Campo de Gibraltar

La Junta afirma que el derrame de la monoboya no afectó al medio

  • José Fiscal dice en el Parlamento que Cepsa pagará la restauración del entorno

Un integrante del dispositivo de limpieza pasa junto a la zona manchada en Algeciras, el pasado septiembre. Un integrante del dispositivo de limpieza pasa junto a la zona manchada en Algeciras, el pasado septiembre.

Un integrante del dispositivo de limpieza pasa junto a la zona manchada en Algeciras, el pasado septiembre. / e. fenoy

Comentarios 1

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha señalado que tras evaluar los daños causados por el derrame de crudo procedente de la monoboya de Cepsa a finales de septiembre en la Bahía de Algeciras, "no se han detectado visualmente indicios fehacientes de afección grave al medio receptor y tampoco se ha constatado la existencia de mortandad alguna de fauna".

Así lo señaló ayer el consejero del ramo, José Fiscal, durante su comparecencia para informar sobre este particular en la Comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Parlamento de Andalucía. Elportavoz del Gobierno andaluza destacó que el Servicio de Gestión del Medio Natural y Biodiversidad niega que en la zona afectada se hayan producido afecciones relevantes a georrecursos, ecosistemas o especies amenazadas o de especial interés. Igualmente, no consta afección del incidente al ámbito territorial y marítimo del Parque Natural del Estrecho.

Fiscal aseveró que la administración continuará realizando un seguimiento de la calidad de las aguas para comprobar si persisten efectos tardíos del vertido, con independencia de las actuaciones que lleve a cabo la Administración del Estado. El consejero aseguró en el Parlamento que la Junta continuará alerta para que la calidad de las aguas de esta zona no se vea afectada por este hecho "ni por ninguna otra amenaza".

En cuanto a la exigencia de responsabilidades por el derrame, el titular andaluz de Medio Ambiente confirmó que Cepsa pagará la restauración del entorno bajo la premisa de que "quien contamina, paga". Aclaró, además, que el Gobierno central es el que está facultado para valorar si procede o no el inicio de un expediente sancionador en el que se investigue a los posibles responsables y se impongan las sanciones que correspondan, ya que el derrame de crudo se produjo desde buques al mar.

Los informes y actas de los agentes de Medio Ambiente éstos serán remitidos a Capitanía Marítima y a la Demarcación de Costas de Andalucía Atlántico para que tomen las medidas oportunas en el ámbito de sus competencias. De hecho, cuando se ocasionó este incidente la Consejería puso en marcha una serie de medidas para minimizar el impacto del vertido, en el marco de sus competencias.

La Delegación Territorial de Cádiz realizó el seguimiento del accidente y las operaciones de limpieza, en colaboración con los agentes de Medio Ambiente y del personal de la Unidad de Calidad Ambiental con sede en el Campo de Gibraltar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios