo dos puntos de diferencia. La distancia con el cuarto, la que debe importar, se mantiene en siete puntos tras el tropezón del San Fernando con el Marino.

Tenía que llegar algún día y la primera derrota llegó en una plaza siempre difícil. Triunfo incontestable del Sanluqueño ante un Algeciras que fue superado en todas las facetas, especialmente en la primera parte. Los goles de Arasa (29') y Diego Cervero (40') decantaron un partido de lucha, una batalla táctica que se llevaron los de Romerito ante su público, los 400 espectadores permitidos por la Junta dentro de las restricciones marcadas por la pandemia de coronavirus, que este lunes vuelven a endurecerse para casi todos.

El Algeciras dobló la rodilla por primera vez y lo hizo con justicia. El líder, mejor en la segunda parte, no fue capaz de hincarle el diente a un Sanluqueño más intenso, más férreo y con más mordiente. Es verdad que uno se puede aferrar a las ausencias, con bajas muy sensibles, pero este Algeciras ya fue capaz de sobreponerse a una plaga al comienzo de la temporada. No debe valer esa excusa. Lo que sí debe valer es la derrota para tomar nota y aprender. 

Salva Ballesta hizo debutar al central uruguayo Álvaro Telis, en lugar del lesionado Fran Serrano, apostó por Dani Sales en el centro para cubrir la sanción de Armando Corbalán y devolvió al once al atacante Álvaro Romero. Los ajustes tenían lógica, pero el plan de juego no cuajó. Para colmo, en frente se creció un rival muy seguro de sí mismo y con las ideas muy claras. El Sanluqueño supo en todo momento cómo hacerle pupa al Algeciras.

Los algeciristas apenas se acercaron a la portería local en un primer tiempo que el Atleti decidió en diez minutos, entre el 30' y el 40', con un chutazo de Arasa -un tormento para el costado derecho del Algeciras- y, después, con un cabezazo del veteranísimo Cervero, el mejor de los verdiblancos. El doctor al final se salió con la suya y vacunó al líder.

El duelo arrancó vibrante: a los 30 segundos reclamó el Algeciras un posible derribo dentro del área y a renglón fue el Atleti el que hizo lo propio en el área contraria. Los de Ballesta trataban de salir con pausa, con algún que otro riesgo como el regate de Vallejo en el área chica cuando el rival elevaba su presión. El ritmo era el que marcaba el cuadro de casa, muy amenazante por las bandas con Arasa, Armental y Oriol, desdoblando casi siempre en superioridad.

En el minuto 25, un disparo peligroso de Arasa fue el preludio del primer gol del partido. Cuatro después, el Atleti anduvo listo para sacar rápido una falta e iniciar la jugada que acabó con Geijo controlando el balón y cediéndolo atrás para que Arasa encañonase al borde del área. Un golazo.

El Algeciras sufría y para colmo perdió a Melchor en un lance fortuito que le obligó a ser atendido en la banda en el minuto 40. El Sanluqueño aprovechó para armar un ataque por ese costado desprotegido, Juanmi Carrión sacó un centro medido y Diego Cervero se anticipó a todos para marcar el segundo de cabeza. Melchor tuvo que pasar por el hospital de Sanlúcar para recibir siete puntos de sutura en la boca. El descanso llegó como bálsamo para un Algeciras que necesitó de Vallejo en el añadido para salvar una falta lanzada por Facu Ballardo.

La entrada de Álvaro Alcázar dio algo de luz a un Algeciras que pudo marcar nada más empezar el segundo tiempo en dos centros del carrilero. El árbitro, que no era el previsto, anuló por fuera de juego un gol a Álvaro Romero en el primer centro, en el minuto 50, y en el segundo obvió unas posibles manos de Javi Barrio, en el minuto 53. Dos jugadas difíciles de apreciar en el barullo. Es verdad que el Algeciras no tuvo el acierto de otras ocasiones porque lo normal es que uno de esos dos balones se hubiese colado. Y con un gol la historia habría sido otra seguramente.

Porque el Algeciras mejoró, tuvo más balón y jugó con más criterio en el segundo periodo. Se notó especialmente la entrada de Yelko Pino en la sala de máquinas, donde Dani Sales hizo su papel junto al capitán. Mención aparte para Iván Turrillo, que se sacrificó ante la baja de Armando. Con el capi atrás, el Algeciras perdió mucho en la zona de tres cuartos.

El Sanluqueño controló y gestionó su ventaja con disciplina ante un Algeciras incapaz con los cambios de lograr ese tanto que le hubiese inyectado algo de esperanza. Los locales, arropaditos a la contra, pudieron hacer el tercero con un disparo de Armental que se estrelló en la cruceta de Vallejo en el minuto 62.

En el tramo final no hubo más mucho peligro más allá de un centro chut de Alcázar, un futbolista que en estos momentos pide a gritos la titularidad.

Primer tropiezo del líder. Derrota para aprender y para no olvidar cómo se ha alcanzado la cima durante la primera vuelta. El Algeciras se queda con 20 puntos en lo más alto de la clasificación, con dos de ventaja sobre el relanzado Sanluqueño. El Tamaraceite vuelve al tercer puesto tras rescatar un punto ante Las Palmas Atlético. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios