Premios Feroz ...Y Victoria Abril no fue tan Feroz

  • La actriz pide disculpas por sus declaraciones contra las vacunas en una gala en la que triunfó 'Las niñas'

Victoria Abril, anoche con el Premio Feroz a su trayectoria. Victoria Abril, anoche con el Premio Feroz a su trayectoria.

Victoria Abril, anoche con el Premio Feroz a su trayectoria. / Juanjo Martín / Efe

Las niñas, de Pilar Palomero, se impuso este martes en los Premios Feroz al hacerse con los galardones a la mejor película dramática, dirección y guión, en una gala en la que acaparó la atención, inevitablemente, Victoria Abril, que venía a recoger un reconocimiento a su carrera pero se había convertido en noticia por razones extracinematográficas, sus polémicas declaraciones en las que cuestionaba la efectividad de las vacunas del Covid-19 y aseguraba que las personas estaban siendo "cobayas". La actriz de Átame o Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto no se mostró precisamente feroz esta vez y pidió disculpas por sus comentarios.

La expectación por ver qué rumbo tomaría la intervención de Abril era máxima. Pilar Castro, maestra de ceremonias, aseguró que Jorge Sanz tenía "el papelón"de la noche: presentaba a la intérprete antes de que esta, como ya se había anunciado, subiera sola al escenario y sin mascarilla. Sanz recordó que dejó "de ser un pipiolo" trabajando con ella y con Vicente Aranda en proyectos como Si te dicen que caí o Amantes. Contó que a su lado aprendió algunas cosas: que en el mundillo en el que se mueven "no te puedes fiar de nadie" y que el actor es el "catalizador" de todos los oficios que componen el cine. Y señaló por qué admira a una profesional "única, insustituible, como se tiene que ser, distinto a los demás", a esta "gran diva": porque a Abril, dijo, "nunca le verás la trampa, siempre te creerás su personaje".

La madrileña no tardó en disculparse si su "habla sin filtro" había molestado y se dirigió a "todos aquellos que han perdido a alguien. Si se sintieron ofendidos, les juro que ésa no fue mi intención. Para mí todas las vidas cuentan", expresó en un discurso que traía escrito porque "no está el patio para ruidos". Abril evocó cómo en "los años oscuros de la dictadura", el cine, "su luz y su ficción, hicieron de mí lo que soy". Dedicó el Feroz de Honor a Vicente Aranda, "maestro del que aprendí todo", admitió también que echaba "mucho de menos" trabajar con Pedro Almodóvar y agradeció a Agustín Díaz Yanes que le concedieran por ponerse a sus órdenes un Goya "que nunca tuve porque se lo quedó él", confesó. Terminó poniéndose sentimental: "Sois mi familia, la familia del cine español. Soy vuestra, aquí estoy", se ofreció, antes de concluir que "soy como Molière, me gustaría morir maquillada, trabajando".

"El cine hizo de mí lo que soy. Me gustaría morir trabajando, maquillada, como le pasó a Molière", dijo Abril

En una gala que se desarrolló presencialmente, con las medidas que impone la lucha contra el coronavirus, en el Teatro Coliseum de Madrid, los Feroz se decantaron por Las niñas, que triunfó en un palmarés en el que la que parecía su mayor rival, La boda de Rosa, de Icíar Bollaín, vencedora en las medallas del CEC, tuvo que conformarse con el premio a la mejor comedia. Desde su paso por el Festival de Málaga, la ópera prima de Pilar Palomero se convirtió en una de las sensaciones indiscutibles de la temporada junto a El año del descubrimiento, de Luis López Carrasco, que los Feroz eligieron como mejor documental.

Mario Casas, con su Feroz al mejor actor. Mario Casas, con su Feroz al mejor actor.

Mario Casas, con su Feroz al mejor actor. / Mariscal / Efe

Los premios de interpretación sugirieron que tanto Patricia López Arnáiz, por Ane, como Mario Casas, por No matarás, parecen estar cerca de su primer Goya si el sábado les sigue sonriendo la suerte. Ella peleaba contra candidatas potentes –la Candela Peña de La boda de Rosa o la Kiti Mánver de El inconveniente–, pero desde los Forqué está viendo reconocido su soberbio trabajo en una película "pequeña que hicimos en Victoria. Pensábamos en los premios como algo lejano, como una broma", rememoró la intérprete. Su director, David Pérez Sañudo, y ella intuyeron que el filme había calado en el Festival de San Sebastián, una mañana que leyeron la primera crítica entusiasta. "Fue un momento lleno de inocencia, algo que no esperábamos y que vivimos como dos críos". Casas, por su parte, aseguró que desde La mula se había sentido valorado por los periodistas –es la Asociación de Informadores Cinematográficos la que otorga los Feroz– y quiso dedicar su triunfo a un actor con el que apenas coincidió "un ratito" pero que le dejó "huella", Quique San Francisco.

En cine, otros galardonados fueron Verónica Echegui, mejor actriz de reparto por su papel de pizpireta murciana en Explota explota, y Juan Diego Botto, mejor actor de reparto por Los europeos, quien se emocionó al hablar de su madre, Cristina Rota, a la que lleva "un año sin poder abrazar" por la pandemia.

Patricia López Arnáiz, la mejor actriz. Patricia López  Arnáiz, la mejor actriz.

Patricia López Arnáiz, la mejor actriz. / Juanjo Martín / Efe

Antidisturbios fue elegida la mejor serie dramática y conquistó los premios de actor protagonista (Hovik Keuchkerian, ex aequo con Eduard Fernández por 30 monedas) y de reparto (Patrick Criado), mientras que otro título destacado, Patria, se llevó los reconocimientos de actriz (Elena Irureta) y actriz de reparto (Loreto Mauleón).

La gala, que arrancó con un vídeo al que le falló el sonido y hace temer lo peor en unos Goyas virtuales que dependerán de la técnica, contó con monólogos de Asaari Bibang, que lamentó que sólo la llamaban para papeles de prostituta por el color de su piel; de Samantha Hudson, que defendió que "para disfrutar de la vida no hace falta encasillarse en un género", y Esty Quesada, que se permitió algunos chistes sobre ETA que pueden traer cola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios