Baloncesto | Mundial de China Una batalla para la historia

  • España y Argentina se miden por el título mundial en un partido con varios nombres propios

  • Las defensas de uno y otro marcarán la diferencia

Los jugadores de la selección española hacen piña durante un entrenamiento previo a la final. Los jugadores de la selección española hacen piña durante un entrenamiento previo a la final.

Los jugadores de la selección española hacen piña durante un entrenamiento previo a la final. / EFE

España y Argentina buscan en el Wukesong Sport Center de Pekín el título de campeón mundial en una final (14:00) que se prevé igualada por el potencial de dos selecciones que, aunque no partían entre las favoritas, se han ganado el derecho a soñar a base, fundamentalmente, de intensidad defensiva y corazón. Mientras que para el cuadro sudamericano sería su primer oro en un Mundial, ya que en el palmarés tienen el subcampeonato en Indianápolis de 2002, para los españoles supondría su segunda coron tras la lograda en en Japón hace 13 años.

Las únicas dos selecciones invictas de China 2019 no entraban en la mayoría de las quinielas para llegar con vida al día de la verdad, pero han sabido crecer a medida que avanzaba la competición y llegan a la lucha por el oro en un momento óptimo de forma y confianza. Argentina eliminó a Serbia, una de las principales favoritas, y se deshizo con solvencia de la potente selección francesa en la semifinal, mientras que España, que también derrotó a los balcánicos en la segunda ronda, partido clave en su discurrir por el campeonato, viene de superar tras dos prórrogas a Australia.

Dos jugadores destacan especialmente en el conjunto albiceleste. El incombustible Scola y el base Campazzo. El pívot, quien a sus 39 años atraviesa su segunda juventud y ha sido clave en una plantilla plagada de jóvenes a la que ha aportado su experiencia. En el choque frente a los franceses volvió a exhibirse con 28 puntos y 13 rebotes, por lo que será uno de los hombres a vigilar por los de Sergio Scariolo. La otra amenaza argentina también es conocida por la afición española. Facundo Campazzo, base del Real Madrid, es el director de orquesta sobre el que gira gran parte del juego del equipo, por lo que su duelo con Ricky Rubio será uno de los grandes atractivos de la final.

FUENTE: Fiba / GRÁFICO: Dpto. de Inforgrafía FUENTE: Fiba / GRÁFICO: Dpto. de Inforgrafía

FUENTE: Fiba / GRÁFICO: Dpto. de Inforgrafía

Junto al base de los Suns, en España el principal baluarte es Marc Gasol. Ambos han sostenido a la selección en los momentos difíciles ejerciendo de líderes de principio a fin. El pívot de los Raptors salvó a los suyos en las semifinales con 33 puntos que permitieron tumbar tras dos prórrogas la resistencia aussie, aunque el combinado nacional destacar por ser un bloque sólido y solidario cargado de fe. Duelo de poder a poder, sin duda, que se definirá en detalles, ya que los jugadores de uno y otro bando se conocen muy bien. No en vano, 21 de los 24 jugadores que integrarán las plantillas de Argentina y España militan o lo han hecho en la Liga Endesa, y catorce de ellos están inscritos para disputar la próxima temporada en alguno de los equipos de la ACB. De este último grupo, ocho defienden los colores de la selección española mientras que los seis restantes pertenecen al combinado albiceleste que dirige Sergio Oveja Hernández.

No será fácil para Víctor Claver y Oriola frenar a Scola, pero tampoco lo tendrán fácil Delía ante un Marc Gasol, campeón de la NBA, más experimentado en estas grandes citas. La batalla por entrar en la historia está servida en Pekín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios