Comarca

Seis alijos en un día en las costas de la comarca

  • Un grupo alija hachís entre los bañistas de San Bernardo a pleno sol

  • Los agentes advierten que la demanda de recursos para la inmigración obliga a desatender el narcotráfico

Comentarios 3

Hasta seis alijos pudieron alcanzar ayer las costas de la comarca amparadas en la niebla con la que amaneció el día y que dificulta la visibilidad desde que entró el Levante el pasado jueves. Los narcotraficantes aprovecharon la mañana para introducir varias toneladas de hachís (cada embarcación puede transportar entre dos y tres toneladas) a la vista incluso de bañistas que estaban en La La Línea.

De hecho, uno de los alijos se produjo a plena luz del día, sobre las 11:30. En la zona de San Bernardo los bañistas y paseantes asistieron a una escena que se repite: una narcolancha alcanzaba la playa y múltiples personas acudían a descargarla, cortando para ello incluso el tráfico en el Paseo Marítimo durante unos momentos.

Según fuentes policiales, fueron seis los alijos que llegaron ayer a las costas campogibraltareñas. Varios de ellos se produjeron al mismo tiempo, por lo que se sospecha que pudieran estar coordinados: sobre las 7.30 se detectaron en Guadarranque, Toneleros y El Burgo. También se divisó una hora después una colla en los pisos de la avenida de Las Caracolas de Puente Mayorga.

Pero esa cantidad se suma a la que ha entrado unas semanas en las que policías y guardias civiles han venido avisando de que la necesidad de volcar todos los recursos en la atención a la inmigración ha supuesto dejar otras tareas desatendidas, como el control del narcotráfico. La situación de falta de recursos habría derivado en un aumento en la entrada de droga a través del Campo de Gibraltar. Según estas fuentes, el Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) ha detectado numerosas embarcaciones que no han podido ser interceptadas por falta de medios. Solo en una semana y media, en la previa de la feria de La Línea, se habrían producido una treintena de desembarcos en la zona. "La Guardia Civil nos avisa de que hay embarcaciones pero no hay nadie para impedir los alijos", apunta un policía.

Los refuerzos de la Unidad de Prevención y Reacción han sido básicos para seguir combatiendo el narcotráfico durante las semanas de fuerte llegada de pateras. Pero son insuficientes, repiten los policías. La Guardia Civil anunciaba hace unos días que llegarán 300 agentes de refuerzo a la comarca y tanto el Instituto Armado como la Policía Nacional han sacado convocatorias de comisiones de servicio para aumentar los efectivos en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios