Baloncesto | LEB Plata Javi Malla, el eterno reinventor de Udea

  • El técnico de La Bajadilla afronta su cuarta temporada en el banquillo algecireño

  • "Somos un club humilde, estamos constantemente en economía de guerra", reivindica

  • "El objetivo no puede ser otro que la permanencia, pero no renunciaremos a nada", advierte

Javi Malla, sobre la piedra que sirve de homenaje a su gran amigo Juan Carlos Mateo Javi Malla, sobre la piedra que sirve de homenaje a su gran amigo Juan Carlos Mateo

Javi Malla, sobre la piedra que sirve de homenaje a su gran amigo Juan Carlos Mateo / Nacho Marín

El caso de Javi Malla debería estudiarse en los cursos de entrenadores de la FEB. Con un currículum tan amplio como El Quijote a su espalda, de repente le reconocen entrenador revelación. Y con un proyecto que rompió moldes en la LEB Plata el curso pasado, de repente las penurias económicas que afectan a todo el baloncesto nacional le obligan a reinventar, de nuevo, a Udea para hacerlo, seguro, un equipo competitivo. El de La Bajadilla solo pide comprensión, aunque como perro viejo en la materia sabe que cuando el árbitro lance el primer balón al aire, la memoria de los que miran quedará automáticamente cortocircuitada.

Javi Malla es mucho más que el entrenador de Udea Algeciras. Malla es el termostato de una entidad que afronta su segunda campaña en LEB Plata, una temporada marcada por los recortes económicos y por la incertidumbre en todos los apartados. Las fronteras cerradas por culpa de la crisis sanitaria generada por el Covid-19 pueden condicionar, y mucho, la confección de las plantillas. El preparador defiende con insistencia que Udea debe ser analizado como “un club humilde” en esta costosa competición.

Malla inicia la cuarta andadura en el banquillo de los algecireños. Tantas como el club lleva en competición desde su refundación. De momento la entidad solo ha hecho oficial las renovaciones de su capitán, Javi Fernández, y del mejor nacional de la pasada campaña en la categoría, el base linense Miki Ortega, pero es un secreto a voces que la mayor parte de los jugadores de la zona que han hecho crecer al grupo (Rubén Perea, Sergio Malla, Juanmi López…)  seguirán formando parte del proyecto. Y parte importante.

“Lo que sí somos conscientes es que renovar a los jugadores que teníamos de fuera es algo casi imposible”, lamenta Malla. “Afortunadamente y eso me hace sentir orgulloso como entrenador, la revalorización de estos baloncestistas durante la última temporada nos va a impedir pujar económicamente por ellos”.

Somos un club que tiene lo que tiene y hacer gastos con lo que uno no tiene en todos los aspectos de la vida, pero en este caso en deporte, sabemos que es estrellarse”, reflexiona el preparador de La Badajilla.

No nos queda otro remedio que volver al punto de partida en ese sentido, mirando en todos los rincones del planeta para localizar a jugadores que nos permitan pensar que van a rendir en nuestra liga y apostar por ellos”, continúa. “Somos el club de las apuestas”.

El preparador huye de cantos de sirena y tiene claro que un equipo que debe reiniciarse tiene como objetivo “seguir trabajando para consolidarse en LEB Plata”.

No puede haber otro objetivo inicial, como sucedió la pasada campaña, que la permanencia”, recalca. “Sabemos dónde estamos y que nuestros recursos económicos no es que sean reducidos, es que estamos constantemente en economía de guerra”.

“Todos los que formamos parte de Udea estamos muy agradecidos a los apoyos que recibimos, tanto privados como públicos, pero por desgracia la LEB Plata es una liga cara y esas ayudan apenas nos dan para sobrevivir”, subraya.

“Es evidente que todo eso, como ya sucedió la temporada pasada, no quiere decir que si las circunstancias nos permiten proponernos nuevos objetivos vayamos a bajar la guardia, todo lo contrario, iremos a por ellos con la máxima ilusión”, desliza el entrenador de Udea, un ganador sempiterno.

Javi Malla reclama comprensión al entorno del club: “Hay que dejar claro que Udea, por motivos económicos, no se va a poder quedar con los jugadores que tenía, que ya eran baratos”.

“Esto quiere decir, que va a tener un presupuesto considerablemente más reducido y a mí me hace mucha gracia eso de que en la cancha el dinero pasa a segundo plano… por eso todas las temporadas, en todos los deportes y en todas las categorías ganan los mismos”, ironiza.

Nosotros somos un club humilde en esta Liga”, reivindica, casi se podría decir que con rabia. “¿Qué nos gustaría? Pues nos encantaría tener el respaldo de las grandes empresas de la comarca y hacer un equipo acorde con el número de habitantes que tiene el Campo de Gibraltar y más en concreto Algeciras, pero eso no lo tenemos”.

“Lo que pasa es que a veces te cansas de explicar esto, resulta cansino este llorar durante tanto tiempo”, admite.

“A la hora de juzgarnos creo que es justo que quien lo haga, aficionados, medios… tengan en cuenta que buena parte de la plantilla es enteramente amateur, porque excepto los que vienen de fuera, que están sujetos a un programa profesional de trabajo, el resto compagina universidad o trabajo con el baloncesto, lo que supone un enorme sacrificio y prácticamente sin cobrar nada”, explica.

“Por eso le pido a la afición que entienda que lo que no puede suceder es que el cuerpo técnico y los muchachos de la zona tengamos obligaciones de profesionales, pero derechos de amateurs”, sentencia. “Hay que buscar un grado intermedio, así que trataremos de ser lo más profesionales posibles dentro de las circunstancias económicas leoninas que vive la entidad”.

“Desde el máximo de los respetos por nuestros seguidores, lo que les pido que entiendan es que nuestros jugadores se van a 1.200 kilómetros metidos en un autobús y para comerse una pizza y no sé si ésas son las mejores circunstancias para poder reclamarle a nuestros niños que peleen para ascender a LEB  Oro”, defiende.

"A Cabeza (ULB) no es que le desee suerte, es que quiero para él lo mejor que pueda sucederle"

Malla no deja pasar la oportunidad de enviar un cariñoso mensaje al nuevo entrenador del conjunto de la Liga EBA de la Unión Linense de Baloncesto (ULB), Juan Antonio Cabeza, que fue su segundo en diferentes etapas y que en una entrevista concedida a Europa Sur le situó entre los tres técnicos que más le habían influido en su trayectoria.

“Juan Antonio es muy buen amigo mío, hemos trabajado juntos y no es que le desee suerte, es que quiero para él lo mejor que le pueda suceder”, dice. “Él ha estado rodeado por excelentes entrenadores a lo largo de su carrera y es un orgullo que se refiera a mí en esos términos”.

“Cabeza ha demostrado sobradamente que sabe hacerlo muy bien y estoy convencido de que va a contar con un equipo competitivo y de que la ULB, como ha hecho estos últimos años, va a seguir dando guerra”, finaliza. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios