CD Marino - Algeciras CF | La crónica Algeciras, aquí nadie regala nada (1-1)

  • El líder empata en el campo del colista en un choque que se decide con tres penaltis

  • Iván adelanta a los albirrojos con la primera pena máxima y falla otra antes del descanso con el 1-1

Edu Ubis busca el balón ante Pedro Alemán.

Edu Ubis busca el balón ante Pedro Alemán. / CD Marino

Qué difícil va a ser sacar victorias en la segunda vuelta de esta atípica Segunda B y qué cara venden la piel los rivales ahora. El Algeciras ya lo sabía pero por si acaso el Marino se lo recordó. El líder no fue capaz de doblegar al colista. Hay mil formas distintas de contar un partido que estuvo rodeado de muchísimos condicionantes. Que si los penaltis, que si el campo, que si la calor... La realidad es que la diferencia de 19 puntos que separa a uno y a otro quedó a un lado sobre el pasto del Antonio Domínguez de Arona, donde se jugó más a cara de perro que a fútbol.

El Algeciras sacó un punto, que seguramente es lo más importante y con lo que debe quedarse. El equipo de Salva Ballesta suma y sigue, y da otro pasito hacia el primer gran objetivo: asegurar una de las tres primeras plazas para dar el salto a la nueva categoría profesional por la vía rápida. El líder probablemente aumente diferencias con algunos perseguidores ya que este domingo se enfrentan entre sí segundo y tercero (San Fernando y Sanluqueño) y cuarto y quinto (Marbella-Tamaraceite).

El Algeciras, no obstante, tuvo la oportunidad de ganar uno de esos partidos que en la primera vuelta sí ganaba. Los albirrojos aprovecharon un penalti para adelantarse pronto pero desperdicaron otro, justo antes del descanso. El líder cometió errores -como el de Vallejo- de los que no suele y eso sí puede ser un indicio en un equipo que ha fallado dos penaltis en las dos últimas jornadas y que en este 2021 parece que ha perdido algo de contundencia. Que no es para preocuparse, pero sí para analizar y tener en cuenta. Restan solo seis partidos de esta primera fase tan decisiva para el futuro y da la sensación de que sumar de tres en tres va a costar el doble.

Los del Nuevo Mirador saltaron a un terreno de juego cortito y complicado en el bote con la alineación esperada. Dani Espejo regresó al once para ocupar el lateral izquierdo y Salva adelantó a Marc Llinares al costado derecho en detrimento de Raúl Hernández. Los dos nuevos, Canillas y Barrera, aguardaban en el banquillo. Era lo lógico.

El Algeciras empezó con seguridad, con un aplomo que contrastaba con los intentos de poner chispa del Marino. Los locales apretaron y subieron la presión hasta el máximo que pudieron, pero conscientes de que, si el líder superaba esa primera línea de atosigamiento, una contra podía ser letal.

La primera ocasión, de hecho, la tuvo el Algeciras en el 9' con un balón largo que Ubis bajó pero disparó sin fuerza al revolverse. Dos minutos después llegó la acción en la que Romero sacó un pase medido a Llinares, que al meterse en el área fue derribado en penalti. Tras el penal marrado por Ubis ante el Recreativo de Huelva, Iván Turrillo cogió el balón y ejecutó con precisión. El capitán engañó a David al chutar a su derecha.

0-1 y ni un cuarto de hora. Con este escenario inmejorable, el Algeciras renunció a sus ideales. El líder, incomprensiblemente, comenzó a sestear y a buscar en largo. En lugar de ir a por el segundo, a machacar, el Algeciras dio vida a un rival que empezó a asomarse más y más. En el minuto 19 Samu Arbelo probó a Vallejo con un zambombazo desde lejos y a la media hora el guardameta albirrojo sacó providencial un disparo de Al Moukhtar. En el 37' fue Manu Dimas el que cabeceó con peligro un centro desde la derecha.

¿Y el Algeciras? Buena pregunta. Viéndolas venir, tocando atrás y dedicándose a lanzar infructuosos balones al área contraria, donde se pensaba que iba a campear a su antojo. Por eso, en el minuto 40 y tras un mal bote, Vallejo perdió el balón y cometió penalti sobre Manu Dimas. El ariete equilibrió el marcador.

Y muestra de que el Algeciras no pisaba a fondo fueron los últimos cinco minutos de la primera parte, ya que, tras el 1-1, los albirrojos se volcaron y provocaron la segunda pena máxima a su favor. Disparo de Serrano, despeje de David y derribo del cancerbero canario sobre Alvarito Romero. Iván volvió a coger la bola, pero esta vez Iván tuvo una fracción de segundo de duda y repitió lado para acierto de David Kikvidze, el héroe marinista. Golpe psicológico antes del descanso.

Se esperaba a otro Algeciras en el segundo tiempo y así fue. Los de Ballesta mostraron ambición y retomaron el control por momentos. Romero la tuvo en el minuto 52 con un disparo mordido y alto. El Marino, que tampoco se achicó, fortaleció el centro del campo de manera inteligente y el encuentro entró en un bucle continuo de faltas e interrupciones. Ahora, a los locales les interesaba más frenar el ritmo.

Salva hizo debutar a Canillas a falta de 20 minutos y cinco después metió más madera con Dani Sales y el otro debutante, Álex Barrera. El Algeciras la volvió a tener en una acción en largo en el minuto 78 en la que Canillas chutó de primeras, pero su tiro cruzado lo sacó David. El punta malagueño dio aire fresco al ataque con algunos desmarques interesantes.

El líder la buscó también por arriba y casi la encuentra en el minuto 83 cuando un balón rebotado acabó con un remate a trompicones de Ubis a gol, que el trencilla anuló por fuera de juego. Difícil de comprobar pero muy ajustado en cualquier caso.

La pelea no cedió hasta el último compás del tiempo añadido. Empate y un punto que alegró al Marino, aunque le sirve de poco impulso en la tabla, y otro punto para un Algeciras que lo echa en la buchaca del liderato. ¿Qué podía haber ganado? Por supuesto. Para Salva Ballesta fue un punto muy bueno. Este domingo se verá cuánto valor más puede cobrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios