Último día de feria

Larga vida a la Salvaora

  • La feria de La Línea echa el cierre con buen ambiente en las casetas y atracciones hasta bien entrada la madrugada

  • Los churros con chocolate, el colofón a nueve días intensos

Una familia brinda por la feria de La Línea en la caseta de la Hermandad del Rocío, anoche. Una familia brinda por la feria de La Línea en la caseta de la Hermandad del Rocío, anoche.

Una familia brinda por la feria de La Línea en la caseta de la Hermandad del Rocío, anoche. / fOTOGRAFÍAS: JORGE DEL ÁGUILA

Los últimos bailes y los últimos brindis. Los linenses despidieron ayer su Velada y Fiestas por todo lo alto, casi tirando la casa por la ventana aún después de nueve días intensos de celebración.

El recinto ferial volvió a rozar el lleno desde última hora de la tarde, cuando el rigor del sol dio paso a una suave y fresca brisa. Muchos habían pasado la tarde en la playa para recuperar fuerzas antes del último tirón.

La zona de barracas de comida se pobló de adolescentes en busca de una hamburguesa barata antes de adentrarse en las casetas, mientras que las atracciones dieron los últimos viajes para los niños.

Al margen de la actividad en el recinto ferial, cientos de personas siguieron el concierto del artista El Arrebato en la Plaza de la Constitución. Fue el preludio del fin de fiesta oficial, con la traca de fuegos artificiales de la medianoche. Tras la pirotecnia, algunas familias emprendieron la recogida, sobre todo las que tenían niños pequeños y quienes trabajan mañana en otras localidades del Campo de Gibraltar.

Pero para los que estaban plenamente enferiados o sin ocupaciones a la vista para la jornada de hoy por sus vacaciones, la actividad continuó hasta bien entrada la madrugada. La animación en las casetas y en las calles del ferial se mantuvo aprovechando las agradables temperaturas de las noches de verano.

La tácitamente denominada como la hora golfa, más allá de las 5:00, fue el tiempo de comprar los churros con chocolate de rigor, algo así como la última y necesaria etapa antes de las despedidas de rigor en los grupos de amigos.

Ya hay quien espera a la feria del año que viene. Por lo pronto, hoy es fiesta local en La Línea por lo que los linenses que trabajan en la localidad tendrán algo de cuartelillo para reponerse mientras que la comitiva de feriantes emprenderá el camino hacia la siguiente localidad de su ruta, dispuestos a trabajar con poco descanso para que los demás disfruten de días memorables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios