Comarca

Desarticulada una organización que transportaba hachís hasta Francia

  • La droga tenía Algeciras como punto de partida y el grupo contaba con una guardería en La Línea

La Guardia Civil, en colaboración con la Oficina Central para la Supresión del Tráfico Ilícito de Estupefacientes (Ocrtis) de Burdeos (Francia), ha desarticulado una organización criminal internacional dedicada al transporte y tráfico de drogas entre España y Francia. En la bautizada como operación Clibano, en la que se realizaron registros en Algeciras y La Línea, han sido detenidas 17 personas y se han incautado más de 1.400 kilos de hachís.

La investigación se inició el pasado mes de octubre tras detectar la Guardia Civil la presencia de ciudadanos franceses en la provincia de Málaga dedicados a transportar droga, concretamente hachís, entre España y Francia usando el método conocido como Go-Fast.

Una persecución desde Algeciras hasta Sevilla se saldó con un detenido

Durante la investigación, los agentes se percataron de una furgoneta que podría iniciar un transporte de droga con destino Francia. Además, tras intentar identificar el vehículo, el conductor inició una huida que comenzó en Algeciras y finalizó en Sevilla.

Durante la huida, el conductor sufrió y provocó numerosos accidentes, lo que supuso cortes de circulación. Cuando la Guardia Civil consiguió retener el vehículo e inmovilizar a su conductor, los agentes se encontraron que en el interior del vehículo había 480 kilos de hachís. El destino final de este camión era la localidad francesa de Burdeos, donde estaba la sede de la organización.

La Guardia Civil, tras descubrir que la organización criminal también operaba en Francia, solicitó la colaboración con la Ocrtis de Francia. La investigación conjunta entre España y Francia supuso la intercepción de un envío hachís con destino Francia que llevaba 90 kilos de esta droga y que se saldó con una persona detenida.

La investigación confirmó que el destino final de la droga era la localidad francesa de Burdeos, donde estaba asentada la organización. Ciudadanos españoles residentes en Málaga, Algeciras y Sevilla eran los que se encargaban de transportarla.

Los miembros de la organización se desplazaban continuamente en vehículos con matrícula francesa desde Francia hasta una casa de lujo ubicada en el municipio de Benalmádena, en la provincia de Málaga, que usaban como piso franco.

Los efectivos policiales realizaron 10 registros domiciliarios de forma simultánea en España y Francia, tras los que detuvieron a 17 personas e intervinieron 1.020 kilos de hachís, 342 kilos de marihuana, 125 gramos de cocaína, 135.000 euros en metálico, cuatro armas semiautomáticas, dos escopetas, un sofisticado detector de frecuencias y 15 vehículos y una furgoneta que habían sido sustraídos con placas falsificadas.

Posteriormente, los agentes realizaron otras inspecciones en viviendas ubicadas en La Línea y Sevilla, que la organización utilizaba como guarderías de la droga, donde tres personas fueron detenidas. Otras tres más están siendo investigadas. Los detenidos han sido puestos a disposición judicial. El juez ha decretado el ingreso en prisión para 14 de ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios