Fútbol | Segunda división B La Segunda B de Balona y Algeciras, sujeta a un estricto control económico

  • La Española anuncia medidas para "atajar posibles actos de competencia desleal"

Luis Rubiales, reelegido presidente de la Real Federación Española de Fútbol Luis Rubiales, reelegido presidente de la Real Federación Española de Fútbol

Luis Rubiales, reelegido presidente de la Real Federación Española de Fútbol / RFEF

La Federación Española de Fútbol (RFEF) ha salido al paso de las quejas efectuadas por once clubes de la Segunda división B, categoría en la que militan Real Balompédica Linense y Algeciras Club de Fútbol y ha garantizado que mantendrá la aplicación de todas las medidas legalmente previstas "para atajar posibles actos de competencia desleal” por parte de clubes o “actuaciones contrarias a la normativa laboral y de la Seguridad Social”.

Dicho de otra forma y en la antesala de una competición en la que muchos de los 102 participantes aspiran a lograr plaza en la Segunda B Pro (ahora denominada Primera RFEF) división que contará con los controles de LaLiga, la Española garantiza que llevará a cabo un control económico riguroso de todos los competidores.

En un comunicado, la Española afirmó que dichas medidas “van en una línea de rigor y de control para un nuevo modelo de funcionamiento económico de las competiciones, que fueron puestas en marcha hace más de un año y que ya están incorporadas al Reglamento General tras su ratificación por el Consejo Superior de Deportes (CSD)”.

Esas medidas de las que habla el organismo que desde este lunes ha pasado de nuevo a presidir Luis Rubiales, no son nuevas, ya que el curso pasado todos los equipos de la categoría tuvieron que presentar balances justificados cada tres meses, pero suponen una respuesta a los once clubes que denunciaron “determinados comportamientos económicos o de gestión de clubes -sin determinar- crean o pueden crear una situación de desventaja competitiva”, en clara referencia a aquellos que, aun teniendo que hacer frente a fuertes deudas, siguen componiendo sus plantillas con gastos estratosféricos.

Según explicó la RFEF en una nota de la que se hizo eco la Agencia Efe, su secretario general, Andreu Camps, garantizó por escrito a los firmantes la continuidad de esas medidas de control y les solicitó pruebas de lo que denuncian para “actuar de manera inmediata”.

También recordó que las normas son “de obligado cumplimiento" y apuntó que "sería muy necesario que cumplieran, también, todos los firmantes de la carta recibida", dado que alguno aportó "de manera tardía y a regañadientes la información económica obligatoria o se encuentra en la fase previa al bloqueo de derechos federativos, algo que ocurrirá en caso de no satisfacer con inmediatez deudas contraídas con la RFEF".

"Todos estos clubes/SADs tienen a su disposición un técnico federativo territorial en su región y a los departamentos de Competiciones, Licencias y Jurídico de la RFEF, así como el resto de los departamentos, incluida la propia Secretaría General», añadió la RFEF que cuestionó el envío de un documento "de esta índole sin aportar dato alguno".

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios