San Roque de Lepe - UD Los Barrios | La crónica (2-2) La UD Los Barrios tira de orgullo e iguala en Lepe

  • Los de Pallarés encajan un 2-0 en 15 minutos, con Villanueva en la portería

  • Gustavo y Dani Guerrero marcan después de tres jornadas para un luchado empate

  • Los barreños siguen octavos, con 22 puntos

Oñate se tira a robar un balón ante la mirada de sus compañeros. Oñate se tira a robar un balón ante la mirada de sus compañeros.

Oñate se tira a robar un balón ante la mirada de sus compañeros. / Alberto Domínguez

La Unión Deportiva Los Barrios logró este domingo un meritorio empate en su visita al San Roque de Lepe (2-2), en el partido correspondiente a la 15ª jornada del grupo X de Tercera división. Los de Pallarés, que empezaron el encuentro con muchos problemas defensivos, encajaron dos goles en los primeros quince minutos, pero consiguieron sobreponerse, templar el juego y empatar.

La principal novedad en el once barreño fue la vuelta al once de Iván Villanueva en la portería, que no jugaba desde la derrota ante el Antoniano. También volvieron al equipo titular Román y Germán Triunfo, y en el centro del campo la sorpresa fue la presencia de Álex Castillo. De ellos tres, solo Triunfo consiguió generar algún peligro con sus internadas desde la derecha. En lo que respecta a los otros dos, por momentos no se sabía si estaban en el campo.

El técnico de la Unión dispuso una defensa de tres centrales con los laterales adelantados, y el San Roque de Lepe lo aprovechó para hacer daño con sus dos extremos, Miguelito y Abeledo. Durante 15 minutos, las bandas fueron dos vías de agua que los centrales gualdiverdes apenas podían contener.

Avisó pronto el equipo local de que su idea del partido era atacar y llegar, con triangulaciones en el centro del campo y Camacho suministrando balones a Miguelito, Abeledo y Toscanini. Los defensas barreños, con Gustavo como líder, impedían como podían las ocasiones de los onubenses. En el minuto tres, Iván tuvo que emplearse a fondo para repeler un buen tiro lejano de Camacho desde la izquierda.

Solo un minuto después llegó el primero en contra para los barreños. David López colgó un balón desde la derecha, Gustavo no alcanzó a despejar y el balón lo recogió el lateral Becke, que la cruzó para inaugurar el marcador. La Unión no encontraba su sitio y los zagueros no conseguían mantener la marca de los atacantes locales. Tras varios acercamientos con peligro más, los aurinegros ampliaron la ventaja en el 12'.

Toscanini vio el desmarque de Abeledo y le entregó un pase entre líneas que sorprendió a Gustavo y Álex Vazquez. 2-0 y todo cuesta arriba.

Los de Pallarés se reubicaron y consiguieron parar las acometidas de los de Fernández Rivadulla. Desde un mejor posicionamiento, los gualdiverdes comenzaron a acercarse al área, tímidamente, y en una de ellas, consiguió acercarse en el marcador.

En el 19', tras un saque de esquina Paco Borrego no alcanzó a rematar y el balón le cayó a Gustavo, que remató dos veces para lograr el primero de su equipo.

El partido bajó de ritmo a partir de ese momento. La Unión consiguió acercarse al área del exbalono Robador, por medio de Román y Triunfo, aunque sin verdadero peligro. Aún así, pudieron llevarse encajar algún tanto más, sobre todo en el 37', cuando un saque de esquina de Abeledo se envenenó y acabó repelido por el larguero.

La segunda parte no tuvo mucha historia. El San Roque de Lepe se echó atrás intentando conservar su ventaja, mientras que los atacantes de la Unión no conseguían traspasar la línea defensiva tejida por Fernández. Un tiro lejano de Abeledo, alto, y un tiro lejano de Sergio Romero a las manos de Robador fueron las únicas ocasiones con algo de peligro hasta el 80', cuando la Unión logró empatar gracias a la acción de dos jugadores que habían entrado desde el banquillo.

Diawara recogió un mal rechace del portero, se deshizo de dos defensas con un regate y lanzó una vaselina que escupió el larguero a las botas de Dani Guerrero, que sólo tuvo que empujarla. Empate conseguido.

La Unión logró rehacerse de una derrota casi segura que hubiera sido la segunda consecutiva. Los de Pallarés nunca bajaron los brazos y consiguieron un punto más por orgullo que por juego. Un empate que les sirve para conservar la octava plaza y seguir sumando para lograr el objetivo de la permanencia. Además, los barreños volvieron a ver puerta después de tres partidos sin celebrar un gol. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios