Algeciras CF - Atlético de Madrid B | La crónica

El Algeciras saca tajada del desorden (2-2)

Un punto y gracias. El fútbol te devuelve lo que quita. Es caprichoso, pero no se casa con nadie, por eso el Algeciras CF sumó un empate contra el Atlético de Madrid B en un partido que en el 99% de las veces hubiese perdido. Lo normal es que el rival te marque a puerta vacía en el minuto 94 cuando se la pones en bandeja, pero el colchonero Maroto marró una de esas ocasiones inconcebibles que a veces se fallan en este bendito deporte. Como la de David Martín contra el Sanluqueño o más clara incluso. El equipo de Lolo Escobar sobrevivió al desorden, al desequilibrio originado por la ausencia de Eric Montes, que, si alguien lo dudaba, es la correa de distribución que da sentido a este Algeciras.

El Algeciras sacó tajada en su partido más anárquico, en el más errático de la temporada, en el que más concedió. Los rojiblancos, uno de los que menos goles han encajado de la Primera Federación, dieron una sensación de vulnerabilidad impropia de un conjunto que lleva toda la liga codeándose en las alturas.

Pero no todo puede ser malo, ni mucho menos. El Algeciras se recompuso durante la marcha, se levantó dos veces tras verse atrás y se quedó con un empate que le deja con 23 puntos, más cerquita de la permanencia y al lado de ese balcón de privilegiados del play-off de ascenso. Los rojiblancos se quedan sextos, igualados con el Ceuta y el Intercity, a un solo punto de la quinta plaza que ostenta el Antequera, el próximo rival para más aderezo.

El Algeciras salió con su once más reconocible, pero con la obligada variante por la baja del sancionado Eric Montes. Lolo Escobar optó por meter al central Yac Diori en esa demarcación por delante de la retaguardia. El internacional de Níger se emparejó en el medio con Borja Fernández y Admonio se mantuvo como central con Juan Rodríguez, homenajeado en un emotivo minuto de silencio por el fallecimiento de su padre. El resto del equipo, lo habitual.

Los rojibancos encajaron pronto, casi a las primeras de cambio cuando en el minuto 8 Sergio Guerrero filtró el balón por el medio, Admonio falló y Diego Bri cruzó para adelantar a los colchoneros. Tras el jarro de agua fría, los locales trataron de mantener el plan inicial y llevar el peso, pero se mostraron muy nerviosos en campo propio, especialmente Admonio. El Algeciras estaba como fuera de sitio.

Escobar ajusta sobre la marcha

Lo más sorprendente llegó desde el banquillo de casa porque en el minuto 19 Escobar recompuso la formación aprovechando un parón del juego. El técnico retrasó a Marino al mediocentro, puso a Diori en su sitio y mandó a Admonio a la banda derecha, por detrás de Roldán. Diego Esteban subió a presionar arriba con el capitán. Revolución sobre la marcha y poco habituales durante un partido, más que nada por el orgullo de los entrenadores.

Con más sentido sobre el campo, el Algeciras tuvo su primera oportunidad en el minuto 24 en un pase perfecto de Iván que Zequi remató de primeras a las manos de Iturbe. Dos minutos después, los algeciristas celebraron el empate gracias a un disparo Diego Esteban con una especie de vaselina inalcanzable para el meta del Atleti.

El júbilo en el Nuevo Mirador duró poco porque pasada la media hora el filial golpeó de nuevo. Otro error, otra concesión. Sergio Guerrero chutó desde muy lejos, potente, Lucho no atajó y Niño rebañó el rechace para hacer el 1-2. Vuelta a empezar.

Los rojiblancos buscaron reponer las tablas en la recta final de un primer tiempo que se prolongó muchos minutos. Lo más cercano que lo tuvieron fue en el 37' con un chutazo de Tomás que repelió Iturbe fuera de su zona de peligro.

A contracorriente

El Algeciras retornó del intermedio con la intención de dar continuidad a la manera con la que había igualado momentáneamente, pero se topó con un Atleti B arrojado y consciente de que donde llevaba enorme peligro era en campo contrario, sobre todo por los costados con Bri y El Jebari.

Seguía errático el Algeciras, concediendo demasiado ante un rival que atrás tampoco andaba sobrado. El partido se jugaba roto, sin apenas un equilibrio, sin temple. ¡Ay, Eric Montes! Cuánto se te echaba en falta

En el minuto 55 perdonó el Atleti B en una contra tras fallo de Diori en la que Niño y Bri no acertaron con el marco de Lucho. Escobar metió los primeros cambios en el minuto 65. El técnico tiró de Sardinero y Javi Cueto para buscar un revulsivo arriba, donde la mecha parecía que se había apagado. Los rojiblancos tenían toda la carne en el asador y el filial dio un pasito atrás.

Fue así como al filo del 70' el capitán Iván metió el cuero con intención al centro del área, falló la zaga atlética y allí apareció Javi Cueto para marcar, ante su ex, su primer gol con el Algeciras. Lo celebró con rabia el ariete, que estuvo donde tiene que estar un 9.

No tiró la toalla el filial de Tevenet, que quemó sus cartuchos con un triple cambio para los diez últimos minutos. Y en el último suspiro pudieron llevarse los tres puntos los de Madrid, en una contra inaceptable en el minuto 94, pero Maroto echó fuera lo que parecía un gol cantado con la portería vacía. El resoplido en el estadio de La Menacha se tuvo que escuchar en toda la Bahía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios